¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sainz aplaude la resiliencia de Ferrari: «Su capacidad de reacción es impresionante»

    El #55 llega a Hungría con ganas de irse satisfecho de vacaciones.Scuderia Ferrari

    Después de vivir un buen arranque en su andadura junto a Ferrari, con el podio de Mónaco aún en la memoria, Sainz alaba el esfuerzo que han puesto los comandados por Mattia Binotto de cara a solucionar su mayor debilidad.

    Al igual que Sergio Pérez, Daniel Ricciardo, Sebastian Vettel, Yuki Tsunoda o Fernando Alonso, sin olvidar a la dupla de Haas, Carlos Sainz es uno de los pilotos de la parrilla de Fórmula 1 que se ha embarcado en un nuevo desafío al abordar la temporada 2021 con un nuevo equipo.

    Dos años y medio junto a la renombrada Toro Rosso, su paso por Renault y el posterior salto a McLaren han hecho del #55 un talento reconocido por el paddock de la categoría reina del automovilismo, un talento que el madrileño considera que demostró desde el principio junto a Ferrari.

    Sainz se ha impregnado de la cultura de trabajo de Ferrari para ser uno más en la escudería italiana.

    «Estoy bastante contento, tenía un gran reto por delante. Empecé con confianza, y debo admitir que estoy bastante orgulloso por cómo está yendo todo. La velocidad ha estado ahí desde la primera carrera, algo que me tranquilizó mucho, porque confirmé que podía ser muy rápido de inmediato con este coche», analizó Sainz.

    «Hacerlo todo bien en el fin de semana fue muy complicado para mí al principio; la velocidad estaba ahí, pero casi nunca podía optimizar todo de cara a la clasificación, la estrategia de carrera, la gestión de los neumáticos... He mejorado en todo esto en las últimas carreras, poco a poco estoy consiguiendo ser constante con el rendimiento», prosiguió.

    Bendito calor

    El desastre de Paul Ricard hizo saltar todas las alarmas en una Ferrari que sigue sin solucionar su mayor punto débil: los neumáticos. «Si hace calor como en Silverstone o Austria, creo que podremos estar más relajados. Cada vez que hace frío y el equilibrio del monoplaza se desplaza hacia el eje trasero, nuestros puntos débiles se hacen más evidentes. Este fin de semana las condiciones climatológicas y de la pista no deberían - toco madera - ser un problema», explicó Sainz.

    El GP de Francia supuso un antes y un después para los italianos, puesto que «nos pilló con la guardia bajada» y les obligó a dar la vuelta a la tortilla. «'Vale, tenemos que solucionar esto enfocando el problema rápida y agresivamente'», reflexionó Sainz en voz alta haciendo referencia a las reuniones, los análisis y 3 días intensos de trabajo en los que el simulador también entró en juego.

    «La forma en la que reaccionó el equipo fue impresionante: ver a un equipo tan grande empujar al unísono en la misma dirección, evaluar hipótesis y soluciones... fue una de las sensaciones más impresionantes que he experimentado en mi carrera deportiva. Como piloto no puedo hacer mucho más que dar mi opinión y detalles precisos de cómo va el coche, los ingenieros después se encargan del resto», prosiguió el español.

    Por último, Sainz reconoció que «el Hungaroring me gusta», algo que se ha materializado en pista porque «siempre he estado en los puntos aquí en el pasado» con «monoplazas que han preferido circuitos menos sensibles a la potencia», aspirando en esta ocasión a «irnos de vacaciones con una buena sensación», sin pensar en exceso en la pelea que mantienen con McLaren por el tercer puesto en el campeonato de constructores.

    «Es una lucha que sigue vigente, lo estará hasta el final de la temporada. Estamos muy próximos en cuanto a rendimiento, pero como equipo tenemos prioridades más importantes que batir a McLaren en el 3º puesto en el campeonato de constructores. No estamos obsesionados con pelear con ellos», cerró Sainz.

    Fuente: Motorsport.com