¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sainz y los eSports: «Prefiero invertir mi tiempo en trabajar con el coche»

    Sainz y los eSports: «Prefiero invertir mi tiempo en trabajar con el coche»
    Carlos Sainz, a bordo del Ferrari SF21.
    David Plaza
    David Plaza3 min. lectura

    En los últimos años, muchos han sido los pilotos profesionales que han recurrido a los juegos de simulación para entrenar y pasar el rato. Sin embargo, Carlos Sainz considera que no es útil para ninguna de las dos cosas.

    Lando Norris y Max Verstappen son ávidos consumidores de juegos de simulador, con los que entrenan sus habilidades y disfrutan de su tiempo libre. Algo que es aplicable a muchos pilotos profesionales de diferentes categorías, pero que a pilotos como Carlos Sainz no terminan de enganchar.

    «No soy competidor de simuladores porque ya paso mucho tiempo en el simulador del equipo», afirma el piloto de Ferrari. «Prefiero invertir mi tiempo en trabajar con el coche que conduciré el próximo fin de semana o el próximo año. He estado conduciendo el coche de 2022 en el simulador desde enero para ayudar al equipo a desarrollarlo».

    «Nuestro coche es bueno en curvas lentas. Cuanto más lentas, mejor»

    Aunque herramientas como iRacing o Assetto Corsa, entre otros, han mejorado espectacularmente en los últimos años, Carlos Sainz considera que «Los simuladores para juegos de ordenador no son tan complejos ni tan realistas como los de las fábricas de Fórmula 1».

    «Es por eso que prefiero usar mi tiempo libre en relajarme o reunirme con amigos. He participado en carreras virtuales, especialmente durante el confinamiento, y no se me ha dado tan mal, pero durante la temporada me siento tanto en el simulador que quiero hacer algo diferente fuera de mi vida laboral», reitera.

    El Ferrari SF21

    Ya en un plano más concreto, Carlos Sainz ha hablado de las cualidades del monoplaza de este año, que ya le ha brindado a Ferrari dos poles y tres podios.

    «Nuestro coche es bueno en curvas lentas. Cuanto más lentas, mejor. Por eso fuimos fuertes en Mónaco y Bakú», desvela el madrileño.

    Sin embargo, el motor es aún una debilidad, si bien el avance en relación a 2020 ha sido considerable en este aspecto. «Todavía estamos rezagados en todos los ámbitos en los que el rendimiento del motor es crucial. Estamos trabajando en ello para 2022. Pero ya hemos avanzado mucho en comparación con 2020».

    Desde hace semanas, Ferrari se ha centrado por completo en el desarrollo del monoplaza de 2022, que marcará el inicio de un nuevo reglamento técnico que promete revolucionar la Fórmula 1.

    Fuente: Auto Motor und Sport / Fotos: Scuderia Ferrari