¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Subaru Outback MY2013. Ahora, bóxer diésel y transmisión Lineartronic CVT

    33

    Motor.es acude a la presentación del nuevo Subaru Outback que para el 2013 adopta una puesta al día que si bien es más modesta en cuestiones estéticas, sí recibe una actualización mecánica más interesante. El crossover que nació hace 18 años y lleva ya un total de 4 generaciones se presenta como una de las opciones más competitivas del segmento.

    Antes de comenzar, Subaru nos da a conocer sus cifras de ventas con 707.000 unidades en 2012 en todo el mundo y para este año el objetivo es elevarla a 750.000 unidades. ¿Ayudará el nuevo Outback a conseguirlo? Desde luego que es probable porque la firma nipona lanza al mercado en esta nueva generación el motor Bóxer Diésel con caja de Transmisión Variable Contínua (CVT) Lineartronic. Esta caja automática se complementa muy bien para la mecánica y para nuestro mercado suena interesante. Sobre el papel promete, pero ¿lo hará conduciendo?

    El sistema Lineartronic tiene incontables relaciones de transmisión disponibles y selecciona la óptima para realizar el cambio. Por ejemplo, si se conduce de forma tranquila en la posición Drive, el sistema es más suave, pero su hundimos el pie, la caja Lineartronic cambia a un escalonamiento utilizando relaciones finas y así optar a una aceleración parecida a cualquier cambio automático convencional.

    La potencia que ofrece la mecánica diésel es de 150 CV en un motor de 2.0 litros de cilindrada. Entre sus prestaciones, su velocidad máxima es de 195 km/h y la aceleración de 0-100km/h es de 9,7 segundos. Hay que recalcar que ambos datos se comparten con su homólogo manual. Si por lo contrario uno prefiere una mecánica de gasolina, se ofrece también con una potencia de 173 CV y un motor de 2.5 litros y caja de cambios Lineartronic y unas prestaciones muy similares que sus hermanos diésel: 198 km/h y 9,9 segundos en el 0-100km/h.

    Es importante recalcar que todos los modelos son tracción total conectada todo el tiempo y sus precios arrancan en 30.700 euros con un descuento promocional de 3.000 euros incluido. Para la versión novedosa diésel Lineartronic CVT con el acabado Executive Plus que incluye techo solar, navegador, faros de xenón, asientos con memoria, tapicería de cuero, climatizador dual, control de crucero, llantas de 17” y otras bondades, el precio es de 36.000 euros incluyendo los 3.000 euros de descuento.

    Exterior

    En el exterior hay zonas que se renuevan como la parrilla delantera, los faros antiniebla de mayor tamaño o el parachoques delantero, aunque Subaru considera más importante las innovaciones mecánicas. Para tener una idea del coche que tenemos delante, sus medidas son: 4.790mm de largo, 1.820mm de ancho y 1.605 mm de alto incluyendo los railes. Su batalla es de 2.745mm y la distancia libre al suelo es de 200mm.

    Entre los competidores, Subaru considera que los clientes pueden optar por el Audi A4 Allroad, el Volkswagen Passat Alltrack, el Volvo XC70 o el Peugeot 508 RXh, todos ellos con un concepto similar, aunque con variaciones en precios o mecánicas (por ejemplo, el 508 es híbrido). Una diferencia clara es la tracción. El Subaru se presenta con tracción total activa (siempre conectada) lo que otorga mayor seguridad y a pesar de poder incidir en los consumos, la mecánica diésel automática que hoy es protagonista gasta 6,3l/100km en ciclo mixto.

    Si hablamos de los neumáticos, sus medidas son de 225/60 con llantas de aleación de 17”. Son correctas para este vehículo, con un perfil que mira por la comodidad del conductor tanto por caminos no asfaltados como por carretera.

    En cuanto a la línea es sencilla sin grandes rasgos de acentuación en los laterales y con un frontal de diseño cromado. Tiene los bajos cubiertos por molduras de plástico negro y en el capó existe una gran entrada de aire, característica de algunos Subaru deportivos. Los antiniebla son de gran tamaño. En la parte superior existen railes y en la parte trasera, formas más cuadradas.

    Interior

    He de decir que este Outback es un coche que sorprende más por dentro y su dinámica que por su estética general, y es importante conducirlo para poder tomar una decisión basada en la experiencia. Desde el primer momento el cuero llama nuestra atención, aunque sólo será por ciertas zonas del vehículo, como los asientos. Éstos son cómodos, calefactables y ajustables de forma eléctrica por memoria.

    Como buen coche japonés, es posible conseguir mucho equipamiento opcional por un pequeño sobrecoste y este coche por 36.000 puede venir con equipamientos imposibles en otros automóviles sin pagar una suma exagerada.

    El cuadro de instrumentos tiene una estética bonita con varias indicaciones además del velocímetro y el cuentarrevoluciones. Entre estos relojes se esconde una pantalla que avisa de la marcha engranada así como si nuestro estilo de conducción está gastando más o menos combustible.

    La consola central incluye una pantalla de 7” que incluye el navegador (propio del paquete Executive Plus), táctil por presión. Este detalle sigue pareciendo desafasado a mi parecer. Incluso este tipo de pantalla tiene el inconveniente de recoger mucha luz y a veces se antoja incómoda leer la información. Hubiera estado mejor con una orientación algo más inclinada hacia el conductor y con una tecnología que abandone el táctil por presión. Por encima encontramos un display que indica entre otras cosas temperatura exterior y la hora.

