¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    En la mente de Hamilton: así piensa el campeón y activista de la F1

    Lewis Hamilton, heptacampeón del mundo de Fórmula 1.

    Lewis Hamilton es ya el piloto más exitoso de la historia de la F1, pero para muchos es también un personaje difícil de comprender y que busca en exceso la atención mediática a través de su activismo contra el racismo y la desigualdad social. ¿Quieres entenderle? Sigue leyendo.

    El deportista acostumbra a proyectar una percepción de sí mismo que acaba confundiéndose con la persona. Por eso, muchos deportistas acaban siendo analizados y juzgados más en función de su forma de hacer las cosas fuera del terreno de juego o la pista que por su rendimiento dentro de ellos.

    El caso de Lewis Hamilton es bastante descriptivo, pues el británico es el piloto más exitoso de la historia, pero del mismo modo sigue siendo discutido y a menudo criticado por sus acciones fuera del monoplaza.

    «Se trata de mantener conversaciones incómodas. Cada vez hay más conciencia sobre el problema»

    No cabe duda de que el heptacampeón, como todos los grandes pilotos de la historia, ha contado con un monoplaza superior durante muchos años, pero también lo es que ha sabido generar esa inercia ganadora y también mantener un altísimo nivel en los malos momentos.

    Pero, de manera en ocasiones incomprensible, Lewis Hamilton es también muy criticado por su activismo frente al racismo y la desigualdad social, algo en lo que ha profundizado durante el último año y medio.

    Independientemente de las formas o de si en ocasiones Hamilton ha querido forzar la situación en el entorno de la Fórmula 1, lo cierto es que su labor debería ser siempre bienvenida y quizá conocer de primera mano sus motivaciones nos ayude a entenderle mejor. Ello es posible gracias a una entrevista para As de la que extraemos varios extractos a continuación.

    El racismo en el día a día

    «Mi padre, mi hermano y yo siempre éramos las únicas personas de color, era lo normal para nosotros aunque siempre fuimos conscientes. Se volvió normal, claro, aunque al principio era obvio que no éramos bienvenidos. Incluso hoy, es lo mismo».

    «Se trata de mantener conversaciones incómodas. Cada vez hay más conciencia sobre el problema. En Europa, el racismo es diferente al de Norteamérica pero también está presente de forma notable. Estos últimos meses han sido un periodo de aprendizaje para que mucha gente sea consciente de lo que las personas negras, en particular, experimentan a lo largo de sus vidas».

    La competición como herramienta

    «El deporte es mi vida, es mi trabajo. Diría que es mi segunda prioridad. No sería capaz de hacer ninguna de las otras cosas sin esta competición. Quiero ayudar a la gente, educarme a mí mismo y animar a todos los que tengo alrededor a que lo sean. En la competición sigo teniendo que ser el mejor y eso requiere el mismo tiempo, aunque para mí es divertido, es lo que disfruto desde que soy un niño. Lo otro es un problema, con eso lucho porque no será fácil resolverlo».

    La competición es, actualmente, un modo de potenciar su aspiración activista, reconoce Hamilton.

    «Sé quién soy, de dónde vengo y de lo que soy capaz. No tengo ni idea de si voy a ganar este Mundial, aunque trabajo para lograrlo, pero sin duda no va a cambiar nada importante de mi vida. Los números no son lo que más me preocupa. Me preocupa lo que soy. El año pasado había un 3% de diversidad en este equipo, este año se acercará a un 5% y eso para mí es gigantesco y me apasiona. Pero claro que quiero ganar el Mundial, hay un enorme equipo que trabaja detrás de mí para eso».

    Su sucesor en la F1

    «No sé si Verstappen es mi sucesor natural. Hay un buen grupo de talentos jóvenes aquí. Si se les da la oportunidad, Lando (Norris) para mí tiene un enorme potencial, y también Charles (Leclerc). No sé predecir quién de ellos liderará este deporte».

    «No sé si importa mucho lo que yo pienso, no sé si puedo juzgar si es una buena o mala generación. Siempre hay pilotos que llegan, en mi caso lo hice con Nico (Rosberg) y Kubica, justo antes estaba Alonso, la era de Schumacher… siempre habrá una era».

    «Personalmente, creo que vivimos en un tiempo en el que esto se ha convertido en un club de niños billonarios. Si tuviera que volver a empezar desde una familia de clase trabajadora, sería imposible que hoy estuviera aquí porque los otros chicos tendrían muchísimo más dinero. Tenemos que trabajar para cambiar eso y que este sea un deporte accesible, para ricos y para personas con un origen más humilde».

    Ganar gracias al coche

    «No sé si se me valora lo suficiente, no vivo para ver todas las cosas que se dicen y no soy muy consciente de todo eso, aunque sí sé de esa clase de comentarios. Siempre hay una excusa cuando el que gana es otro. La gente siempre encontrará una manera de minimizar el éxito, así que no le dedico tiempo, sé cuánto he tenido que trabajar para estar fuerte, no cometer errores, extraer cada oportunidad que he tenido y nadie me lo puede quitar».

    Lewis Hamilton, siempre discutido a pesar de sus éxitos.

    «Con más batallas rueda a rueda, espero tener más oportunidades para demostrarlo, que la gente vea de lo que soy capaz. Seguiré luchando y compitiendo, espero que todos vean más de mí».

    ¿Hasta cuándo en la F1?

    «No pienso que vaya a pilotar para siempre, aunque este haya sido el mayor viaje de mi vida. Hay muchas cosas que quiero seguir haciendo durante una temporada, pero otras no. Me quedarían cinco años para eso (llegar a los 41 de Räikkönen) y no pienso que vaya a seguir corriendo entonces, aunque nunca digas nunca…».

    Ferrari

    «No vivo con arrepentimientos. Cometo errores y veo lo que podría haber hecho diferente, pero no pienso si podría haber hecho algo en un sitio u otro. Prefiero llegar al equipo perdedor, cuando llegué a Mercedes eran los quintos en el Mundial de constructores y empezamos desde la humildad. Al contrario, los equipos top tienen todos los récords y éxitos, así que las victorias allí tienen un significado inferior».

    Tras la retirada

    «Siempre seguiré la F1 de cerca, ha sido mi mayor pasión y un privilegio formar parte de este deporte. Supongo que cuando lo deje, inmediatamente, no veré muchas carreras porque querré tomarme un descanso. Pero al final voy a querer volver a verlo, porque me encanta. Además, pienso que por mi papel en este deporte para impulsar la diversidad, hará falta mucho tiempo antes de ver cambios drásticos, quizás en 10 o 20 años. Tendré que hablar con gente como Stefano Domenicali (CEO de la Fórmula 1)».

    Fuente: As / Fotos: Mercedes AMG F1