¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Nissan Qashqai 2021, toma de contacto con la tercera generación del pionero (con vídeo)

    16

    El SUV de referencia alcanza su tercera generación. El nuevo Nissan Qashqai actualiza su imagen, estrena plataforma, aumenta su equipamiento y brilla en seguridad. Además, propone motores electrificados destacando el híbrido e-Power que dará mucho que hablar. Lo hemos analizado en vídeo.

    La tercera generación del Qashqai ya está a la venta

    Cada vez nos encontramos más SUV en las gamas de todos los fabricantes y esa tendencia se la debemos al Nissan Qashqai. El japonés no fue el primer modelo en ofrecer ese estilo de carrocería pero sí el que la popularizó cuando salió al mercado en 2006, el que supo dar con la tecla de lo que quería el público y desde entonces ha sido el modelo que ha ido marcando el paso.

    Desde su lanzamiento acumula más de 3 millones de unidades vendidas en Europa y de ellas 320.000 unidades en España lo que le ha permitido ser el líder de la categoría en el mercado nacional todos los años desde su nacimiento. Ahora llega la tercera generación del Qashqai y la he podido conocer en primera persona ¿Cómo ha evolucionado?

    Habiendo funcionado tan bien el modelo anterior, en el nuevo Qashqai no hay una ruptura en cuanto a diseño. Se ha transformado para proponer una imagen mucho más moderna y poderosa, plagada de formas angulares, pero sigue identificándose rápidamente como un Nissan. El rasgo más llamativo son los faros led matriciales, la primera vez que el modelo japonés recurre a esta tecnología.

    El nuevo Qashqai propone una imagen con una fuerte personalidad

    También hay que destacar la parrilla delantera activa en la que sus láminas se abren o cierran para mejorar la aerodinámica, las llantas de aleación de hasta 20 pulgadas y una trasera que tiene un aspecto un poco más convencional. La carrocería se puede vestir con 11 colores exteriores a los que se suman cinco combinaciones bitono.

    Nissan ha querido mantener las proporciones del modelo anterior y por ello las dimensiones apenas han variado, la longitud es 3 cm mayor para llegar a los 4,42 m de largo. Sí cambia la plataforma, que es completamente nueva. Se trata del primer modelo de la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi que emplea la arquitectura CMF-C. Es más ligera y presenta mayor rigidez que la plataforma del modelo al que sucede.

    Ese ahorro de peso también se ha buscado en la carrocería recurriendo al aluminio para el capó, las aletas delanteras y las puertas y un material compuesto para el portón trasero. Un portón que ahora disfruta de un sistema de apertura y cierre eléctrico y también cuenta con una función manos libres.

    Da acceso a un maletero de 504 litros de capacidad, lo que supone un volumen notablemente superior al que ofrecía el Qashqai anterior y le permite situarse por encima de la media de este segmento de los todocaminos compactos. Se ha añadido una práctica toma de 12 V, se ha mejorado la iluminación, cuenta con un doble fondo y, por supuesto, se puede ampliar la capacidad abatiendo el respaldo de los asientos traseros.

    En el interior encontramos un diseño bastante convencional, sin excentricidades. El mayor cambio se aprecia en las calidades, algo que se nota tanto a la vista como al tacto. Además hay una buena sensación de espacio porque se ha ganado en anchura y la visibilidad ha mejorado gracias a unos pilares más finos y a que la base de los retrovisores exteriores se ha situado en las puertas.

    Interior con buena sensación de calidad y, sobre todo, muy funcional

    Todo el equipamiento de seguridad viene de serie

    El equipamiento disponible para el SUV japonés es abundante y cabe destacar los asientos delanteros con función de masaje y ajustes eléctricos con memoria, la base de carga inalámbrica de smartphones o la instrumentación digital con pantalla TFT de 12,3 pulgadas que puede estar complementada con un head-up display con una superficie de 10,8 pulgadas que proyecta la información directamente sobre el parabrisas.

    No menos interesante es el nuevo sistema multimedia, similar al que lleva el Nissan Juke pero con una pantalla más grande que llega a las 9 pulgadas. Ofrece navegación con mapas de TomTom con información de tráfico en tiempo real, ubicación de radares y actualizaciones remotas de cartografía. Es compatible con Android Auto y Apple CarPlay y también con los asistentes domésticos de Google y Amazon. A su alrededor cuenta con algunos botones físicos para las funciones más frecuentes, un acierto que facilita su uso en marcha.

    El listado de elementos de seguridad es muy abundante y de serie en todas las versiones, incluso la de acceso. El Qashqai lleva control de crucero adaptativo, sistema de frenada de emergencia con detección de peatones, alerta de tráfico trasero cruzado, asistente de mantenimiento de carril, alerta de salida de carril, alerta de punto ciego o lector de señales de tráfico, por citar algunas.

    El sistema de infoentretenimiento tiene una pantalla táctil de 9 pulgadas

    Además, el SUV nipón adopta una nueva generación del asistente de conducción ProPilot. El sistema es capaz de acelerar y frenar el vehículo automáticamente, mantenerlo dentro del carril, detenerse y reanudar la marcha en tráfico intenso, mantener la distancia de seguridad con el vehículo precedente, ajustar su velocidad según los límites de la vía e incluso tiene en cuenta los datos de navegación para adaptar la velocidad en curvas.

    En acceso a las plazas posteriores es realmente sencillo gracias a unas puertas traseras que se abren en un ángulo de casi 90 grados. Con respecto al modelo anterior en la segunda fila de asientos hay un poco más de espacio para las piernas y para la cabeza, aunque la diferencia no es muy grande. Caben bien pasajeros de hasta 1,85 m de estatura, excepto en la plaza central que es claramente menos habitable y pensada para un uso ocasional. En esta fila hay salidas de aire, dos tomas USB (una de ellas de tipo USB-C) y un reposabrazos integrado.

    La gama está compuesta de motores con electrificación

    Al ser una presentación estática del modelo no he podido conducirlo pero sí te puedo contar algunas cosas de los motores del nuevo Qashqai. Son tres, todos con etiqueta medioambiental Eco. Por un lado se propone un bloque de 1,3 litros vinculado a un sistema de hibridación ligera (MHEV) mediante un sistema eléctrico de 12 V que asiste al motor de gasolina. El propulsor 1.3 DIG-T 12V está disponible en dos opciones de potencia, 140 y 158 CV, siempre con cambio manual de seis marchas y tracción delantera. La versión más potente también puede elegirse con una caja automática de variador continuo Xtronic CVT y tracción total.

    Por otro lado se oferta una versión híbrida muy interesante, el Qashqai e-Power de 190 CV. Es el primer modelo de Nissan que trae la tecnología e-Power a Europa y resulta peculiar porque no funciona como un híbrido convencional ya que el motor de gasolina tricilíndrico de 1,5 litros no mueve las ruedas en ningún momento, simplemente carga la batería de ión-litio de 2 kWh o alimenta directamente el motor eléctrico.

    Como en las generaciones anteriores, la producción del Qashqai se realiza en la fábrica de Sunderland (Reino Unido). Ya se admiten pedidos con la serie especial de lanzamiento Qashqai Premiere Edition aunque las primeras entregas en los concesionarios españoles se producirán este verano.

    Nissan Qashqai 2021, toma de contacto con la tercera generación del pionero (con vídeo)