¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Kubica afirma haber demostrado ser capaz de sobreponerse a su discapacidad

El piloto polaco está cerca de terminar una temporada que deseaba más que cualquier otra cosa, pero que no ha discurrido según lo esperado.

A pesar de los malos resultados y de la desequilibrada comparación con George Russell, Robert Kubica asegura haber demostrado ser capaz de competir.

Robert Kubica ha adaptado su pilotaje para compensar la menor musculatura y movilidad de su brazo derecho.

La lesión permanente que tiene Robert Kubica en el brazo derecho no es poca cosa, pues en el accidente de 2011 perdió una gran parte de la masa muscular del antebrazo, así como movilidad en el codo, la muñeca y la mano.

El polaco estuvo cerca de perder la vida, pero una serie de operaciones le permitieron incluso conservar su extremidad superior derecha para así continuar con su carrera deportiva y una vida lo más normal posible.

Ahora, ocho años después, Robert Kubica se encuentra en la última fase del que fue su sueño: volver a la Fórmula 1. Tras Brasil y Abu Dhabi, dirá adiós a las parrillas, aunque es probable que permanezca vinculado a la categoría reina como piloto de desarrollo mientras compite en otros campeonatos.

Sin ritmo de competición

Ahora bien, a la hora de analizar el rendimiento de Robert Kubica en Williams, es inevitable sentir decepción, pues el debutante George Russell le ha vencido en todas las sesiones de clasificación de este año con una ventaja media de seis décimas por vuelta, la más alta de la parrilla.

En carrera su ritmo tampoco ha sido comparable por mucho que Kubica consiguiera el único punto de Williams en Alemania durante una carrera marcada por las adversas condiciones meteorológicas. Pero, ¿cuál es la causa? ¿Su discapacidad o su falta de ritmo de competición tras ocho años alejado de las carreras de alto nivel en circuitos?

En Mónaco, Robert Kubica estuvo mejor de lo habitual.

Kubica lo tiene claro y afirma haber demostrado que su estado físico no es un impedimento para pilotar al máximo nivel. “He vuelto a un deporte de competición al nivel más alto del automovilismo como es la Fórmula 1. Después de tanto tiempo y con mis limitaciones, mucha gente ni siquiera pensaba que fuera capaz de competir, comentó Robert Kubica en Interlagos.

“Escuché muchas historias sobre que no podría reaccionar ante las situaciones”, recordó el piloto de Williams. “Y probablemente la primera vuelta es una de las cosas que manejé bien esta temporada. Escuché rumores de que no podría competir en Mónaco y probablemente Mónaco fue uno de mis mejores Grandes Premios del año. Aunque todavía estaba muy por detrás, las sensaciones fueron positivas”.

"Escuché que no podría competir en Mónaco y probablemente fue una de mis mejores carreras"

Efectivamente, Kubica acostumbra a superar a varios pilotos, incluido su compañero de equipo, en la primera vuelta de cada Gran Premio, aunque posteriormente su ritmo de carrera no le permita mantener dichas posiciones. Además, en Mónaco el polaco hizo una carrera muy prometedora hasta que Antonio Giovinazzi le golpeó y provocó el trompo del de Williams en la vuelta 16.

Un equipo en descomposición

No cabe duda de que Kubica cuenta actualmente con numerosas limitaciones a la hora de rendir, especialmente en lo que respecta al entendimiento de unos neumáticos que han cambiado radicalmente desde su último año en la Fórmula 1: 2010. No en vano, muchos pilotos que llevan años compitiendo con Pirelli se han visto superados este año con un rango de temperatura difícil de mantener y que, por tanto, complica la tarea de exprimir al máximo el rendimiento del monoplaza.

Tampoco hay que perder de vista que Kubica ha tenido que volver tras una larga inactividad en un equipo que se perdió casi la mitad de la pretemporada por no tener preparado a tiempo un nuevo coche, que pronto dejó claro que sería el más lento de la parrilla con mucha diferencia. Algo que Kubica considera importante a la hora de evaluar su rendimiento.

“Creo que la imagen general está enormemente oculta por lo que estamos pasando esta temporada (en Williams)”, aseguró. “Muchas cosas no ayudaron e influyeron negativamente en lo que he sido capaz de hacer”. Incluso, en Rusia Kubica debió abandonar para conservar piezas y tener garantías de finalizar la temporada, lo que enturbió aún más la ya de por sí complicada relación con Williams.

Aún así, Robert Kubica admite la innegable realidad: su rendimiento no ha estado al nivel que es de esperar en la Fórmula 1. Pero, en lo que respecta a su estado físico, el piloto polaco afirma estar más que satisfecho. “Por supuesto que no estoy contento con el rendimiento general, pero estoy muy contento con la forma en que mi cuerpo, mi mente y mi cerebro reaccionaron ante el difícil desafío que tuve este año”, concluyó.

Fotos: Williams Racing

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto