¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Nueva ‘amenaza’ de Red Bull a cuenta de los motores: «No es un chantaje»

    Nueva ‘amenaza’ de Red Bull a cuenta de los motores: «No es un chantaje»
    Helmut Marko (izq) y Christian Horner no quieren saber nada de Renault.Red Bull Content Pool
    David Plaza
    David Plaza3 min. lectura

    A Red Bull se le acaba el tiempo, pues este mismo año expira el acuerdo con Honda para el suministro de motores y la firma japonesa ya ha anunciado su marcha de la Fórmula 1. Mientras, Helmut Marko no quiere ni oír hablar de volver con Renault.

    Aunque el reglamento contempla una situación como la que podría tener que asumir Red Bull, es decir, quedarse sin suministrador de motores, dicha normativa obligaría a los austriacos a alcanzar un acuerdo con Renault.

    Ambas marcas han logrado cuatro títulos mundiales juntas, pero también pusieron fin a su relación de manera abrupta y ninguna de ellas tiene ganas de repetir. Por eso, Red Bull ha trabajado intensamente en un acuerdo para hacerse con la tecnología de Honda cuando los nipones abandonen la categoría, aunque para eso es necesario que se decrete la congelación de los motores, ya que la marca austriaca no tiene los recursos necesarios para desarrollarlos por sí misma.

    Honda acepta, ¿La FIA…?

    «Todo ha quedado aclarado entre nosotros», afirma Helmut Marko en relación al acuerdo con Honda. «Pero no habrá un acuerdo hasta que quede escrito en el reglamento de la FIA la congelación del desarrollo del motor. Estamos esperando la decisión de la FIA. Debería haber aclaraciones al respecto la próxima semana».

    «Tenemos un límite de costes», recuerda el austriaco. «Estamos discutiendo una restricción y reducción de los salarios de los pilotos. Además, la tendencia es claramente que el nuevo reglamento de motores se adelante a 2025. Invertir aún más en este motor no tiene sentido. Para la F1, es una decisión de sentido común muy clara».

    Mientras Mercedes se muestra dispuesta a aceptar la congelación de motores, Ferrari pone algunas condiciones y Renault se muestra reacia. Lo que hace que Marko vuelva a insinuar que Red Bull tendría que plantearse su marcha de no satisfacerse sus necesidades, algo que ya ha ocurrido en otras ocasiones con temas relacionados con los motores.

    «Eso significaría que Red Bull tendría que replantear drásticamente su situación en la F1», recalca Marko. «Esto no es chantaje. Por puro sentido común y razones de coste, una congelación del motor es la única manera de avanzar con estas desafortunadas unidades de potencia».

    Ante la pregunta de si hay un plan B para Red Bull en caso de no prosperar la congelación de motores para 2022, Marko ha sido tajante: «No, no lo hay».

    Fuente: Auto Motor und Sport