¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    5 Bugatti históricos decorados en negro y amarillo

    5 Bugatti históricos decorados en negro y amarillo
    13
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Los más entendidos en Bugatti saben que la combinación de negro y amarillo fue la preferida del fundador de la marca, Ettore Bugatti, y que sirvió de inspiración para diferentes encargos a fábrica. Conozcamos la historia de cinco ejemplares con esta combinación cromática.

    Bugatti es una marca del Grupo Volkswagen desde 1998. Hace tiempo que no es una marca familiar, pero se tratan de mantener las ideas y el espíritu de la familia homónima aunque no tengan relación con Volkswagen. La combinación negro/amarillo se ha visto en ejemplares modernos como el Veyron Grand Sport Vitesse o el Chiron Pur Sport, además de en los taxis de Barcelona.

    A continuación vamos a ver brevemente la historia de algunos ejemplares con esta combinación icónica. Unos cuantos pertenecen a la colección Schlumpf, la colección de Bugatti más grande del mundo, que se encuentra en el Museo Nacional del Automóvil en Mulhouse (Francia). En su exposición hay 400 coches, de los cuales 135 son Bugatti.

    Bugatti Type 41 Royale

    Este modelo hizo aparició en 1927 como un coche destinado únicamente a los bolsillos más profundos de su época. La intención de Ettore era construir 25 coches y 30 motores de ocho cilindros en línea y 12,7 litros. A Bugatti le costó encontrar compradores para un coche tan caro (150.000 francos de la época sin carrozar), en 1934 solo se habían conseguido vender cuatro. Ettore Bugatti tuvo un Type 41 Royale para él, pintado en negro y amarillo, en carrocería Double Berline de Voyage.

    Era un coche más grande, pesado y exclusivo que el coetáneo Rolls-Royce Phantom VII: medía 6,4 metros de largo, pesaba más de 3 toneladas, y su batalla era de 4,3 metros. Su motor daba entre 200 y 300 CV, según a quién preguntemos. De los siete que se acabaron produciendo han sobrevivido seis. En el Museo de Mulhouse tienen dos de ellos. Los motores sobrantes se emplearon en ferrocariles hasta los años 50.

    Bugatti Type 40 Roadster

    Este modelo se produjo antes, entre 1926 y 1930, con el mismo motor del Type 37. Se trataba de un cuatro cilindros de 1,5 litros (y no había downsizing en esa época) y 12 válvulas que erogaba 60 CV. Un modelo más raro es el Type 40A, que empleaba un motor de 1,6 litros, pero solo hubo 40 ejemplares. Dentro de la gama era un modelo «asequible».

    En total, se cuentan entre 830 y 1.000 ejemplares, sumando carrocerías tourer y roadster. Uno de ellos fue este roadster, encargado con la misma combinación de colores del Type 41 Royale de Ettore Bugatti. Las llantas de ocho radios dejan muy a la vista sus frenos de tambos, un detalle poco habitual por entonces.

    Bugatti Type 44

    Fue un modelo muy vendido, dentro de lo que se estilaba en la gama de coches de lujo de Bugatti, con más de un millar de ejemplares. Se produjo entre finales de 1927 y 1930. Este ya iba mejor motorizado, con un motor de 3 litros derivado del Type 43. Muchos tuvieron carrocería tourer. La unidad de la derecha es de alrededor de 1930.

    Esta unidad posa con el Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse «1 of 1», que emplea el amarillo como color de contraste sobre el negro en el marco de la parrilla, aletas, montantes del parabrisas, logotipos EB y con el interior a juego. Este Veyron se entregó a un cliente de Singapur en 2014 de la mano del presidente de Bugatti, Wolfgang Dürheimer.

    Bugatti Type 55

    Derivó del Type 51 de carreras y esta carrocería que vemos fue un diseño de Jean Bugatti, hijo de Ettore, que se puso a 16 coches. El Bugatti Type 55 tenía un motor de 2,3 litros y ocho cilindros en línea ayudado por un sobrealimentador Roots. Daba unos más que reseñables 130 CV y se produjeron menos de 40 unidades entre 1931 y 1935. Varios ejemplares tienen esta combinación de colores.

    Un coche como este, pintado en negro y azul, alcanzó una valoración de 10,4 millones de dólares en la subasta de Pebble Beach de 2016. Teniendo en cuenta que tiene la caja de cambios del Type 49 con engranajes rectos, conducirlo tiene que ser toda una experiencia. Las llantas son las mismas que en el Type 40 antes comentado.

    Bugatti Type 57 Grand Raid Roadster Usine

    La producción del Type 57 fue relativamente longeva, desde 1934 a 1940, y el ejemplar que vemos es un Grand Raid Roadster Usine. De todas las versiones del Type 57 hay una especialmente icónica y astronómicamente cara, el 57 SC Atlantic Coupé. Los modelos básicos estaban posicionados en precio por debajo de los Delahaye.

    Jean Bugatti murió en un Type 57 en 1939, justo antes de la guerra, siendo sobrevivido por su padre hasta 1947

    Los motores también eran de ocho cilindros en línea, en este caso de 3,3 litros, con potencias entre 135 y 250 CV, según lo apretados que saliesen de fábrica, con velocidades máximas entre 153 y 200 km/h. Después de la guerra, la firma Bugatti intentó volverlo a vender como Bugatti 101, pero fue un fracaso total de ventas.

    5 Bugatti históricos decorados en negro y amarillo