A un mes del "Brexit" todo está en el aire

El 29 de marzo es la fecha prevista para que el Reino Unido abandone la Unión Europea. No hay acuerdo entre sus políticos de la forma de hacerlo, de hecho, pueden ni siquiera hacerlo. La segunda semana de marzo será clave.

Donald Tusk (presidente del Consejo Europeo) y Theresa May (primera ministra del Reino Unido) en una reunión en diciembre de 2018 - Fotografía: @10downingstreet

Después de dos años de negociaciones, desde que ganase el "sí" a abandonar la Unión Europea en un referéndum en junio de 2016, los negociadores del país lograron un acuerdo con la Unión Europea para abandonarla. Dicho acuerdo debía ser ratificado por el Parlamento de Londres, pero no fue así.

El partido conservador o tory, en el Gobierno, tiene divisiones internas sobre la forma de abandonar la UE, si a las bravas ("hard brexit", sin acuerdo) o con acuerdo ("soft brexit"). La líder del partido, Theresa May, también primera ministra, no cuenta con la unanimidad de los suyos.

El 12 de marzo los "comunes" deben votar de nuevo el acuerdo alcanzado con la UE, que no va a ser más ventajoso del que ya hay. En el caso de perder la votación, algo que Theresa May daría por seguro, habrá otra votación al día siguiente para decidir si se abandona la UE sin un acuerdo. ¿Y si tampoco deciden la salida?

Eso nos lleva a recuperar escenarios antes descartados. Si se vota "no" al acuerdo con la UE, y "no" a abandonar la UE sin acuerdo, solo queda un camino: pedir la extensión del artículo 50 del Tratado de la UE, para permanecer dentro del bloque un mínimo de seis meses más. Eso obligaría al país a participar en las elecciones europeas.

Por otro lado, el líder de la oposición Jeremy Corbyn, del partido laborista, ya se muestra abierto a realizar un segundo referéndum en el que podrían cambiar las tornas. Ahora los británicos están mucho mejor informados de lo que se están jugando y de las múltiples mentiras que esgrimieron los euroescépticos hasta 2016.

Todas las opciones vuelven a estar abiertas, incluso un segundo referéndum

Este periodista teoriza que, de extenderse la fecha del "Brexit" y las elecciones europeas muestren un apoyo sólido a fuerzas amigas con Europa, habría munición para pedir un segundo referéndum. Si saliese entonces el "Bremain", que es permanecer en la UE, esta locura quedaría detinida finalmente.

Ahora mismo el Honda Civic se produce en el Reino Unido con exclusividad mundial

Comentarios de política aparte, veamos qué implica todo esto para los fabricantes. La industria se está preparando para el "hard brexit" ante la tremenda ambigüedad de los políticos británicos y la falta de garantías que están dando al sector. Se cuenta con el caos logístico y arancelario a partir del 29 de marzo.

De momento el único fabricante que va a echar el cerrojo a una de sus plantas es Honda, que anunció el fin de Swindon para dentro de dos años, y los motivos anunciados son más que el "Brexit". A quien le interese, dejamos colgado un análisis hace días sobre el motivo del primer cierre de una fábrica de Honda desde la Segunda Guerra Mundial.

Los planes de contingencia constan de paradas programadas en las fábricas, aumentar el suministro local de componentes -como ha hecho Aston Martin-, apoyarse más en el transporte por vía aérea aunque sea más caro, elevar la cantidad de existencias para evitar disrupciones y plantearse apretar las tuercas a las fábricas del continente, y eso quien las tiene.

El Reino Unido dejaría de ser competitivo con un aumento del 10% de los aranceles a ambos lados de la frontera y con el inevitable retraso que provocarían las aduanas

Si se aplaza el "Brexit", todas las inversiones realizadas para amortiguar sus efectos pueden acabar como papel mojado, un desperdicio de millones y millones de libras. Es decir, habiendo seis meses más de fronteras abiertas y sin aduanas, serán inútiles todos los esfuerzos logísticos de refuerzo. Además, seis meses son insuficientes para lograr una cadena de suministros totalmente británica.

Sin duda para los fabricantes el escenario más favorable es que se vote "no" el 12 y "no" el 13, se retrase el "Brexit" a otoño, y antes de esa fecha un segundo referéndum ponga las cosas en su sitio. Perderán el dinero empleado en amortiguar los efectos del "Brexit", inversión que habría tenido que hacerse igual, y que de no haberse hecho, las pérdidas serían mucho más grandes.

¿Y si se vota una salida sin acuerdo?

En un Reino Unido fuera de la UE la exportación de sus fábricas caerá, los precios de casi todos los coches subirán, el mercado interno se contraerá, se retrasará la entrega de vehículos nuevos y piezas, y más de una fábrica cerrará. Ellesmere Port está en la picota, PSA podría cerrarla en 2023, cuando llegue el nuevo Astra, y se podrá mandar ya toda la producción a Polonia.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto