¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La Fórmula 1 tiene un problema con Aston Martin… el Safety Car

    La Fórmula 1 tiene un problema con Aston Martin… el Safety Car
    El Aston Martin Vantage, pilotado por Bernd Maylander en Albert Park.
    David Plaza
    David Plaza8 min. lectura

    Desde la temporada 2021, la Fórmula 1 ha pasado a contar con dos coches de seguridad distintos que se reparten los Grandes Premios. Mercedes y Aston Martin son las marcas encargadas de suministrarlos, pero uno de ellos irrita a los pilotos.

    La incursión del coche de seguridad en el Gran Premio de Australia ha generado críticas por parte de los pilotos de la Fórmula 1. Pero no por la decisión de dirección de carrera de utilizarlo, sino por la escasa velocidad que a su juicio alcanza el tan necesario Safety Car.

    Hasta la temporada 2020, Mercedes se había encargado en exclusiva de aportar el coche de seguridad a la categoría, una costumbre que ya se extiende durante 26 años. Sin embargo, la llegada del equipo Aston Martin hizo que la Fórmula 1 extendiera un contrato con la marca británica para hacer ese mismo trabajo.

    «Patinaba en las curvas y no creo que pudiera haber ido mucho más rápido»

    Así las cosas, desde el año pasado Mercedes y Aston Martin se reparten los Grandes Premios y comparten la tarea de proporcionar a Bernd Maylander un coche con el que dirigir la carrera en situaciones comprometidas como la que el pasado domingo propició su intervención tras el accidente de Sebastian Vettel.

    Estos son los dos Safety Car de la Fórmula 1

    Mercedes ha decidido utilizar para 2022 un exclusivo Mercedes-AMG GT Black Series para realizar las labores de Safety Car, así como un Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ para ser utilizado como coche médico.

    En el caso del Safety Car, Maylander dispone de 730 CV de potencia y un par máximo de 800 Nm, además de una velocidad punta de 325 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 3,2 segundos. No sólo eso, sino que AMG ha realizado diversas modificaciones para hacer el coche aún más rápido y eficaz en circuito.

    Bernd Maylander, junto al Mercedes utilizado como Safety Car para 2022.

    Por su parte, Aston Martin ha elegido un Vantage y un DBX para realizar las labores de coche de seguridad y coche médico en la Fórmula 1. En lo relativo al Vantage, el vehículo que ha sido objeto de críticas por parte de los pilotos, lo cierto es que sus prestaciones no son tan impresionantes como las del Mercedes.

    Con una potencia de 510 CV y un par máximo de 685 Nm, el Vantage ofrece una velocidad máxima de 314 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos. Además, sus prestaciones dinámicas no son comparables a las del Mercedes, lo que acrecienta la brecha entre ambos vehículos.

    Los pilotos se quejan

    Max Verstappen ha sido el primero en poner el dedo en la llaga, señalando que durante la carrera del domingo en Melbourne «apenas tenía agarre y el coche de seguridad conducía muy lento, era como una tortuga. No había ningún coche varado en la recta de atrás, pero a pesar de eso íbamos a 140 km/h, no entiendo por qué íbamos tan lento. Tenemos que mirar eso más de cerca».

    Charles Leclerc, que lideraba el grupo justo detrás del Aston Martin Vantage conducido por Bernd Maylander, admitió que el coche de seguridad «siempre es demasiado lento porque tienes mucho agarre en un coche de Fórmula 1. Todos estábamos con el compuesto duro, lo que dificultó las cosas. Estaba sufriendo para que los neumáticos alcanzaran la temperatura adecuada y, para ser sincero, también quería quejarme de eso».

    Analizamos lo sucedido en el Gran Premio de Australia en nuestro canal de Twitch.

    «Pero luego vi cuánto patinaba el coche de seguridad en las curvas y no creo que pudiera haber ido mucho más rápido. Por eso no quería presionarlo demasiado», matizó el monegasco, descargando toda responsabilidad por parte de Maylander.

    «El problema no existe con el Mercedes Safety Car», intervino George Russell. Y el piloto de Mercedes enfatizó: «En serio, el Mercedes es unos cinco segundos más rápido, y eso es bastante». Apreciación que rápidamente tuvo respuesta de Leclerc, que aprovechó la oportunidad para reivindicar a su marca: «Tenemos que usar un Ferrari como coche de seguridad, entonces será cinco segundos más rápido que en el Mercedes».

    Bernd Maylander, por su parte, agradeció las palabras de Leclerc, afirmando que no era posible ir más rápido con el Vantage. «Claro que es bueno que Charles Leclerc vea que estaba absolutamente al límite. Más velocidad no era posible ni con la mejor voluntad del mundo».

    Comunicado oficial de la FIA con relación al Safety Car

    «A la luz de los comentarios recientes sobre el ritmo del Safety Car de Fórmula 1, la FIA quisiera reiterar que su función principal no es, por supuesto, la velocidad absoluta, sino la seguridad de los conductores, comisarios y oficiales.

    Los procedimientos de Safety Car tienen en cuenta múltiples objetivos, según el incidente en cuestión, incluido el requisito de 'agrupar' la parrilla, interceder en la recuperación de un incidente o escombros en la pista de manera segura, y ajustar el ritmo según las actividades de recuperación que puede estar en curso en una parte diferente de la pista.

    Por lo tanto, la velocidad del Safety Car generalmente está dictada por el control de la carrera y no está limitada por las capacidades de los vehículos, que son coches de alto rendimiento hechos a medida y preparados por dos de los principales fabricantes del mundo, equipados para hacer frente a las condiciones cambiantes de la pista en todo momento y conducidos por un piloto y un copiloto muy experimentados y capaces.

    El impacto de la velocidad del Safety Car en el rendimiento de los coches que le siguen es una consideración secundaria, ya que el impacto es igual entre todos los competidores que, como siempre, son responsables de conducir de forma segura en todo momento según las condiciones de su coche y del circuito».