¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Amelia Island 2018: lo mejor y más caro del evento de clásicos de Florida

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera6 min. lectura

    Como era de esperar, la edición 2018 de la cita de Amelia Island no defraudó. Tanto sobre el césped del club de golf como en el estrado de las exclusivas subastas que allí tuvieron lugar, pudimos ver innumerables joyas sobra 4 ruedas.

    La edición 2018 de Amelia Island no defraudó.

    El pasado fin de semana tuvo lugar una de las citas anuales más señaladas del calendario de grandes eventos de vehículos clásicos y de colección, el Concours d’Elegance de Amelia Island, que como cada año es una de las citas más importantes de la costa este estadounidense y uno de los principales focos de atención mediática del mundillo.

    Este es el escaparate perfecto para los eventos de las grandes casas de subastas, que reservan algunas de sus mejores piezas para esta fecha, como demuestran los nutridos catálogos de las firmas más prestigiosas, como Gooding & Company, RM Sotheby’s o Bonhams.

    La edición 2018 contó con una agenda muy apretada en la que congregaron multitud de eventos, como la tradicional cena de los Porsche Guardians o los diversos homenajes, que cada año celebran alguna efeméride, marca o personalidad. Este año pudimos ver una completa colección de modelos de competición patrocinados por Martini, una de las libreas de carreras más icónicas y conocidas.

    Shelby Lone Star prototype.

    Sobre el césped del Club de Golf Amelia Island pudimos ver también una gran colección de vehículos customizados clásicos junto a los ya habituales grandes históricos norteamericanos de principios del siglo XX, que destacan sobremanera junto a los pequeños y estilizados deportivos europeos.

    Una de las piezas más esperadas y destacadas del evento de Amelia Island no fue otro que el prototipo único del Shelby Lone Star Cobra III, el proyecto cancelado por Ford que fue desarrollado como sucesor del Shelby Cobra original. Tras su desarrollo, que se llevó a cabo en Inglaterra, fue presentado a Ford, la que se iba a encargar de todas las facturas, pero esta lo rechazó de lleno.

    Esta pieza única pretendía ser el deportivo de calle más prestacional del momento, motivo por el que los responsables de su desarrollo, una compañía inglesa que también colaboró en el proyecto Ford GT40 optó por una configuración similar a la de este último modelo, tomando como base el bastidor del Ford GT40 y creando una suerte de superdeportivo muy extremo, totalmente distinto al Cobra original. Tras ser rechazado el proyecto, solo quedó este prototipo como prueba de su existencia. Tras 10 años de restauración, el Shelby Lone Star ha recuperado el brillo de antaño y ha sido presentado al público por primera vez en Amelia Island.

    Auténticas rarezas.

    Subastas

    Aunque incluso las grandes casas de subastas tienen agendados varios eventos al año, para citas como la de Amelia Island se reservan algunas de sus mejores piezas. No en vano estas son las citas más mediáticas por lo que sus catálogos de lotes son de lo mejor que tienen durante el año.

    Como es habitual, podíamos encontrar cientos de vehículos de colección disponibles entre los lotes de las casas participantes entre los que podíamos encontrar piezas realmente excepcionales. Este año lo más raro del evento se encontraba expuesto en el césped y no a la venta, pero aún así las subastas no defraudaron, llegando a encontrar incluso colecciones al completo a la venta.

    Las dos colecciones más mediáticas que fueron ofertadas en Amelia son bien conocidas por nuestros lectores, la colección Porsche 964 y la colección Porsche de James G. Hascall.

    Colección Porsche 964.

    Los más caros

    Entre la lista de los modelos más caros subastados el pasado fin de semana encontramos una inmensa mayoría de modelos europeos, salvo un modelo estadounidense todos los demás pertenecen a marcas del viejo continente. Y de estos, salvo uno, todos pertenecen a las firmas Porsche o Ferrari. Es decir, salvo un Ford GT40 MkIV Coupé de 1967 y un McLaren P1, todos los demás pertenecían a las firmas italiana y alemana.

    Los tres modelos más caros fueron de la italiana Ferrari, como uno de los merecedores del galardón Best of the Show sobre el césped. Aunque no se llegó a romper ningún récord importante y no se alcanzaron las cifras de las subastas del año pasado, el resultado final de todas las ventas fue bastante impresionante, se vendieron el 68 por ciento de los lotes (un 2 por ciento más que en 2017) y se recaudaron 80.4 millones de dólares.

    Top ten

    *Valores oficiales incluyendo comisión de venta.