¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    5 consejos clave a la hora de elegir furgoneta para camperizar

    Elegir la furgoneta ideal es un punto crítico en la vida camper.

    Elegir la furgoneta perfecta, cuando vas a camperizar, es uno de los pasos clave. ¿Qué tamaño debería tener? ¿Es mejor una furgoneta nueva, o una de segunda mano? Esta, y otras dudas que te puedes plantear, es importante resolverlas antes que nada.

    Si quieres disfrutar de la vida en camper hay tres opciones clave: la autocaravana, la caravana y la furgoneta camper. Y vamos a centrarnos en esta última. Pero más concretamente, en camperizar tu propia furgoneta. Si ya te has decidido a hacerlo ¿qué deberías mirar en una furgoneta? Estas son 5 claves que debes revisar, sí o sí, para elegir tu furgoneta que servirá como base para la transformación.

    El mercado de ocasión es un buen aliado para las camperizaciones.

    1. ¿Una furgoneta nueva, o una furgoneta de segunda mano?

    Comprar una furgoneta nueva te va a dar lo último en mecánica -o no, necesariamente-, lo último en tecnología -tampoco es seguro al cien por cien-, pero sobre todo te va a dar ciertas garantías. La oficial del fabricante, sin ir más lejos, y también la garantía de que no ha habido mal uso. No pueden existir óxidos en la chapa, por ejemplo, o cualquier tipo de desgaste sobre la carrocería, la electrónica o la mecánica.

    Pero una furgoneta de segunda mano tiene ventajas. La principal es que es más barata y te permitirá gastar mayor presupuesto en la propia camperización. O, a igualdad de gasto, optar por una furgoneta de ocasión te puede permitir acceder a un tamaño superior y disfrutar de un 'vehículo vivienda' más cómodo para la vida a bordo. Esta es, probablemente, la primera clave que debes tener en cuenta.

    Más grande implicará mayor comodidad en la 'vida a bordo', pero ciertas complicaciones en la conducción y uso.

    2. ¿Qué tamaño de furgoneta es el ideal para vivir en carretera?

    Este punto es muy variable. Si quieres hacer 'vida interior', una furgoneta H2 sería lo ideal, porque vas a poder estar de pie en el interior. Pero claro, este tipo de furgonetas te va a dar problemas si, por ejemplo, quieres acceder a determinados parking subterráneos, centros comerciales, etcétera. Y, por supuesto, en la conducción no son vehículos tan cómodos para hacer trayectos de larga distancia.

    Si el alto es importante, también lo es la longitud de la furgoneta. Para la vida interior se suele optar por una furgoneta L2, porque son las que permiten esquemas con baño completo en el interior; es decir, con ducha en el interior. Si es más grande, más amplia será la 'vivienda' y más cómodo será hacer cualquier tarea en el interior. Pero este tipo de furgonetas son complicadas en ámbito urbano y no te cabrá en una plaza de aparcamiento típica.

    Revisa si ofrece una buena mecánica o tiene fallos y averías reconocidos.

    3. El historial del motor de la furgoneta es crítico para garantizar su fiabilidad

    Los motores de las furgonetas suelen ofrecer una fiabilidad notablemente superior a la que ofrece la mecánica de un turismo. Pero sí, también en estos segmentos hay averías y problemas conocidos. Lo mejor para esto es que leas en foros y revises información sobre el historial de la mecánica de la furgoneta, en concreto, que estás pensando en comprar.

    Antes de elegir qué furgoneta es la idónea para camperizar, trata de averiguar qué tan bueno es el motor de ese modelo y esa configuración que, a priori, parece que será tu opción ideal. Al fin y al cabo, se supone que es un vehículo con el que harás largos viajes. Así que la fiabilidad a largo plazo, sin duda, es un aspecto crítico en este tipo de vehículos.

    Ciertos elementos es conveniente que vengan ya de fábrica en la furgoneta.

    4. Todo lo que ya tenga la furgoneta serán preocupaciones que te ahorrarás más adelante

    Si vas a necesitar que la furgoneta tenga tres asientos, por ejemplo, lo mejor será que los lleve de fábrica. Si vas a querer una ventana lateral, sería ideal que lo traiga de fábrica. Y así con todo lo que sea posible. Cuanto más puedas simplificar la transformación, desde el principio, más barato te acabará saliendo el proyecto y, por supuesto, más simple será la homologación de la transformación.

    Evidentemente, hay elementos que no vienen de fábrica nunca. Es el caso de las claraboyas, o de la calefacción estacionaria y otro tipo de instalaciones habituales en una camper. Pero, en la medida de lo posible, es ideal que la furgoneta original se adapte a tus necesidades futuras con ella.

    Algunos accesorios solo están disponibles para modelos concretos de furgoneta.

    5. Revisa si es una de las furgonetas favoritas y si existen accesorios para ella

    La mayoría de las instalaciones, modificaciones y transformaciones de una furgoneta camper son genéricas. Es decir, que una misma claraboya sirve para cualquier furgoneta, y exactamente lo mismo ocurre con una cocina, un lavabo, un inodoro, y un larguísimo etcétera. Ahora bien, hay elementos como un techo elevable o un avance que son específicos para cada modelo de furgoneta.

    Antes de decidirte por una furgoneta para camperizar, u otra, es conveniente que revises el mercado de accesorios en sitios especializados para saber si lo que vas a querer poner más adelante existe para tu furgoneta. Para las Transporter de Volkswagen es para las que más accesorios existen. Pero hay otros modelos que también tienen un muy extenso catálogo de accesorios disponibles.