¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los clientes de Alpina dan la espalda a los coches eléctricos en una encuesta

    Los clientes de Alpina dan la espalda a los coches eléctricos en una encuesta
    BMW i4 M50, la primera berlina eléctrica de la firma con el sello de BMW MBMW
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    La electrificación total es una realidad. La gran mayoría de los fabricantes europeos se encuentra inmersos en el desarrollo de una nueva generación de coches eléctricos, y apartándose de la combustión tradicional. Una estrategia que los de Alpina, el preparador alemán, ya está empezando a mover preguntando a sus clientes, con una gran sorpresa.

    Los grandes fabricantes europeos están pisando el acelerador en el desarrollo de coches eléctricos. La Unión Europea ha propuesto ya 2035 como el año en el que todas las marcas abandonarán la combustión, y deberán disponer de una completa gama de coches de cero emisiones si quieren mantenerse en el mercado. Lo contrario supone desaparecer, ya que no se podrán matricular coches de gasolina, diésel o híbridos en cualquiera de las posibles tecnologías.

    Una estrategia que obliga también a los preparadores a adaptarse o morir. Los de Alpina, especializados en los modelos de BMW, entre otros, han preguntado a sus clientes qué opinan de los coches eléctricos. De ello depende, en gran medida, su supervivencia en el mercado. Andreas Bovensiepen, el máximo responsable de la firma de Buchloe, apunta que «la dinámica del mercado no está preparada para sus clientes». El jefe del especialista en tuning sobre los modelos de los bávaros tiene más que claro que los híbridos son la única salida.

    Foto Alpina XB7 - exterior
    El Alpina XB7 es un SUV deportivo, y un éxito de ventas para el preparador alemán

    Los clientes de Alpina, en contra de los eléctricos, a día de hoy

    Bovensiepen ha explicado que, como otros fabricantes exclusivos y muy minoritarios en volúmenes de ventas, negocian directamente con la Unión Europea el máximo de emisiones promedio de su flota de modelos, por lo que este valor límite es diferente al de BMW. El preparador lanzó una encuesta entre sus clientes para ver la opinión sobre los híbridos y los eléctricos. El resultado fue más que sorprendente, ya que un elevado porcentaje, que no han señalado, no tienen interés alguno en este tipo de vehículos.

    El mandatario apunta que «los clientes de ALPINA quieren conducir rápido y acelerar con fuerza, especialmente en Alemania; entonces, por supuesto, las autonomías siguen siendo un problema. Nuestros clientes suelen utilizar su ALPINA como su primer vehículo, como un coche de ensueño para diario. Si tuviera que transferir el comportamiento de conducción de un V8 a un BEV, las autonomías probablemente serían de un máximo de 200 kilómetros. Especialmente cuando quiero ir rápido, simplemente no funciona. Por eso nos reprimimos deliberadamente. El mercado aún no está listo para nuestros clientes».

    Andreas Bovensiepen reconoce que, a pesar de que sus recursos son limitados y que sus clientes quieren seguir con la combustión, un híbrido será obligatorio a medio plazo. Es decir, no veremos algo completamente eléctrico en menos de un año, y posiblemente tampoco en un plazo considerablemente más lejano. Lo que sí admite es que estudiarán la demanda de los nuevos BMW i4 M50 y el iX3. Dependiendo de las ventas de los de Múnich, quizás muevan pieza con estos modelos.

    Fuente: BimmerToday