¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Halo le brindó un beneficio inesperado a los pilotos en Australia

    Tras la polémica surgida durante meses como consecuencia de la aprobación del Halo como elemento de seguridad obligatorio para 2018, el inicio de la competición ha demostrado que no interfiere tanto como se esperaba. Incluso ha servido para minimizar los efectos de la puesta de sol en Melbourne.

    14 kilogramos de peso adicionales en el chasis, gasto considerable de recursos para reforzar el chasis, interferencias aerodinámicas, dificultad para entrar y salir del monoplaza estos son sólo algunos de los inconvenientes que ingenieros y pilotos han atribuido al Halo en los últimos meses, dejando claro que no es algo que les entusiasme incorporar en el monoplaza.

    Pero, una vez completado el primer Gran Premio con dicho dispositivo instalado en los coches, ya nadie se queja de él e, incluso, se ha revelado como un efectivo parasol, algo realmente útil en las carreras que se celebran bajo la puesta de sol.

    Así lo confirma Kimi Räikkönen, que afirmó no haber tenido problema alguno a la hora de competir con el Halo. “No hubo diferencias con los test o cualquier otra prueba y pienso que no molesta en absoluto. Creo que nos ayudó aquí por el sol, cuando bajó hasta la altura correcta, impedía que nos diera en los ojos”, señaló el finlandés.

    El Gran Premio de Australia es una de las citas del calendario en las que la carrera termina bajo la puesta de sol.

    La estética es, en el fondo, el mayor problema para los aficionados y una buena parte de habitantes del paddock de la Fórmula 1, pero Räikkönen no duda de que tarde o temprano justificará su presencia salvando a los pilotos de lesiones graves o, incluso, la muerte. “El Halo fue beneficioso en Melbourne y estamos más seguros. Quizá a la gente no le guste por su estética, pero algún día marcará la diferencia para nosotros y es bueno tenerlo”.

    El Halo algún día marcará la diferencia para nosotros y es bueno tenerlo

    Sebastian Vettel, compañero del finlandés en Ferrari, refrenda sus palabras, bromeando con el único punto negativo que encontró en el Halo. “Durante la carrera no fue un problema. Como Kimi dijo, incluso fue beneficioso, aunque en la vuelta de celebración me molestó porque no podía ver tan bien a la gente de las gradas”, comentó.

    Fuente: Motorsport Week / Fotos: Red Bull Content Pool | McLaren F1