¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Zhou y el aterrador relato de su accidente: «No sé cómo sobreviví»

Zhou y el aterrador relato de su accidente: «No sé cómo sobreviví»
Así lucía el rostro de Zhou en Silverstone nada más salir del centro médico.Alfa Romeo
Juan Muñoz
Juan Muñoz6 min. lectura

A pesar de haber salido ileso del terrible accidente que sufriera Guanyu Zhou en apenas su décimo gran premio de Fórmula 1, el piloto chino de Alfa Romeo desvela los detalles de lo que supuso para él una experiencia inolvidable.

Que el Halo ya ha demostrado en varias ocasiones la seguridad que aporta es un hecho: desde casos atroces como el incendio del monoplaza de Romain Grosjean en su última carrera en Fórmula 1, uno de los mayores detractores de este elemento, hasta los dos más recientes acontecidos en el fin de semana del Gran Premio de Gran Bretaña.

Mientras que en Fórmula 2 Roy Nissany libró un impacto frontal contra el monoplaza de Dennis Hauger, en el que de no contar con el Halo las consecuencias habrían sido mucho más severas, quizás incluso catastróficas, en Fórmula 1 fue el turno de Guanyu Zhou de poner a prueba este nuevo aditamento de seguridad que tanta polémica ha suscitado en el pasado reciente.

Envuelto en un grave accidente, derivado de un 'sándwich' del que George Russell sale directo hacia él, catapultándole inmediatamente y casi haciendo que su casco impacte contra el asfalto, el piloto chino de Alfa Romeo vivió unos momentos de angustia.

Historia sin precedentes

«Una vez que volqué, lo primero que intenté fue soltar la mano del volante», desveló Zhou, comenzando a relatar una serie de sucesos que sólo él experimentó de primera mano. «Nunca se sabe, puedes partirte la mano muy fácilmente con un choque así; además, mientras rodaba por el suelo, sabía que me iba a enfrentar a un impacto enorme, porque el coche no se detenía».

«Y sí, intenté quedarme en la posición más segura posible, esperando el impacto final: manteniendo la mano hacia atrás, pero razonablemente tensa para que no saliera volando en ese último impacto», agregó.

«Una vez que estaba básicamente parado, no sabía dónde estaba, porque estaba boca abajo. Había un líquido cayendo, no estaba seguro de si era de mi cuerpo o del coche», asestó Zhou, dando forma a un relato devastador.

Con el espacio temporal fuera de su control, puesto que él mismo asegura que «no me di cuenta hasta que vi las fotos» que había quedado enclaustrado entre la valla y la pila de neumáticos, Zhou se tomó el lunes de 'descanso' para recomponerse antes de regresar el martes a su rutina habitual en el gimnasio.

«Intenté apagar el motor, que seguía encendido. Sabía que, si el coche hubiese empezado a arder, salir iba a ser muy difícil, así que apagué el motor y todo fue bien. Me deslicé un poco hacia fuera para, al menos, tener mi pierna y mis pies fuera de la parte superior del asiento, y así fueron capaces de sacarme. Pensé que estaría al lado de las barreras, pero en realidad estaba entre la barrera y la valla, y no sé cómo sobreviví; echando la vista atrás, obviamente, el halo me salvó», prosiguió.

Investigación en marcha

Tras lo ocurrido, la FIA ha iniciado una profunda investigación para tratar de averiguar por qué el sistema antivuelco no jugó su papel en el accidente. «Dicen que todavía se está investigando, pero el primer impacto fue mucho más duro de lo que se experimenta en las pruebas de seguridad; fue unas cuantas veces más fuerte de las cifras con las que hacemos las pruebas», reveló.

«Eso probablemente causara que se soltara de inmediato. Tengo curiosidad por el futuro, ¿podemos cambiar algo de las barreras para que un piloto no se quede atascado?», continuó reflexionando en voz alta.

«Tengo curiosidad por el futuro, ¿podemos cambiar algo de las barreras para que un piloto no se quede atascado?»

El pequeño alerón que alberga su casco habitualmente en la parte trasera del mismo acabó roto, con algunos arañazos visibles en el resto de éste que no llegaron a más, algo que no provocó ninguna reacción negativa en Zhou al ver repetido el accidente... ¡incluso llegó a preguntar si su asiento estaba bien para la siguiente carrera por lo cómodo que es!

«El domingo ya vi la carrera, y he hablado con el equipo durante toda la semana, sobre el primer impacto y el lugar donde aterricé. Me alegra que haya carrera también este fin de semana, porque si tuviéramos ahora el parón veraniego sería terrible: estarías pensando en ello, repitiendo el accidente en tu mente una y otra vez... aunque intentes evitarlo, de alguna manera vuelve de algún modo. Es bueno volver a competir tan pronto», concluyó Zhou.

Fuente: The Race