¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tengo placas solares, ¿seguiré teniendo luz durante un apagón?

    Tengo placas solares, ¿seguiré teniendo luz durante un apagón?
    Las placas solares conectadas a la red no pueden funcionar sin un sistema específico para ello.
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Muchas personas tienen la duda de si durante un corte de electricidad podrán seguir teniendo luz al disponer de paneles solares. Lo cierto es que esto no es posible en todos los casos, así que vamos a aclarar esta duda.

    Las instalaciones fotovoltaicas generan energía que posteriormente es utilizada para suministrar electricidad a la edificación en la que están instaladas.

    Por tanto, sería lógico pensar que, si se produce un apagón o corte de electricidad en la red general, las viviendas que disfrutan de estos paneles solares no sufrirán las consecuencias y seguirán funcionando con normalidad.

    La realidad es otra, pues hay diferentes tipos de instalaciones fotovoltaicas y no todas admiten un suministro de energía durante un corte de luz desde la red general. Vamos a ver cuáles son.

    El sistema híbrido dispone de una instalación fotovoltaica conectada a la red y de baterías de respaldo

    Paneles solares conectados a la red (on grid)

    Como seguro que sabrás, cuando se realiza una instalación fotovoltaica existe la posibilidad de conectarla a la red eléctrica general o mantenerla completamente aislada.

    El caso más habitual es el primero, el que engloba a las instalaciones de autoconsumo mayoritarias en España. Esto significa que, si bien los paneles solares producen energía que se utiliza para suministrar electricidad a la vivienda, cuando la demanda es superior a la producción (por la noche, en días nublados o en picos de consumo), el usuario recibe electricidad de la red para poder satisfacer sus necesidades.

    Los inversores de las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red eléctrica se apagan cuando hay un corte de luz.

    En este caso, cuando se produce un corte de electricidad en la red, también se produce en la instalación fotovoltaica. Esto es debido a que, por ley, el inversor debe apagarse para evitar un vertido de electricidad a la red que ponga en peligro a los operarios que trabajan en las reparaciones. Cuando la electricidad es restablecida en la red, el inversor vuelve a conectarse y los paneles solares vuelven a producir energía.

    Dicho de otro modo: toda instalación fotovoltaica conectada a la red eléctrica dejará de funcionar en caso de apagón. Por tanto, el apagón también se notará en la vivienda.

    Paneles solares aislados de la red (off-grid)

    El segundo caso es el de una instalación de placas solares independiente de la red eléctrica. Esto hace que sea necesario instalar unas baterías para almacenar energía y utilizarla durante la noche o en días poco productivos por las condiciones ambientales.

    Las viviendas en zonas rurales sin red eléctrica utilizan instalaciones fotovoltaicas aisladas con baterías.

    Este tipo de instalaciones fotovoltaicas están totalmente aisladas de la red y, por tanto, nunca van a verse afectadas por apagones o averías, ya que son completamente autónomas gracias a sus baterías.

    Paneles solares conectados a sistema híbrido

    Existe una tercera vía, que en realidad es una combinación de ambas. Se trata del sistema híbrido, que dispone de una instalación fotovoltaica conectada a la red, pero también de baterías de respaldo.

    De este modo, cuando se produce un apagón y el inversor se desconecta, se activa un sistema en isla que consume la energía almacenada en las baterías. Para que este sistema funcione, son necesarios dos inversores o un inversor híbrido. Y la efectividad de este sistema de respaldo dependerá de la capacidad de las baterías.

    Dependiendo de ello, existen sistemas en los que es posible determinar qué conexiones son consideradas prioritarias. Por ejemplo, el frigorífico, el accionador de la puerta del garaje, etc). De ese modo, se prioriza la energía almacenada en la batería para esos servicios críticos que no pueden desconectarse.

    Obviamente, las instalaciones dotadas de baterías son considerablemente más caras que las de autoconsumo sin almacenaje, tanto si son con compensación de excedentes o no. No obstante, cada vez existen más baterías estacionarias a precios competitivos que comienzan a facilitar la instalación de las mismas para uso residencial.

    Fotos: Pixabay