¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ​Carlos Sainz: “No es nuestro trabajo estar extremadamente delgados”

    El piloto español suma una voz más entre los pilotos de Fórmula 1 que alertan del peligro de tener que adelgazar demasiado para compensar la creciente necesidad de aligerar los monoplazas. Varios de ellos han afirmado que deben perder hasta cuatro kilogramos respecto a la temporada pasada.

    Recientemente Daniel Ricciardo ha admitido que Red Bull le ha pedido que pierda cuatro kilos para compensar el peso de los monoplazas y Carlos Sainz teme que esta situación comprometa la salud de los pilotos.

    “¿Cómo le dices a un piloto que debe rendir a su máximo nivel y, por otro lado, que tiene que perder tres o cuatro kilos? Es una contradicción. Llegamos a los test buscando estar lo más fuertes posible, pero no se puede con esa pérdida de peso”.

    El peso es un factor determinante para la velocidad de un monoplaza de Fórmula 1, en el que por regla general, cada kilo hace perder una décima de segundo. Los equipos buscan encontrar un conjunto lo más ligero posible para luego poder cumplir con el peso mínimo de 702 kilogramos mediante lastres que colocan estratégicamente en diferentes partes del monoplaza en función de las condiciones y el circuito. Cada kilo que el piloto pierda, es uno más de lastre.

    Para Sainz, la exigencia es “muy drástica, quizá los pilotos debamos discutirlo. He oído cosas realmente drásticas, como las que Jean-Eric Vergne tuvo que hacer”. El piloto francés tuvo que visitar el hospital tras el Gran Premio de Australia de 2014, tras seguir una dieta extrema para llegar al objetivo de peso. Vergne admitió que la diferencia de peso entre él y su compañero le costaba cuatro décimas por vuelta. Adrian Sutil, por su parte, llegó a correr el caluroso Gran Premio de Baréin de ese mismo año sin el sistema de hidratación para ganar peso y ser más rápido, ya que él era uno de los más altos y pesados de la parrilla.

    Por todo ello, Sainz insite en que “no es seguro y no es el modo correcto de hacerlo, me gusta estar en forma y delgado, es nuestro trabajo, pero no lo es estar extremadamente delgados.

    Su compañero de equipo, Max Verstappen, también debe perder peso. “Aún estoy en fase de crecimiento, sólo tengo 18 años. Y a medida que entreno y gano músculo, aumenta mi peso. Así que se hace más complicado. Estoy en 68 o 69 ahora mismo, pero es muy duro midiendo 1,80 metros. Y, en general, toda mi familia es de complexión fuerte”.

    Fuente: Reuters / Fotos: Toro Rosso