¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tipos de nevera para camper: termoeléctrica, compresor y trivalente

    Tipos de nevera para camper: termoeléctrica, compresor y trivalente
    Conoce sus diferencias y las ventajas de cada tipo de nevera.
    Carlos González
    Carlos González5 min. lectura

    Existen tres tipos de nevera: trivalente o de absorción, termoeléctricas y de compresor. ¿Cuál es la mejor para tu caravana, autocaravana o camper? Se diferencian, y mucho, no solo por su precio sino también por su consumo y capacidad para enfriar.

    Tanto en caravanas como en autocaravanas y furgonetas camper, e incluso para acampadas con tienda de campaña, la nevera es uno de los dispositivos clave que no nos debería faltar. Sin embargo, hay varios tipos de nevera con características muy distintas. Y antes de elegir, lo mejor es conocer cómo funciona cada una, cuáles son sus diferencias y, de este modo, saber qué tipo de nevera para camper nos interesa más.

    Diferenciamos entre neveras de compresor, termoeléctricas y trivalentes. Hay que tener en cuenta su capacidad para enfriar, sus fuentes de alimentación posibles y algunas otras características que las hacen diferentes unas a otras. Y, por supuesto, el precio que tiene cada una de ellas, porque también es notablemente distinto entre los varios tipos que existen.

    Con separador, las neveras de compresor pueden tener congelador también.

    Tipos de nevera para camper y autocaravana: termoeléctrica, de compresor y trivalente

    Nevera de compresor

    Las neveras de compresor son eléctricas y pueden funcionar a 12 V y 230 V, y precisamente por el compresor que tienen son las que más rápido enfrían y más capacidad tienen para hacerlo, pudiendo funcionar incluso como congelador. Se pueden configurar entre -22ºC y 10ºC.

    Pero no solo son las que más enfrían, sino que además son las más eficientes; es decir, las que menor cantidad de energía consumen en relación a sus capacidades. ¿Por qué? Porque el compresor funciona de manera puntual y no de forma constante. Las mejores son las 'bizona', que pueden configurarse con nevera y congelador al mismo tiempo.

    El gran problema de este tipo de neveras es que son las más caras. Su precio está perfectamente justificado porque son muy superiores al resto de tipos de nevera, pero lo cierto es que no encajarán con todos los bolsillos. Cuanta mayor sea la capacidad de la nevera, más cara será. Hay fabricantes especialmente baratos, como Alpicool.

    Nevera termoeléctrica

    Este tipo de nevera tiene como gran ventaja que son muy baratas con respecto a las demás. Son eléctricas y pueden funcionar a 12 V y a 230 V. Su consumo de energía es constante, y no excesivamente reducido, y no tienen capacidad de enfriar sino más bien de mantener la temperatura de bebidas y alimentos que se hayan enfriado anteriormente.

    Este tipo de nevera es la más recomendable para excursiones y sin grandes inquietudes. En función de la temperatura exterior, uno o dos días puede aguantarnos la temperatura de las bebidas y de los alimentos. Sin embargo, si realmente queremos viajar no es la opción ideal. Pero para salidas puntuales, por ejemplo, en el mismo día, sí que puede ser una barata y buena opción como nevera.

    Nevera trivalente o de absorción

    Este tipo de nevera puede funcionar a 12 V, a 230 V y a gas, y en lugar de usar un compresor se basan en la circulación de un líquido que se vaporiza en su calentador y se licua en un condensador. Este líquido puede absorber el calor y producir frío cuando se cambia de estado líquido a gaseoso, pero no tiene tanta capacidad de enfriamiento como una nevera de compresor.

    Tienen algunos problemas como que a 12 V no enfrían, pero mantienen la temperatura interior durante varias horas. Este tipo de nevera no hace ruido, pero sí que genera bastante calor y por eso se recomienda que estén bien ventiladas.

    En tanto que a 12 V no son capaces de enfriar, se recomienda que este tipo de nevera se enfríe previamente en casa, antes de salir de viaje. En la medida de lo posible, para aprovechar sus máximas prestaciones, hay que utilizarla a 230 V ó con gas, siempre que sea posible. Su precio es moderado y son las que mayor autonomía ofrecen en viaje.