¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Manor. O cómo competir en la F1 con 80 millones y menos de 200 empleados

    El pequeño equipo Manor, anteriormente denominado Marussia y Virgin, ha sobrevivido en el fondo de la parrilla desde su creación en 2010.

    Varios cambios de dueño no han conseguido hacerles crecer, pero ahora parecen más asentados que nunca y empiezan a plantar cara a otros equipos más poderosos y veteranos.

    La Fórmula ha sido siempre una disciplina elitista y reservada a los mejores y más pudientes equipos del automovislimo, algo que se ha potenciado de manera drástica en los últimos años. El anterior Presidente de la FIA, Max Mosley, quiso luchar contra ello intentando aplicar un límite presupuestario, garantizando a los nuevos equipos la posibilidad de competir con 45 millones de euros anuales. Bajo esas premisas, tres formaciones modestas como Hispania/HRT, Virgin/Marussia/Manor y Lotus/Caterham apostaron por la Fórmula 1, pero el límite presupuestario finalmente no prosperó y se vieron atrapados en un agujero de gasto desmedido en un clima de crisis económica mundial que tampoco ayudó.

    Sólo el actual equipo Manor ha podido sobrevivir y, tras un 2015 en el que estuvieron cerca de desaparecer, han resurgido dando la sensación de haber encontrado las bases sobre las que crecer poco a poco. Manor cuenta actualmente con el presupuesto más bajo de la categoría: alrededor de 80 millones de euros, que están muy lejos de los más de 100 de sus inmediatos competidores o los más de 400 de los equipos punteros.

    Pat Fry, el que fuera uno de los hombres fuertes de la Ferrari de Stefano Domenicali y actual consultor técnico de Manor, asegura que el equipo ha encontrado la calma y ahora busca pasar de la supervivencia a competir con sus rivales. “Lleva mucho tiempo pasar de sobrevivir a competir. Afecta a toda la organización, desde lo que hacemos en la fábrica -desde el túnel de viento al departamento de diseño-, hasta la fiabilidad y el camino hacia la pista”.

    Desde el Gran Premio de Bélgica, Manor contará con una de las parejas de pilotos más ilusionantes de la parrilla gracias a Pascal Wehrlein y Esteban Ocon -ambos pilotos Mercedes- y espera poder conseguir algún punto más tras el conseguido por el primero de ellos en el Gran Premio de Austria. “Existe un plan para crecer de un modo sensato, controlado, pero necesitamos centrarnos en todas las áreas. Hay una enorme tarea por delante, pero todo el mundo está interesado (en llevarlo adelante). Aún somos muy pequeños, estamos creciendo muy rápido, pero aún somos alrededor de 170 personas y nuestro siguiente competidor tiene más de 500”, comenta un Pat Fry que sabe muy bien lo que es un equipo puntero de la parrilla, pues trabajó con anterioridad en McLaren, además del mencionado Ferrari.

    Fry asegura que “hay mucho por hacer y sólo necesitamos un plan sensato para hacer crecer a la organización”. Ahora queda ver si para Manor es posible aumentar un presupuesto tan modesto y con él, una plantilla tan escasa como la actual.

    Fotos: Manor Racing