¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El asunto de los motores se atasca aún más: «Mercedes no aceptará, es insultante»

    Mercedes rechaza frontalmente un sistema de regulación del rendimiento.Mercedes AMG F1

    La intención de Red Bull de seguir utilizando los motores que Honda abandonará en 2021 vuelve a complicarse, pues la propuesta de Ferrari y Renault de implementar un sistema de regulación del rendimiento de los mismos ha sido enérgicamente rechazada por Mercedes.

    Red Bull sigue sin encontrar una solución a su problema con los motores, pues cuando Honda abandone la Fórmula 1 al término de la temporada 2021 se verá obligado a volver a ser cliente de Renault a menos que encuentre el modo de operar por su cuenta con los propulsores japoneses.

    Bien sabida es la mala relación existente entre Red Bull y Renault, por lo que todas las partes intentan encontrar una solución al problema. La primera propuesta fue la de congelar los motores a partir de 2022, permitiendo así a la firma austriaca utilizar los motores Honda sin tener que asumir los enormes costes de desarrollo que la tecnología actual demanda.

    «No creo que nadie acepte tal humillación en público»

    Algo que fue apoyado por Mercedes, pero rechazado por Ferrari y Renault. Estos últimos, han propuesto como alternativa congelar los motores, pero a costa de adelantar un año el nuevo reglamento previsto para 2026 y, mientras llega ese momento, implementar un sistema que garantice que el rendimiento de todos los motores sea similar con el objetivo de impedir que uno o varios equipos queden condenados a un pobre rendimiento durante años.

    Mercedes lo considera insultante

    Sin embargo, Mercedes ha rechazado de lleno esta última propuesta, ya que considera que atenta directamente contra el espíritu de la Fórmula 1. «El motor no sólo se mide por la potencia máxima, sino que está sujeta a la maniobrabilidad, al peso y a la refrigeración. Introducir una fórmula simple que se adapte a todos es imposible y no es algo que Mercedes respaldaría», ha asegurado Toto Wolff.

    El director de Mercedes recuerda que en 2014, cuando comenzó la era de los motores V6 turbo híbridos, se instauró un sistema de regulación del desarrollo para mantener los costes bajo control. «Si recuerda, teníamos un sistema de tokens en el pasado, cuando se estrenó este reglamento. Y debido a que algunos de nuestros colegas deseaban que se quitaran los tokens para ponerse al día, acordamos eliminarlos».

    Toto Wolff, director de Mercedes.

    «Ahora algunos de nuestros colegas regresan con un sistema de convergencia que, sinceramente, es un poco insultante cuando se miran los últimos años y el desarrollo de las prestaciones de los motores», ha declarado el austriaco.

    Wolff argumenta que, cuando Ferrari dominó en el apartado de los motores durante las dos pasadas temporadas, Mercedes trabajó más intensamente para recuperar el terreno perdido, considerando además una humillación semejante propuesta. «Ferrari fue claramente el motor más potente en 2018 y, con mucho, el mejor en 2019. Y desarrollamos nuestro motor, continuamos elevando los límites y trajimos algo en 2020 con lo que esperábamos alcanzarlos. Por eso no puedo comprender que cualquier fabricante de automóviles que confíe en su capacidad para desarrollar una unidad de potencia y un chasis quiera algún tipo de mecanismo que equilibre los motores. No creo que nadie acepte tal humillación en público».

    No habrá regulación del rendimiento en la Fórmula 1

    Actualmente, varias categorías cuentan con sistemas que equiparan el rendimiento de los participantes, algo especialmente utilizado en el WEC y en otras disciplinas de resistencia o turismos. Algo que, en opinión de Wolff, desvirtúa la competición.

    «Lo he visto en el DTM, donde se introdujeron lastres basados ​​en los resultados», pone como ejemplo el responsable deportivo de Mercedes. «Lo único que escuchábamos después de las carreras o la clasificación era: “Bueno, me hubiera clasificado en la pole si no hubiera tenido 5 kg. en el coche”. Y esa fue toda la narrativa de la temporada».

    «Así que la Fórmula 1 debe mantenerse muy, muy lejos de eso o terminaremos como los GT, donde se diseñan unidades de potencia con el único propósito de manipular el sistema», insiste. «No haremos “Balance of Performance” porque, como dije antes, eso no interesa a ningún fabricante de automóviles, ni a la Fórmula 1, ni a los pilotos. Esto es una meritocracia y siempre lo ha sido».

    Fotos: Mercedes AMG F1