¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Historia Fórmula 1Toro Rosso y Minardi: cantera de pilotos españoles

    Bajo sus dos denominaciones, el equipo radicado en Faenza ha hecho debutar a todos los pilotos españoles que han llegado a la categoría reina en las tres últimas décadas, con la excepción de Pedro de la Rosa. El próximo 15 de marzo será Carlos Sainz quien reciba de la alternativa de la mano de equipo B de Red Bull, nacido de las cenizas de la antigua Minardi.

    El próximo 31 de enero a las 17:00 horas, se presentará el equipo Toro Rosso , con Carlos Sainz hijo como uno de los protagonistas, pues el madrileño debutará en la categoría reina tras años de duro trabajo. Aunque hoy no vamos a hablar de ‘Carletes’, hoy tenemos que poner el foco en la importancia que para el automovilismo español han tenido la escudería Minardi primero y Toro Rosso después, esta última construida sobre lo que era la primera. Algo tiene Faenza, sede histórica del equipo italiano, que atrae tanto pilotos como a patrocinadores de la ‘Piel de toro’.

    Un equipo 100% español

    Esta historia de amor se inicia en 1987, cuando Minardi llega a un acuerdo de patrocinio con Lois, que le exige un piloto español, de manera que Giancarlo Minardi se hace con los servicios de Adrián Campos, que el año anterior había corrido la Fórmula 3000 con escasa fortuna. La escasa eficacia del chasis, unida a las pobres prestaciones del propulsor Motori Moderni, hicieron que el equipo acabase el año sin puntos. De cara a 1988, Minardi incorpora a Luis Pérez-Sala, formando la única dupla de pilotos patrios que ha visto la categoría reina. Dicha pareja duraría apenas cinco Grandes Premios, tras los cuales Adrián Campos lo dejó alegando desmotivación. Tampoco en Minardi trataron de evitarlo, pues estaban deseosos de hacerse con los servicios del italiano Pierlugi Martini, lo cual siempre hizo sospechar al piloto de Alcira que el propio equipo pudo hacerle la cama. Luis Pérez-Sala obtuvo mejores resultados que Adrián, corriendo de nuevo en 1989 con el equipo italiano y logrando el primer punto de un piloto español en la Fórmula 1 moderna, tras finalizar en sexta posición en el Gran Premio de Inglaterra de 1989, un hito en aquel momento. Para ubicarnos, los últimos puntos de un piloto español los obtuvo Alfonso de Portago en 1957, finalizando segundo en el Gran Premio de Inglaterra en un coche que compartió con Peter Collins. No obstante, Minardi decidió no renovar a Luis. Éste contaba con algunas ofertas, pero ninguna de un equipo de garantías, por lo que decidió dejar la Fórmula 1.

    Llegan Gené y Alonso

    Avanzados los años, Marc Gené consiguió un volante en la escuadra de Faenza para 1999, tras pasar con nota el test al que había accedido como premio a su título en la Fórmula Open by Nissan, proceso que seguiría dos años después Fernando Alonso. En su contratación resultó decisiva la llegada de Telefónica como patrocinador principal, que se mantendría en ese rol los dos años que Gené fue piloto del equipo transalpino. Marc repitió la hazaña de Luis Pérez-Sala, cuando finalizó en sexta posición en el Gran Premio de Alemania del año de su debut. Hablamos de hazaña ya que el equipo llevaba sin puntuar desde 1995. Apuntemos que los siguientes puntos los logró Mark Webber en su debut, el GP de Australia de 2002. Al año siguiente no lograría puntuar, dejando Minardi para ser piloto reserva de Williams.

    A continuación, en 2001, le llegaría el turno a Fernando Alonso, que correría en Minardi cedido por Flavio Briatore, que ya lo había atado para Renault, pero quería que el asturiano se foguease antes en un equipo más pequeño. El piloto asturiano no pudo puntuar, aunque protagonizó carreras absolutamente brillantes, luchando con coches como los Prost, Arrows o Benetton, lo que hizo que se fijara en él toda la parrilla, incluida la Ferrari de Jean Todt. Como muestra un botón, Alonso describió su última carrera con el equipo, el GP de Japón, como la mejor de la temporada; Paul Stoddart, el nuevo dueño del equipo, fue mucho más allá y habló de “53 vueltas a ritmo de clasificación”, expresión reservada en aquellos años a las carreras de Michael Schumacher.

    En manos de Red Bull

    Minardi acabaría desapareciendo en el año 2006, cuando fue adquirida por Red Bull para convertirla en su equipo B, renombrándola como Toro Rosso. Pero su idilio con los pilotos españoles ha continuado, ya que fueron los encargados de dar su primera oportunidad a Jaime Alguersuari, que se convirtió el piloto más joven en debutar en Fórmula 1, en el Gran Premio de Hungría de 2009, con sólo 19 años y 125 días, récord que curiosamente va a pulverizar el compañero de equipo de Carlos Sainz, Max Verstappen. Lamentablemente, la relación de Jaime con el equipo italiano acabó de mal en peor, siendo despedido al final de 2012, su mejor temporada, sin demasiadas explicaciones y justo cuando Cepsa se había incorporado como patrocinador al equipo.

    Ahora le ha llegado el turno a Carlos Sainz y, a poco que conserve parte del talento de su padre, le esperan grandes cosas por hacer. El mismísimo Fernando Alonso le considera poco menos que su sucesor. Por lo pronto, el próximo 1 de febrero hará debutar el nuevo monoplaza del equipo, bautizado como STR10, en el circuito de Jerez.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto