¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Así ha tenido que adaptar Pérez su pilotaje para poder domar el RB16B

    El 5º puesto de Pérez a contracorriente demuestra el nivel del nuevo piloto de Red Bull.Red Bull

    El Gran Premio de Emilia Romaña será harina de otro costal para Sergio Pérez después de que prácticamente fuera en su contra en su debut oficial con Red Bull en Bahréin, si bien aun así el mexicano consiguió salvar los muebles.

    En su undécima temporada en la categoría reina del automovilismo, Sergio Pérez ha vuelto a tener una gran oportunidad como la que le llegó en 2013 al unir sus caminos con McLaren, una aventura desafortunada que, por diversos motivos, tocó a su fin tan sólo un año después del Gran Premio inaugural de Australia y llevó a 'Checo' a descubrir las bondades de Force India, la que ha sido su casa en Fórmula 1 hasta el año pasado. Red Bull y la órbita de los de Milton Keynes surgieron en el horizonte cuando el de Guadalajara se veía sin asiento al término de la última temporada, toda una salvación para el mexicano que puede auparle a los primeros puestos.

    Por el momento, el único Gran Premio que se ha disputado de la presente campaña, el GP de Bahréin, no ha ido acorde a las expectativas que Pérez tenía en un primer momento: fuera de la Q3 al intentar pasar el corte con el compuesto medio, algo que su compañero Max Verstappen sí que logró, y arrancada desde el pitlane el domingo después de que su RB16B se apagase por completo en la vuelta de formación y, milagrosamente, pudiese reconducirlo al lado de la parrilla.

    Un estilo de conducción diferente y encontrar unos reglajes adecuados permitirán a 'Checo' sacar el máximo potencial del monoplaza.

    «Lo negativo es que pierdo tiempo en dos curvas, pero aquí, con la forma en la que el viento está cambiando, y dado que sólo tienes una vuelta, no ha sido fácil progresar», analizó Pérez sobre sus primeros kilómetros al lado de Verstappen. «El viento está cambiando todo el tiempo, pero podemos ver que ha habido avances. Hay algunos problemas específicos relacionados con la forma en la que piloto el coche, tengo que ajustar mi estilo de conducción al coche», prosiguió.

    «Primero tengo que asegurarme de que estoy pilotando de la forma en la que el coche necesita ser pilotado, y luego trabajar sobre eso, pero me está llevando un tiempo por que es muy diferente a lo que estaba acostumbrado. El ritmo en carrera era fuerte, eso es algo positivo, pero aún hay muchas cosas que no están funcionando. Creo que, en el momento que todo confluya, vamos a ser bastante fuertes. Simplemente tenemos que ser sólidos y conseguir el ritmo adecuadamente, debería ser bastante bueno», añadió Pérez, realmente convencido de sus opciones.

    «Me faltan vueltas; siempre vas contra el reloj [...] perdernos la Q3 retrasó mucho nuestra progresión»

    Finalmente, el #11 repasó sus 56 vueltas a la espera de seguir por el buen camino de aquí a 3 semanas. «Mi carrera nunca fue tranquila: me faltan vueltas, y en ese sentido siempre vas contra el reloj, pero disfruté al entender el coche; estamos empezando a sentirnos un poco más, en ese sentido estoy contento. Estoy satisfecho sólo por el hecho de que hayamos conseguido hacer esos kilómetros, perdernos la Q3 retrasó mucho nuestra progresión. Es una auténtica lástima, no aproveché la clasificación al máximo, pero las cosas están empezando a encajar un poco más, vuelta a vuelta. Lo más importante fue ese kilometraje», finiquitó.

    Fuente: Motorsport.com