¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    PruebaToyota Yaris SoHo 100 MultiDrive (II): Comportamiento, consumos y valoración

    11

    Continuamos nuestra prueba del Toyota Yaris Soho comprobando el comportamiento y el consumo de combustible de su motor de gasolina 1.33 VVT-i de 99 CV. La transmisión de variador continuo MultiDrive penaliza las prestaciones en busca de una mayor eficiencia ¿Merece la pena esta versión o es mejor decantarse por el diésel?.

    Tras comprobar los elementos de estilo propios de la edición especial SoHo del Toyota Yaris es hora de ponerse tras el volante y averiguar qué nos depara su motor de gasolina de 99 CV. En este acabado, el propulsor del pequeño modelo japonés se complementa con una transmisión de variador continuo que tiene un efecto determinante en su comportamiento. Arrancamos.

    Puedes ver todas las fotos de la prueba del Toyota Yaris SoHo en nuestra galería de imágenes

    La columna de dirección tiene regulaciones en altura y profundidad

    Comportamiento dinámico

    Nos ponemos en marcha mientras pensamos qué nos ofrecerá la asociación de un motor 1.33 VVT-i de 99 CV, inusualmente potente para ser un urbano y además de gasolina, asociado a un cambio CVT de esos que a poca gente les gusta. Es una combinación que no debería funcionar pero que, casi inexplicablemente, funciona realmente bien.

    Al ralentí apenas se oye el motor VVT-i

    El conjunto de motor y transmisión dan como resultado una conducción suave, sin vibraciones y con una elevada comodidad. La rumorosidad se mantiene baja a velocidades moderadas, aunque en autovía el ruido aerodinámico se deja notar sin ser molesto. A pesar de su notable potencia las prestaciones no son brillantes, lo que obliga ir alto de vueltas si se quiere un rendimiento superior.

    Con el modo Sport activado aparece una indicación en el cuadro de instrumentos

    Aunque el modelo japonés tiene empuje suficiente para rodar con soltura a velocidades legales, Toyota ha dispuesto un botón Sport que mantiene el motor a unas revoluciones más elevadas y que resulta útil para encarar pendientes pronunciadas. A la hora de hacer una conducción más dinámica, lo más recomendable es emplear las levas de cambio, que cumplen bien su función. En modo secuencial este cambio automático de variador continuo simula siete marchas prefijadas.

    El Yaris destaca por una buena visibilidad frontal y lateral gracias a la amplia superficie acristalada. Hacia atrás tampoco plantea problemas porque gozamos de una cámara trasera, aunque la calidad de imagen no sea nada del otro mundo y los extremos del paragolpes traseros quedan fuera del campo de visión.

    La visibilidad es buena y se agradece a la hora de maniobrar

    Consumo de combustible

    Haciendo un recorrido íntegro por ciudad el consumo se ha situado en 8,5 l/100 km, mientras que rodando sólo por autovía a buen ritmo el consumo ha sido de 6,8 l/100 km. En carreteras de circunvalación y ritmos moderados podemos bajar de los 6 l/100 km sin problemas.

    El sistema Stop & Start viene de serie

    Los consumos son un poco elevados para lo que se espera de un utilitario, pero están hechos con una conducción descuidada, sin estar pendientes de conseguir los mejores registros. Sin embargo, el Yaris con el cambio MultiDrive nos guarda la sorpresa de rebajar los consumos notablemente cuando practicamos una conducción más eficiente.

    El motivo es que esta caja CVT retiene muy poco por lo que es posible llanear manteniendo la velocidad sin apenas pisar el acelerador. Una leve presión es suficiente, por lo que se necesita poco combustible para el avance. Para hacerse una idea, durante los días que estuvo conmigo haciendo recorridos variados el consumo medio fue de 6,1 l/100 km/h.

    La caja CVT antepone la eficiencia a las prestaciones

    Conclusiones

    A simple vista presente un toque diferente al de sus hermanos de gama, muestra un buen comportamiento y de serie viene muy bien equipado. El Toyota Yaris SoHo es una buena opción para aquellos que no se conforman con un utilitario básico sino que además quieren moverse por la ciudad con estilo y personalidad.

    He quedado gratamente sorprendido con la combinación del motor 1.33 VVT-i de 99 CV y el cambio MultiDrive, ofreciendo un comportamiento que verán con buenos ojos los clientes que valoren la comodidad y suavidad por encima de todo. Lastrado por la caja CVT, las prestaciones obligan a tomarnos los viajes con calma. No es la elección más adecuada para quien demande grandes dosis de vitalidad o efectúe frecuentes desplazamientos con el maletero cargado.

    Sin embargo, a pesar de su buen hacer, es más recomendable la opción diésel porque cuesta lo mismo pero consume menos y acelera y recupera mejor. En contrapartida, la versión de gasóleo del SoHo presenta una rumorosidad mayor y sólo está disponible con cambio manual.

    Los 15.201 euros que cuesta el Yaris SoHo son razonables, especialmente teniendo en cuenta el amplísimo equipo de serie que dispone esta edición especial. La lista de elementos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, faros antiniebla, detalles exteriores cromados, control de estabilidad, siete airbags, volante multifunción de cuero, climatizador bizona, sistema multimedia con pantalla de 6,1 pulgadas, conexiones USB y Bluetooth, control de crucero y cámara trasera así que no se echa nada en falta.

    Toyota Yaris SoHo 100 MultiDrive (II): Comportamiento, consumos y valoración