• Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5

Prueba Toyota Aygo 2018, más personalidad al estilo manga

El restyling del Toyota Aygo trae consigo un aumento de potencia y más equipamiento, aunque lo que más llama la atención es su atrevido diseño inspirado en el manga japonés ‘Astro Boy’. Un urbanita con mucha personalidad que ya hemos probado.

El Aygo 2018 apuesta por un estilo decididamente juvenil y diferente

Lanzado en 2005, el Toyota Aygo fue la primera incursión de la marca japonesa en el segmento A dentro de los mercados europeos. Un modelo pensado y diseñado específicamente para el Viejo Continente y desarrollado en una colaboración con PSA de la que también surgió el Citroën C1 y el Peugeot 108.

Sin ninguna duda, el Aygo siempre ha sido el que ha mostrado una personalidad más fuerte de este trío de utilitarios. Una característica que se mantuvo con el lanzamiento de la segunda generación en 2014 y que se ha subrayado con este restyling. Una puesta al día que no sólo ha variado el plano estilístico sino que ha sido más profunda de lo que parece a simple vista.

Tras tener un primer encuentro en el pasado Salón de Ginebra donde te enseñamos el Aygo 2018 en vídeo, nos hemos desplazado hasta Copenhague para ponernos tras el volante y conocer mejor este nuevo que ya está disponible en los concesionarios españoles.


No cabe duda de que lo primero que llama la atención es su diseño exterior, que ha sido actualizado profundamente y desborda personalidad. El Aygo se dirige a un público joven que busca un coche diferente y llamativo y para ello en Toyota han seguido el lenguaje de diseño J-Playful inspirado en el diseño japonés. De hecho sus raíces están en el manga, más concretamente en el popular personaje Astro Boy.

Diseño atrevido y con carácter

La ‘X’ del frontal siempre ha sido un rasgo muy representativo de este pequeño Toyota, pero ha evolucionado para abandonar el diseño plano del modelo anterior y mostrar ahora una representación tridimensional. El resultado estético es algo controvertido puesto que no sólo aumenta su volumen sino que también conlleva una moldura negra de un tamaño generoso bajo los faros delanteros dando como resultado la extraña impresión de que el coche tiene 'ojeras'.

Los faros halógenos son nuevos y cuentan con una redibujada firma luminosa de las luces diurnas de led. Los paragolpes muestran unas líneas más tensas en la parte lateral para dar la impresión de una mayor anchura y empaque. El conjunto también cuenta con nuevos pilotos traseros y llantas de aleación rediseñadas de 15 pulgadas.

Además, además de la paleta de tonalidades que ya existía hay dos colores adicionales para la carrocería denominados Magenta Splash y Rich Blue. Entre las opciones se puede disfrutar de una carrocería bitono con techo en color de contraste y seguirá estando disponible el techo x-sky de lona con apertura eléctrica, una opción elegida en un tercio de las ventas totales.

Bien equipado: Todos los Aygo llevan de serie llantas de aleación, aire acondicionado, volante multifunción, asiento del conductor ajustable en altura, luces antiniebla, limitador de velocidad, cámara trasera y sistema multimedia con pantalla de 7 pulgadas

En el interior del Aygo los cambios estilísticos son más discretos que en el exterior. Ahora las molduras de las salidas de ventilación y del túnel central pueden ir pintadas a juego con el color exterior, la instrumentación se ha renovado y se ofrecen tapicerías con diferente aspecto.

En un segmento donde prima la sencillez, el Aygo sobresale por su equipamiento tecnológico. Así, el urbanita nipón presume de ofrecer la cámara trasera de serie en todos los tres acabados que componen su gama española: x-play, x-cite y x-wave. También se ofrece el conjunto de tecnologías de seguridad activa Toyota Safety Sense representado por el Sistema de Seguridad Precolisión y el Avisador de Cambio Involuntario de Carril.

La sencillez interior esconde el buen equipamiento de serie que ofrece

También hay que mencionar el nuevo sistema multimedia x-touch con pantalla táctil de 7 pulgadas. El interfaz es nuevo e intuitivo, incorpora control por voz y es compatible con Apple CarPlay y Android Auto para estar siempre conectado. Opcionalmente se puede disfrutar de radio digital y navegación (Navi Box).

La habitabilidad en las plazas delanteras sigue siendo destacada aunque la anchura es la cota que se aprecia más exigua. En la fila trasera hay espacio para que dos pasajeros de estatura media viajen con comodidad, aunque en esta zona no hay lujos e incluso las ventanillas laterales son de compás. El maletero es pequeño y sólo ofrece 168 litros de capacidad, es el peaje a pagar por un coche de sólo 3.465 mm de longitud.

Prueba Toyota Aygo 1.0 VVT-i 72 CV

En el apartado mecánico también hay varias novedades si bien la gama de propulsores se reduce al conocido motor 1.0 de gasolina y tres cilindros que ha sido revisado y se muestra más refinado. Este motor tiene un nuevo sistema de dos inyectores de combustible y ha introducido cambios en el cuerpo del acelerador, el bloque y las culatas de los cilindros, el diseño de los pistones, el sistema EGR y la bobina de encendido. Rebaja las emisiones de CO2 en 5 g/km y cumple con la norma Euro 6.2.

La potencia aumenta de 69 a 72 CV aunque, curiosamente, al mismo tiempo el par máximo se ha reducido de 95 a 93 Nm así que sus prestaciones cambian poco respecto al modelo anterior. La capacidad de aceleración es muy modesta necesitando 13,8 segundos para alcanzar las 100 km/h desde parado así que, por ejemplo, realizar adelantamientos en carretera requerirán de mucho tiempo y espacio.

Sus prestaciones son escasas pero el Aygo se muestra ágil y con un buen aislamiento

Al pequeño tricilíndrico le cuesta alcanzar velocidades elevadas pero sin embargo no le cuesta mantenerlas por lo que en vías rápidas se muestra razonablemente cómodo. En subidas pronunciadas, eso sí, hay que jugar con el cambio manual de cinco velocidades para buscar la parte alta del cuentarrevoluciones y mantener el ritmo. Opcionalmente se ofrece la transmisión automática Multimode, poco recomendable porque empeora las prestaciones y el consumo de combustible al mismo tiempo que aumenta el precio final en 650 euros.

Toyota ha introducido cambios en la dirección y la suspensión y en ambos casos cumple bien, por encima de lo que se espera en un coche urbano. Donde más se nota la mejora de esta evolución es en el confort de marcha gracias a una acertada insonorización. La marca japonesa ha trabajado intensamente en reducir el nivel de ruido que entra en el habitáculo y ha utilizado más aislante acústico y ha mejorado el material de absorción en zonas clave como el capó, el salpicadero, los pilares A, las puertas y la bandeja trasera.

Para Toyota, la compra de un utilitario no tiene por qué ser meramente racional sino que también hay espacio para una elección pasional. Por ello, en esta actualización no sólo se ha centrado en los aspectos puramente prácticos sino que se han enfocado en el apartado estético para dotar de mucho carácter a su nuevo Aygo 2018.

El modelo japonés ha madurado con una estética inconfundible (aunque puede resultar algo controvertida), un interior sensato en el que toman protagonismo un equipamiento tecnológico poco frecuente en el segmento A y unas capacidades dinámicas que, si bien no brillan por sus prestaciones, han sido mejoradas para permitir escapadas fuera de la ciudad y brindar un buen confort de marcha. Ya está a la venta desde 10.690 euros.

Nota: 6.9

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto