¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Técnica F1Análisis técnico del Williams FW43: conforme a los tiempos (con vídeo)

    Análisis técnico del Williams FW43: conforme a los tiempos (con vídeo)
    9
    El Williams FW43 nos trae colores nuevos en 2020.Williams Racing
    David Plaza
    David Plaza6 min. lectura

    Tras una temporada 2019 caótica y dramática, Williams intenta recuperar la buena senda con un monoplaza más acorde a las exigencias actuales.

    El FW43 sigue un concepto similar al de su predecesor, pero pierde gran parte del conservadurismo y se actualiza en varias áreas.

    El Williams FW42 nació mal y no pudo recuperarse en toda la temporada, finalizando 2019 como el monoplaza más lento de la parrilla con claridad. Primero llegaron los problemas para pasar los test de impacto obligatorios de la FIA, que el equipo falló hasta en seis ocasiones.

    Luego llegó el inicio de la pretemporada, momento en el que el coche no estuvo listo hasta dos días y medio después de lo inicialmente previsto. Para colmo, el rendimiento aerodinámico era mucho peor de lo esperado y a la falta de piezas de repuesto se le sumaron unas primeras carreras decepcionantes.

    La comparativa cromática revela varios cambios en el monoplaza, así como en la forma y tamaño de los pontones.

    Este año las cosas tienen que ser diferentes a la fuerza o Williams podría meterse en una situación preocupante. Y, al menos antes de comenzar los test, las cosas van por mejor camino, pues en el mismo día en el que hemos podido ver el nuevo FW43, George Russell lo ha estrenado en pista para un «shakedown». De ese modo, el equipo británico podrá comenzar la pretemporada al mismo tiempo que el resto de formaciones, lo cual ya es alentador en comparación con 2019.

    Cambios en la suspensión

    La decoración del FW43 cambia considerablemente e incluye una gran cantidad de color rojo para acompañar a los logotipos de ROKiT, patrocinador principal por segunda temporada consecutiva. Eso le da al monoplaza un aire más vivaz, pero obviamente no lo va a hacer más rápido.

    Lo que tampoco es previsible que le haga mucho más veloz es el conjunto alerón delantero + morro, pues el primero no cambia en relación al año pasado (adoptando un diseño intermedio entre el tradicional y el que busca maximizar el «efecto outwash» - (1)) y el segundo sólo adopta ligeras modificaciones en la capa situada bajo el chasis (2).

    En cambio, las suspensiones han sufrido un rediseño palpable, al bajarse unos centímetros los anclajes del trapecio superior al chasis (3-amarillo) y revisarse el diseño de la rótula de elevación del mismo (5-morado), así como el sistema de varilla de empuje tipo POU (6), que busca mejorar el agarre en curva lenta. Adicionalmente, Williams ha incluido un aletín curvado (4-verde) justo encima del anclaje anterior del trapecio superior de la suspensión para mejorar el tratamiento del flujo en dirección a los laterales del cockpit.

    Pontones más agresivos

    La zona intermedia del coche cambia poco, pues el conjunto formado por los bargeboards y los deflectores laterales no varía lo más mínimo, aunque a buen seguro eso dejará de ser así en los test de pretemporada. Lo que sí cambian son los pontones y la carrocería, que este año están mucho más actualizados y adoptan la tendencia de diseño agresivo y muy ceñido para mejorar el rendimiento aerodinámico del coche.

    La toma de admisión del pontón (7) es ahora mucho más estrecha, así como la base del mismo (8), que ahora crea un canal inferior mucho mayor. Ello viene complementado con una carrocería mucho más ceñida y que crea una caída más acusada (9), forzando al flujo superior (línea verde) a acudir al encuentro del que circula por el suelo (amarillo) en dirección a la parte alta del difusor, que ahora recibe más volumen de aire (10).

    También vemos como la parte alta de la carrocería es este año menos abultada (12) y propicia un recorrido más angulado (línea morada). Por su parte, la aleta de tiburón (11) es mucho mayor al haber perdido mucho volumen en esa zona la carrocería, que el año pasado era excesivamente grande.

    Visualizando ambos monoplazas desde una vista cenital, podemos ver que la carrocería es ahora más estrecha (13), lo que permite una mejor canalización del flujo aerodinámico hacia el difusor y el alerón trasero. Este efecto es el que suele llamarse «botella de Coca-Cola» por la forma que imita, conjuntamente con los pontones.

    Ahí acaban por el momento las novedades del FW43, pues el alerón trasero es de momento el mismo que terminó la temporada 2019, aunque como en el caso de la zona media, es de esperar que durante los test Williams introduzca uno nuevo para trabajar en mayor sintonía con la nueva carrocería. Independientemente de eso, que el coche ya haya dado sus primeras vueltas en pista ya es un claro indicativo de que 2020 empieza por buen camino.

    David Moreno nos explica en vídeo las novedades del Williams FW43.

    Fotos: Williams Racing | Motor.es

    Análisis técnico del Williams FW43: conforme a los tiempos (con vídeo)