¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ricciardo, o cómo pasar de dar calabazas a dejarlo todo por amor en 18 meses

    Ricciardo, o cómo pasar de dar calabazas a dejarlo todo por amor en 18 meses
    Daniel Ricciardo dejará Renault para ir al equipo que, en el fondo, robó su corazón.Renault Sport
    David Plaza
    David Plaza9 min. lectura

    Daniel Ricciardo abandonó el sobradamente conocido y muy competitivo equipo Red Bull para apostarlo todo al proyecto de Renault. Y por el camino rechazó a un equipo que le dio muy buenas sensaciones, pero que pasaba por un mal momento deportivo.

    La vida da muchas vueltas y la de Daniel Ricciardo se ha convertido en un torbellino de sensaciones desde el verano de 2018, cuando el piloto australiano decidió rechazar la renovación que Red Bull Racing le ofrecía para firmar el contrato de su vida con Renault.

    La apuesta fue muy atrevida y pocos entendieron que quisiera arriesgarse a perder la posibilidad de seguir ganando carreras con un equipo que siempre se ha mantenido en la cima para jugársela con uno que, si bien estaba en ascenso, seguía demasiado lejos de la cabeza.

    No a McLaren

    En aquel verano de 2018, varios fueron los equipos que tentaron a Daniel Ricciardo, que en última instancia debía decidirse por uno de estos tres: Red Bull, Renault y McLaren. Fernando Alonso ya había comunicado que abandonaba la Fórmula 1 y Zak Brown buscaba un sustituto de garantías para el español.

    Daniel Ricciardo fue el elegido, pero este no terminó de estar convencido. «Nos reunimos un par de veces, somos unos grandes admiradores de Daniel», comentó en su momento Zak Brown, CEO de McLaren. «Creo que es un tipo genial, un gran piloto de carreras. Sólo Daniel sabe lo cerca que estuvimos de ficharle. Si hubiéramos dispuesto de un rendimiento mejor, creo que habrían aumentado nuestras posibilidades».

    «Sabía que no iría ni a Mercedes ni a Ferrari, no iba a ocurrir; todo estaba entre Red Bull, McLaren y Renault»

    Efectivamente, el principal escollo entre Ricciardo y McLaren fue el rendimiento del equipo, pues mientras Renault dominaba el grupo intermedio en aquella temporada 2018, McLaren sufría lo indecible con un coche fallido. Y eso, después de tres temporadas aciagas con Honda.

    «En ese momento sabía que no iría ni a Mercedes ni a Ferrari, no iba a ocurrir; realmente sabía que todo estaba entre Red Bull, McLaren y Renault», admitió el propio Daniel Ricciardo en invierno de 2019. «Tuve un par de reuniones con McLaren y pensé que realmente eran gente genial. Decididamente me gusta mucho su plantilla; no es que no me guste la de Red Bull o cualquier otra, sino que tuve una sensación realmente positiva de ellos».

    Pero el australiano no se dejó llevar por las sensaciones e hizo caso a la cabeza, pensando que McLaren seguía muy lejos de convertirse en un equipo con futuro. «Obviamente ellos lo admitían, no estaban donde querían estar todavía, y probablemente parecía un poco demasiado optimista fichar por ellos en ese momento, así que eso más o menos les eliminó», añadió.

    Renault es el futuro

    Finalmente, Ricciardo se decidió por Renault, que además le ofrecía un contrato por dos temporadas a razón de más de 20 millones de euros anuales. Sabía que necesitaba un cambio de aires tras toda una vida en Red Bull y el equipo francés parecía la mejor opción disponible, además de un proyecto de futuro. No hubo química, pero los hechos parecían señalar en esa dirección.

    «Con Renault, más o menos hablaba un poco, y con el tiempo me convenció, fue como: “De acuerdo, es un equipo oficial, el progreso que han llevado es bueno, son dos años de contrato y es una oferta sólida”. Parecía lo apropiado, así que pensé: “¿Sabes qué? Esta es”. Llegué también al punto de sentir que simplemente necesitaba un cambio, romper con la rutina en realidad».

    En 2019, Renault no pudo contener el empuje de McLaren.

    Aunque muchos no entendieron que cambiara Red Bull por Renault, sí entraba dentro de lo lógico preferir al equipo francés que a McLaren. Además, Cyril Abiteboul había echado el resto para convencerle, especialmente a nivel económico. «De haber sido una decisión puramente personal, McLaren habría sido tan atractiva como cualquier otra opción, pero aún faltaba un gran aumento de rendimiento», apuntó el piloto.

    «La presentación y todo lo que Renault me ofreció parecía prometedor. Todos sabemos que aún tienen trabajo por hacer con el chasis y el motor, pero lo que me han enseñado, lo que han hecho en los dos últimos años, cuando lo ponen sobre el papel todo tiene sentido, y su trayectoria parece realista. Sencillamente me pareció que podía funcionar», explicó Ricciardo tras confirmarse su fichaje.

    Un primer amor que revive

    La temporada 2019 arrancó y pronto quedó claro que la apuesta ganadora habría sido la de McLaren, que tras la negativa de Ricciardo apostó por Carlos Sainz. El español aprovechó al máximo las oportunidades que un excelente MCL34 le ofrecía, finalizando sexto en el campeonato de pilotos y llevando a McLaren a la cuarta posición del campeonato de constructores, en el que batió a Renault con autoridad.

    «Los McLaren son la clara referencia en este momento, tienen el tipo de coche que buscamos», reconoció Daniel Ricciardo el verano pasado. «Pueden rodar con más carga aerodinámica y de forma más eficiente, además pierden menos en las rectas. Parece que nosotros, cuando rodamos con más carga aerodinámica, no podemos usarla bien. Son muy rápidos ahora mismo», recalcó Ricciardo.

    «Por una parte estoy contento de que lideren la zona media, creo que eso nos va a obligar a sacar más de nosotros mismos, pero no me gusta que me superen. No obstante, creo que esto nos va a llevar a un nivel superior, ese es nuestro objetivo ahora, necesitamos encontrar una forma de alcanzarlos», dijo el australiano.

    Pero eso no ocurrió y, cuando Ferrari comenzó a negociar con Carlos Sainz, Zak Brown volvió a contactar con Daniel Ricciardo, que llevaba meses expresando claramente su frustración con Renault. Esta vez sí, la buena sintonía entre ambas partes venía acompañada de un rendimiento prometedor, incluso más que el de Renault en 2018.

    «Las conversaciones con McLaren se remontan a incluso antes, a 2018, y continuaron con el paso del tiempo»

    «Supongo que ninguna decisión es de blanco o negro, y lo cierto es que no puedo darte una respuesta blanca o negra», admitió recientemente Ricciardo. «No hubo ningún momento en el que se encendiera una bombilla y dijera… “Sí, eso es lo que necesito hacer”. Del mismo modo, no hubo nada que viera en McLaren ni tampoco dejó de haber algo en Renault que me precipitase el momento de “tengo que seguir adelante”. Las conversaciones con McLaren se remontan a incluso antes, a 2018, y continuaron con el paso del tiempo. Obviamente no es una decisión que se tome de la noche a la mañana, imagino que tampoco es justo comparar a los dos».

    Sea como fuere, Daniel Ricciardo pasó de ser piloto de Red Bull Racing en 2018 a liderar Renault en 2019. Y ahora se dirige a McLaren, su verdadero amor, en 2021. El proyecto francés, que tanto apostó por tener al sonriente australiano como líder en la pista, se queda cojo y ahora busca a un nuevo referente. ¿Será esta la decisión correcta? El tiempo lo dirá.

    Fotos: Renault Sport