    Justo debajo tenemos algunos mandos que conviene estudiar antes de salir con el coche y más abajo, el ajuste del climatizador. Todo ello rodeado por una moldura alejada del diseño de plástico convencional y que rompe un poco la monotonía del material que se reparte en el salpicadero.

    El uso de materiales es algo plasticoso pero los ajustes son buenos y en ciertas zonas incluso encontramos plásticos acolchados, como en las puertas. Quizá el contraste con el cuero sea fuerte, pero en líneas generales, este Subaru está bien terminado por dentro.

    El volante multifuncional tiene varios comandos y un diseño acertado. Sólo los botones que se sitúan debajo del radio izquierdo son más difíciles de entender, pero el resto es bastante intuitivo. La palanca de cambios es sencilla, sin nada destacable salvo su color plateado, diferenciado con el abundante color oscuro del vehículo (dependiendo del interior escogido). El freno de mano electromecánico que antes se situaba en la zona de botonería por debajo del difusor izquierdo, ahora lo hace al alcance de la mano en el túnel central, siendo más cómodo y más intuitivo.

    En marcha

    Lo primero que se nota es que hay mucho espacio. En la parte delantera, encontramos la postura idea con mucha facilidad y si nos trasladamos a las plazas traseras el espacio que queda es generoso. Incluso el túnel central es más bajo que en otros automóviles lo que hace más cómodo el asiento del centro.

    Primero pudimos probar la mecánica de gasolina (antiguo modelo) y luego la diésel (restyling). Con el cambio CVT, el gasolina se antoja algo ruidoso y desacompasado con la potencia entregada. El coche tiene fuerza suficiente para solventar muchas situaciones e incluso atreverse con algún adelantamiento no muy comprometido, pero al hundir el pie a conciencia, la caja de cambios 'reduce' de velocidad engranada y comienza a ‘gritar’ sin notarse un empuje mayor. Es muy lineal aunque da la sensación de que a veces no merece la pena hundir el pie. A cambio, los consumos prometidos son modestos y la velocidad punta, suficiente. La sensación de velocidad es menor de la que en realidad circulamos lo cual me parece positivo, sin ser muy ruidoso si no buscamos el fondo del pedal.

    La suspensión es acertada para mezclar carretera y caminos difíciles. Quizá le echo en falta algo más de firmeza en asfalto donde su altura juega un papel determinante y encontramos algunos pequeños balanceos sin llegar a ser muy exagerado.

    El espacio interior es sublime. Podemos acomodarnos en posiciones múltiples sin sacrificar la comodidad ni el espacio para los ocupantes de las plazas traseras.

    No obstante, las novedades llegan de la mano de la nueva mecánica diésel y el restyling que ha sufrido el automóvil, que sin duda una de las mejoras ha sido la manejabilidad. El chasis parece estar mejor diseñado así como las suspensiones donde los balanceos se han reducido sin afectar al confort del coche. Los mandos tienen un sentir más Premium, como por ejemplo las levas del volante en color oscuro o el cuadro de instrumentos renovado.

    El cambio es preciso y engrana la siguiente marcha transmitiendo un pequeño empujón en el coche que resulta casi imperceptible. Ha mejorado mucho el sonido que se introduce en la cabina proveniente del motor. Es cierto que hablamos de la mecánica diésel frente a la gasolina y no es comparable, pero la rumorosidad del motor es alta fuera del coche y no tanto dentro del habitáculo. Existe una opción para arrancar en segunda velocidad que sirve de forma excelente en situaciones como la nieve, que unidos a la tracción total, son un matrimonio perfecto.

    La configuración de la suspensión se ha modificado en el restyling y se han mejorado las sensaciones en materia de seguridad. Por último, recalcar que el Subaru Outback ha conseguido 5 estrellas EuroNCAP en materia de seguridad.

    Conclusión

    El Subaru Outback es un coche lleno de argumentos para rivalizar con sus competidores más directos. Tanto por espacio como por precio, el japonés ha encontrado un hueco entre los ‘allroad’ con dotes camperas que le permiten circular por ciertos caminos fuera de asfalto. La mecánica bóxer diésel recibe la transmisión Lineartronic (CVT) que sin duda es extremadamente lineal con ‘7 velocidades’.

    El interior ha mejorado y tiene una estética renovada, pero sin duda el objetivo de la presentación era que comprobásemos la fusión entre una mecánica bóxer diésel con cambio CVT, y sin duda este Subaru convence desde el primer momento. Tiene potencia suficiente para solventar cualquier situación, ha mejorado su estabilidad y la mecánica está ahora más trabajada.

    Si a este coctel le unimos un equipamiento sublime y espacio para satisfacer las necesidades más exigentes, damos con la fórmula del éxito cuya guinda es un precio muy competitivo y todo ello firmado bajo el sello de una marca cuyos atributos de exclusividad y deportividad son más que conocidos.

    A destacar

    - Mecánica muy trabajada

    -Calidad/precio

    A mejorar

    - Uso de plásticos

    - La pantalla del navegador

    Ficha técnica

    Subaru Outback MY2013. Ahora, bóxer diésel y transmisión Lineartronic CVT
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto