¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    McLaren reactiva la construcción del túnel de viento y el simulador

    Zak Brown, CEO de McLaren Racing.McLaren Racing

    A pesar de haber pasado por numerosas dificultades financieras en los últimos meses, McLaren ha afrontado los problemas con valentía y eso le permite ahora recuperar progresivamente la normalidad operativa.

    Los últimos meses en Woking han sido complicados y McLaren Group se ha visto obligada a tomar decisiones complicadas que garantizaran la supervivencia de la empresa. Primero fue un ERTE y rebaja salarial, que vino acompañado de una inyección de capital de 300 millones de euros a cargo de los accionistas.

    Semanas después, hubo que acometer un plan de 1200 despidos y, finalmente, la solicitud de un préstamo de 150 millones de libras al Banco Nacional de Bahréin. Todo ello hizo temer por el futuro de la empresa, pero ahora que la actividad comercial y deportiva ha vuelto, McLaren afirma estar en un buen momento.

    «Nos hemos colocado en un mejor modelo de negocios para la F1 y para McLaren»

    «Creo que estamos en una buena posición ahora. Las malas noticias han quedado atrás», asegura Zak Brown. «Estamos financieramente sanos. Nos estamos beneficiando de ser agresivos y de haber jugado a la ofensiva cuando COVID golpeó tan fuerte como para reconocer la gravedad de los problemas que iba a causar para el deporte y para nosotros, por lo que nos enfrentamos a los problemas para tratar de abordarlos rápidamente».

    Nuevos patrocinios

    Recientemente, McLaren anunció la llegada de dos nuevos patrocinadores y el CEO de McLaren Racing anticipa más novedades en ese sentido. «Acabamos de anunciar a Gulf Oil e IQONIQ y tenemos un par de anuncios pendientes, así que estamos exactamente donde queremos estar. No es que estemos ya en una era posterior a COVID, pero creo que nos hemos colocado en un mejor modelo de negocios para la F1 y para McLaren».

    Con el límite presupuestario de 145 millones de dólares a la vuelta de la esquina -que se reducirá a 135 en 2023-, algunas de las reformas empresariales que debían hacerse se han adelantado a consecuencia de la pandemia, pues el desmesurado tamaño de algunos equipos de Fórmula 1 es incompatible con la nueva era que comienza el año que viene.

    Pero, a diferencia de la gran recesión sufrida en 2008, Zak Brown es optimista porque ve a las empresas con mayor concienciación del problema y dispuestas a reinventarse. «Estoy descubriendo, a diferencia de la crisis financiera de 2008, en la que todo se detuvo, que la gente está lidiando con COVID y que reconoce que podría tener que lidiar con eso más allá del 31 de diciembre. Por lo tanto, lo que veo es que la gente está haciendo negocios de manera algo diferente. Las redes digitales y sociales, cosas de esa naturaleza en las que creo que somos extremadamente buenos, han ganado mucha más importancia».

    Por todo ello, Zak Brown ve el futuro de McLaren con optimismo, seguro de contar con una empresa saneada y preparada para el nuevo escenario financiero, comercial y deportivo. Ello incluye la reactivación de proyectos estratégicos como un nuevo túnel de viento y simulador, que debieron ser pausados durante la primavera a consecuencia de la pandemia.

    «Estamos avanzando. Todo lo que necesitamos para el futuro está en el plan. Hemos vuelto a activar los proyectos, así que tenemos una previsión temporal y estamos muy cómodos por invertir en lo que necesitamos en el momento adecuado. Estamos saliendo de COVID y ahora avanzamos», concluye el estadounidense.

    Fuente: Autosport / Fotos: McLaren Racing