Motor.es

Carlos Sainz acabó muy frustrado en Austria por dos razones, y una de ellas tiene mala solución

El Gran Premio de Austria acabó dejando un sabor agridulce en Carlos Sainz. Por un lado, el madrileño exhibió un ritmo muy competitivo y que podría haberle llevado al podio, Por otro lado, el caos de la FIA y decisiones discutibles de Ferrari le impidieron hacerlo.

Carlos Sainz acabó muy frustrado en Austria por dos razones, y una de ellas tiene mala solución
Carlos Sainz espera olvidar las frustraciones de Austria en Silverstone.

7 min. lectura

Publicado: 07/07/2023 09:30

La temporada 2023 de Carlos Sainz no termina de enderezarse por diferentes razones. En las primeras carreras, el piloto español ha tenido que vérselas con un Ferrari SF-23 que ha mostrado mucha velocidad en clasificación, pero también un ritmo de carrera muy deficiente, además de un comportamiento errático e inestable.

Pero Ferrari no se ha quedado con los brazos cruzados y, tras intensificar su programa de desarrollo, ha logrado enderezar la temporada. Ahora, el SF-23 es mucho más predecible y competitivo en carrera, tal y como ha demostrado en las dos últimas citas.

Silverstone, la prueba de fuego

La siguiente parada del campeonato es Silverstone, que comienza hoy mismo. El trazado británico será la prueba de fuego para el Ferrari SF-23 evolucionado y Carlos Sainz es muy consciente de ello.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

«Aquí Mercedes va a ir muy fuerte, y de Red Bull ni hablamos», admite el piloto madrileño. «Pero Mercedes ya lo logró en 2022, cuando no tenía un coche muy bueno, y nosotros intentaremos estar ahí, como en Austria, los primeros del resto, y si alguien falla aprovecharlo».

«En condiciones normales estamos bien, aunque seguimos lejos de Red Bull. Pero no con Mercedes, que en Barcelona nos arrancó la cabeza, o Aston Martin», reitera Carlos Sainz.

«Hemos hecho progresos, pero hay que testarlo con viento, uno de nuestros puntos débiles, y hacerlo, por ejemplo, aquí en Silverstone, porque degradas más», explica el piloto de Ferrari, que en 2022 obtuvo su primer triunfo en la Fórmula 1 precisamente en Silverstone.

«Espero alcanzar algún podio de aquí a final de año y es una motivación, pero ya llegarán los resultados, estoy pilotando bien y a medida que pasen las carreras, saldrán», zanja.

El caos de los límites de pista

Pero, si bien Carlos Sainz mira al futuro, no puede olvidar aún lo ocurrido en Austria, que frustró al madrileño por partida doble.

En primer lugar, el caos de los límites de pista. La FIA sancionó a varios pilotos durante la carrera, pero una protesta posterior de Aston Martin reveló que había muchas más pendientes de aplicarse.

Carlos Sainz afirma que «se han ofrecido muchas soluciones y, por alguna razón, seguimos posponiendo. Es como una alarma: posponer, posponer, en lugar de actuar para encontrar soluciones para este tipo de circuitos».

En alusión directa a la FIA, Carlos Sainz señala que «es momento de hacer lo que quieran hacer. Incluso estaría feliz si dejan la regla igual y ponen algún sistema de detección, porque al menos me dice inmediatamente si he traspasado un límite de pista y sé que puedo corregirlo».

Carlos Sainz no tiene claro que la FIA vaya a resolver el problema de los límites de pista pronto.

Asimismo, Carlos Sainz ha relatado cómo se enteró de la segunda sanción, que le bajaba de la cuarta a la sexta posición.

«Estaba despegando y recibí un correo electrónico. Ya estaba bastante molesto por todo el día y, de repente, estás despegando y vas a estar una hora sin el teléfono. Lo último que lees antes de despegar es la segunda penalización y P6, así que puedes imaginar cómo me sentó», explica el piloto de Ferrari.

«En Austria estaba realmente enfadado. No sé si lo esperaba, pero todo el fin de semana fue un desastre tal que podría esperar lo inesperado. Lo superaremos y esta vez nos aseguraremos de tratar de ayudar tanto como sea posible a la F1 y la FIA para encontrar soluciones», anticipa. «Este deporte no puede permitirse otro fin de semana como ese, porque está claro que no queda bien».

Las órdenes de equipo de Ferrari

El segundo asunto que frustró a Carlos Sainz en Austria fue la decisión de Ferrari de mantenerle por detrás de Charles Leclerc al inicio de la carrera, a pesar de que el madrileño tenía mucho más ritmo que el monegasco.

En ese momento, Max Verstappen estaba pocos segundos por delante de los Ferrari, y Sainz sintió que podría haber hecho más. Y, cuando llegó el coche de seguridad virtual por el abandono de Nico Hülkenberg, Sainz pidió permanecer en pista, pero su equipo le ordenó entrar en boxes para cambiar los neumáticos.

«Me lo han explicado y lo entiendo», admite Carlos Sainz. «Una vez que analizas las cosas con calma, siempre entiendes mejor el punto de vista del equipo. Hay que tener en cuenta que también tuvimos dos malos 'pit stops', los dos primeros del año y a la vez».

Carlos Sainz era mucho más rápido que Charles Leclerc en Austria, pero Ferrari no le dejó adelantarlo.

Durante la carrera, Leclerc y Sainz entraron en boxes a la vez para cambiar los neumáticos. Pero hubo problemas con las pistolas y ambas operaciones se demoraron.

«A mi me supuso perder cuatro segundos que me hubiesen permitido salir delante de esos tres coches que me pasaron», señala Carlos Sainz. «Es lo que pasa cuando vas detrás, que pierdes tiempo, y a mí me hubiera gustado ir largo, como Max. Tenía rueda de sobra, pero entiendo porqué decidieron parar».

Esperemos que Carlos Sainz complete un Gran Premio de Gran Bretaña libre de frustraciones. Eso sí, en lo referente a la FIA, es bastante factible que los problemas y las decisiones incomprensibles tarden poco en volver a aparecer.

Fotos: Scuderia Ferrari

Pixel