¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Energy Dome presenta la revolucionaria batería de CO2 que almacena energía renovable

    Energy Dome presenta la revolucionaria batería de CO2 que almacena energía renovable
    El Energy Dome de Cerdeña, la primera batería de CO2 del mundo.
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    Son muchas las innovaciones relacionadas con las energías renovables, pues no en vano la descarbonización del planeta se ha convertido en una prioridad. Pero algunos parecen especialmente interesantes y es el caso de la primera batería de CO2 del mundo.

    Las energías renovables, especialmente la solar y la eólica, se expanden a gran velocidad y se están colocando como principal alternativa a las fuentes de energía tradicionales basadas en la explotación de combustibles fósiles.

    Pero aún quedan retos por delante y seguramente el principal es conseguir una generación estable y constante de energía. Algo que, por razones obvias, la energía solar y eólica aún deben conseguir.

    Son varios los proyectos que buscan esto. Un ejemplo de ello son los paneles solares nocturnos o las baterías redox escalables, pero casi todos ellos necesitan aún mucho desarrollo o siguen siendo complejos de aplicar a gran escala.

    La batería de CO₂

    Quizá no sea el caso de este nuevo invento presentado por Energy Dome, una compañía italiana que ha creado una batería que se sirve del dióxido de carbono (CO₂) para almacenar y generar energía renovable en la red eléctrica.

    Energy Dome señala que esta batería se puede utilizar con energía solar y eólica indistintamente y en cualquier parte del mundo, para lo cual lo único que hace falta es acero, agua y CO₂. Las operaciones de la empresa comenzaron en 2020 en Cerdeña, pasando de un proyecto experimental a una prueba completa de varios megavatios en poco más de dos años.

    El Sistema de Energy Dome es escalable y adaptable a diversas necesidades.

    De hecho, la compañía ya ha suscrito varios acuerdos comerciales, incluido uno con A2A, la empresa italiana de servicios públicos, para construir la primera instalación de 20 MW. También se han firmado acuerdos con Ansaldo Energy para la construcción de almacenamiento de larga duración en Italia, Alemania, Medio Oriente y África. El respaldo financiero corre a cargo de la firma europea de capital riesgo de tecnología profunda 360 Capital, Barclays, Novum Capital Partners y Third Derivative.

    Cómo funciona la batería de CO₂

    La batería de Energy Dome se basa en el principio de que el dióxido de carbono es un gas con capacidad de convertirse en líquido bajo presión a temperatura ambiente.

    Tal y como explica el fundador de Energy Dome, Claudio Spadacini, «para cargar la batería, tomamos CO₂ a temperatura y presión cercanas a la atmosférica y lo comprimimos. El calor que se genera durante la compresión es almacenado y, cuando intercambiamos la energía térmica con la atmósfera, el gas CO₂ se vuelve líquido».

    Así funciona la batería de dióxido de carbono de Energy Dome.

    Para generar y distribuir electricidad, el CO₂ líquido es calentado, de modo que vuelve a convertirse en un gas que alimenta una turbina, que es la encargada de generar energía.

    Según Spadacini, «el gas siempre está contenido y todo el sistema está sellado y no utilizamos materiales exóticos. La tecnología utiliza acero, CO₂ y agua».

    Esto quiere decir que no hay dependencia de materiales de tierras raras como el cobalto o el litio utilizado en las baterías convencionales. «Esto hace que nuestra tecnología sea geopolíticamente independiente. Se puede producir en todas partes y se puede utilizar en todas partes», concluye.

    Fuente: Energy Dome / Fotos: Energy Dome