¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Amelia Island 2017: Lo mejor de las subastas de esta edición

    Amelia Island 2017: Lo mejor de las subastas de esta edición
    11
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera

    El Amelia Island Concours d´Elegance viene acompañado de varias de las subastas más lujosas del planeta. En esta edición 2017 las casas principales no defraudaron y sus exclusivos e impresionantes listados lograron alcanzar cifras millonarias. Os resumimos lo más destacado.

    Porsche 911 Carrera RS 3.0 de 1974, vendido por 1.37 millones..

    La pasada semana todos los focos apuntaron a Amelia Island, en Florida, donde como cada año se celebraba uno de los concursos de elegancia de más prestigio del calendario. Sobre el césped del Club de Golf de Amelia Island, anexo al Ritz-Carlton, se dieron cita más de 300 vehículos, entre clásicos, prototipos y los más exclusivos y novedosos modelos, como el reciente McLaren 720S, que hizo allí su debut norteamericano.

    Junto a la celebración del concurso también se encontraba otra de las grandes atracciones del fin de semana, las subastas que siempre acompañan a este evento, de las casas más prestigiosas del mundo. Aunque solo una pertenecía oficialmente al evento, la organizada por RM Sotheby´s. Sin embargo, eso no impedía que varias casas celebraran multitudinarias y llamativas subastas con unos impresionantes listados, plagados de deportivos y coleccionables.

    El carácter clásico de esta cita propiciaba que los listados de subastas estuvieran repletos de modelos de la primera mitad del siglo XX, de marcas tan míticas como Talbot-Lago, Rolls-Royce, Bugatti o Cord. Amelia Island es territorio solo para expertos y en los Estados Unidos abundan las colecciones de modelos de esa época.

    Muy raro de ver, Rolls-Royce Silver Cloud station wagon 1959.

    Entre los cientos de modelos ofertados en las 4 subastas principales podemos destacar un gran número de ellos, como los numerosos Rolls de RM Sotheby´s, donde también encontrábamos dos raros Fiat, un inmaculado 8V Supersonic by Ghia de 1953 (1.37 millones) y un Fiat-Stanguellini 1200 Spider America by Bertone de 1957 (275.000 dólares). También podíamos encontrar un Porsche 911 Carrera RS 3.0 de 1974 (1.37 millones), una variante muy rara de ver a la venta, mucho más que el icónico 911 Carrera RS 2.7 Lightweight “cola de pato” de 1973 (869.000 dólares).

    Entre las piezas más destacadas de esta subasta encontramos el mediático Ferrari F50 perteneciente a Myke Tyson, que logró alcanzar los 2.64 millones de dólares, gracias a su historial y estado, ya que cuenta con u kilometraje ridículo para su edad. La pieza favorita de esta subasta no logró encontrar comprador, no se alcanzó su elevado precio de reserva, un Ferrari 250 GT SWB berlinetta Scaglietti de 1961, por el que pedían más de 9 millones de dólares.

    La casa Hollywood Wheel disponía de numerosos lotes de la firma Porsche, con páginas completas de modelos de la marca alemana, pero la pieza más rara de su listado se correspondía a un Lola T160 de 1968 convertido a T70 mkIII B. Este fue entregado originalmente al equipo de John Surtees y actualmente es un clásico muy conocido, aparece en la propia web de Lola y ha sido merecedor de varios premios en la última década.

    Arnolt Bristol Prototype Bertone de 1954.

    Otro de los más llamativos, pero no por ello de los más caros, fue un Arnolt Bristol Prototype Roadster de 1954 carrozado por Bertone. Este espectacular deportivo abierto es único en su clase y lograba un precio de 324.500 dólares en el evento de Bonhams. Esta subasta también contó con grandes cantidades de modelos de principios del siglo pasado, además de algunas pequeñas joyas, como un modelo infantil inspirado en el Maserati Birdcage, de tan buena realización que engaña a simple vista en las imágenes, o un carro de combate Daimler.

    La subasta más llamativa no era otra que la de Gooding and Company, quizás porque era la que contaba con lotes más actuales. Entre los que podemos destacar varios ejemplares: Porsche 924 GTR 1981 (220.000 dólares); Lancia Aurelia B24S Spider America 1955 (1.3 millones); Porsche 934/5 de 1977 (1.37 millones); Aston Martin DB mkII de 1949 vehículo personal del propio David Brown (1.54 millones); McLaren M1B de 1966 (no se vendió); BMW M3 Lightweight 1995 (145.750 dólares) y un Mazda 767B gemelo del que ganó Le Mans (1.75 millones).

    Aunque los modelos que más brillaron en esta subasta fueron los McLaren P1 y dos Porsche muy especiales. El ejemplar británico logró alcanzar el precio más alto alcanzado por el modelo mientras que los Porsche eran algunas de las versiones más raras de la marca.

    McLaren P1.

    Por un lado encontramos un Porsche 911 GT1 Strassenversion de 1998 (la imagen del encabezado) que alcanzó la impresionante cifra de 5.665.000 dólares, pulverizando los precios anteriores del modelo. Y por otro lado encontramos un Porsche 964 Turbo S Leichtbau de 1993, un ejemplar en un estado magnífico, no en vano cuenta con un kilometraje ridículo (2.250 kms) y es uno de los 86 ejemplares fabricados, solo 67 de ellos con el volante a la izquierda. Su precio final fue de unos espectaculares 1.54 millones.

    Top ten

    Nota: Todos los precios están expresados en dólares estadounidenses.

    Como podemos ver en la tabla adjunta, los resultados los encabeza un Bugatti Type 57S Cabriolet by Vanvooren de 1937, con unos espectaculares 7.7 millones. La gran mayoría de los ejemplares pertenecen al listado de RM Sotheby’s, y solo uno pertenece a la subasta de Bonhams.

    Amelia Island 2017: Lo mejor de las subastas de esta edición