¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    AlphaTauri heredará todo esto de Red Bull en 2022 para dar un salto de calidad

    AlphaTauri heredará todo esto de Red Bull en 2022 para dar un salto de calidad
    Los monoplazas de 2022 de AlphaTauri y Red Bull se parecerán más que nunca.
    Juan Muñoz
    Juan Muñoz8 min. lectura

    Los comandados por Franz Tost volverán a hacer uso de componentes clave fabricados directamente por Red Bull y que los de Milton Keynes implementarán en su RB18, todo después de quedarse anclados en elementos del RB15 por conveniencia del diseño.

    La revolución reglamentaria que se avecina en 2022 en Fórmula 1 sentará, según los equipos, todo un precedente en la historia de la categoría reina del automovilismo. Si bien las unidades de potencia seguirán siendo prácticamente las mismas en esencia, aunque con modificaciones de última hora hasta el 28 de febrero, cuando se congelarán hasta 2026, la aerodinámica de los monoplazas cambiará por completo.

    En este proceso, la FIA y la Fórmula 1 han trabajado conjuntamente para asegurarse de que no haya ninguna escudería que encuentre un resquicio en el reglamento y veamos un nuevo 'caso Brawn' como ya ocurriese en 2009 con el doble difusor.

    A pesar de que Red Bull sea el primer equipo, AlphaTauri ha mostrado un gran rendimiento en 2021, llegando a cosechar un podio con Gasly en Bakú.

    No obstante, aún sigue habiendo elementos excluidos de la lista general que los equipos cliente pueden comprar a los fabricantes de los mismos: el nombre de estos será el de componentes 'transferibles' en 2022, un recurso que este año AlphaTauri explotará con el permiso de Red Bull.

    Salto de calidad

    Tras dar el salto al vacío en 2020 en un intento de independizarse un poco de la casa madre con el AT01, AlphaTauri no hizo uso de la última caja de cambios de Red Bull ni de su suspensión trasera, sino que continuó sirviéndose de la del RB15 (2019) a pesar de que esto no les habría supuesto la utilización de ningún token.

    Sin embargo, en 2022 esto cambiará por completo: el director técnico de los de Faenza, Jody Egginton, aseguró que al tratarse de una nueva generación de monoplazas partirán en igualdad de condiciones. «Utilizaremos la caja de cambios, el sistema hidráulico y la suspensión trasera del Red Bull de 2022», afirmó.

    «Se han comprometido a fabricar las mismas piezas para los dos equipos»

    «Se han comprometido a fabricar las mismas piezas para los dos equipos, como insiste el reglamento. La sutil diferencia es que todas las superficies aerodinámicas de la suspensión, el revestimiento, tienen que ser específicas del equipo, pero las partes mecánicas serán de Red Bull», agregó Egginton.

    «La parte delantera del coche será toda nuestra. En los tres últimos años hemos hecho una especie de mezcla; a veces hemos cogido más, en el primer año de sinergia cogimos casi toda la suspensión delantera. Más tarde cogimos la parte interior de la suspensión, y luego en el último año lo mezclamos», prosiguió.

    Modelo de trabajo peculiar

    Al tratarse de un equipo modesto, en AlphaTauri planean su temporada año a año. «Para un equipo más pequeño, utilizar una caja de cambios así te permite centrarte en otras cosas. En el primer año de sinergia, 2019, tuvimos a personal que había estado diseñando piezas de cajas de cambios que trasladamos a otras actividades. Ha sido un reto, pero también reconfortante», explicó Egginton.

    «Tenemos una oficina de diseño bastante flexible: si de repente decidimos que vamos a comprar algunos componentes de la suspensión delantera interior, entonces los chicos que normalmente los diseñarían se pondrán a hacer otra cosa. Podemos desplazar nuestros recursos hacia donde creamos que podemos obtener el mayor rendimiento», añadió.

    AlphaTauri confía en seguir progresando y mejorar el 6º puesto en constructores de 2021.

    Por lo tanto, la filosofía de AlphaTauri no es la de comprar todo lo posible a Red Bull, pero sí aprovechar al máximo los recursos a su alcance, como el túnel de viento de Bedford que está a 30 minutos en coche de Milton Keynes, a un mundo de Faenza. No obstante, un pequeño grupo de trabajo reside cerca de dichas instalaciones para que reine la normalidad.

    «Si nuestro concepto de coche no encaja con ciertas partes del Red Bull, lo haremos nosotros mismos, pero la caja de cambios es la única pieza fija que cogemos. «El AT02 inicial se desarrolló en nuestro túnel de Bicester al 50%. Presentamos el coche y luego empezamos a trabajar en Bedford hacia finales de enero, así que lo lanzamos en un túnel y lo desarrollamos en otro».

    Túnel al 60%

    En lugar de trabajar con maquetas al 50%, este túnel más actualizado les permite llegar al 60%, lo que se traduce en una mayor fidelidad de las piezas definitivas. «El beneficio de tener dos modelos diferentes es que puedes compararlos. Siempre hay una curva de aprendizaje en una instalación nueva, y también tenemos más restricciones de tiempo porque tenemos que compartir el túnel con otro equipo, mientras que antes podíamos ir cuando quisiéramos», detalló.

    «En general estamos bastante satisfechos, era importante dar ese paso para estar preparados para el reglamento de 2022. Esto tiene claros beneficios, y fuimos el último equipo en hacer el cambio. Al principio no conseguíamos el rendimiento que queríamos, podríamos haber sido más eficientes al 50%, pero de cara al futuro era el momento ideal para cambiar. Tomamos la decisión correcta, pero esos cambios nunca son sencillos», aclaró Egginton.

    «Era importante dar ese paso para estar preparados para el reglamento de 2022. Esto tiene claros beneficios»

    Por ende, los objetivos de AlphaTauri son los de seguir creciendo... pero con los pies en la tierra. «Estamos en una buena trayectoria, perfeccionando nuestros procesos, acercándonos año tras año, pero todavía somos un equipo bastante joven con personal joven. Probablemente tenemos a 150-200 personas menos que algunos de los equipos más grandes, pero creo que podemos seguir así».

    «El objetivo es más de lo mismo: aplicar la misma filosofía, ya que parece funcionar. Se trata de un reglamento completamente nuevo, así que hay margen para avanzar. Lo que estamos viendo en el progreso aerodinámico está en la línea con todo lo que hemos hecho antes», concluyó Egginton.