Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Este Aston Martin DB4 1961 abandonado será una de las estrellas en Scottsdale

12

Recientemente descubierto en el exterior de la granja de su propietario, donde pasó abandonado cerca de 45 años entre los árboles, este Aston DB4 será ahora subastado.

A pesar del evidente mal estado del modelo, los especialistas de la casa de subastas le estiman un valor de venta que es una auténtica fortuna.

El Aston Martin DB4 entre los árboles.

Algunas historias que podemos encontrarnos en el mundo de los clásicos son bastante increíbles, y en muchos casos parecen desafiar toda lógica y razón. Como en este caso, donde nos encontramos un modelo completamente demacrado, que solo puede ser objeto de una costosa restauración completa, la cual costará a buen seguro una pequeña fortuna, pero que sin embargo será una de las estrellas que estarán a la venta durante el próximo Concours d'Elegance de Arizona.

Este Aston Martin DB4 de 1961 ha tenido una vida bastante dura, puesto que tras un primer propietario, un conocido actor de doblaje de los Estados Unidos, pasó más de 40 años abandonado entre los árboles de la granja del que a la postre sería su último propietario, cuya familia ha puesto a la venta el modelo.

Como es lógico, más de 4 décadas a la intemperie sin ningún tipo de protección han hecho mella en el modelo. Tanto a nivel externo como en su habitáculo, se encuentra completamente destrozado, aunque curiosamente casi entero. Además de contar con todas sus piezas originales, algo que han valorado muchos los especialistas de la casa Worldwide Auctioneers, una casa de subastas especializadas en modelos clásicos.

Sale a la venta en las citas de Scottsdale, Arizona.

Sus estimaciones le apuntan un valor entre los 375.000 y 475.000 dólares, a los que habrá que sumar la costosa reparación y restauración, que fácilmente puede alcanzar esas mismas cifras, puesto que un trabajo de restauración de ese calibre puede llevar desde varios meses hasta unos pocos años, en función de la escasez de componentes necesarios.

El valor de los DB4 actualmente oscila entre los 440.000 dólares de una unidad en buen estado, a los 755.000 de una en estado de concurso. Por lo que el valor de este se nos antoja un poco alto, a pesar de lo mediático de su historia.

La historia de este ejemplar arrancaba en 1962, cuando fue adquirido por su primer propietario, Dallas Williams, un conocido locutor y actor de doblaje estadounidense. Durante esa década, el DB4 perteneció a la familia Williams, y por el registro de propietarios del modelo sabemos que en algún momento recibió un nuevo motor.

El interior también está en mal estado, salvo algunos elementos.

A inicios de la década de los setenta el DB4 fue vendido, pasando a ser propiedad de la familia que ahora lo pone en venta. Según el testimonio de la esposa del propietario, el DB4 ya ocupaba el lugar donde fue encontrado recientemente desde antes de contraer matrimonio, por lo que podemos asumir que ya en esa década el Aston yacía entre los árboles del exterior de la propiedad.

Cuando fue rescatado, se comprobó que contaba con todos sus elementos originales. Desde las molduras y paragolpes cromados, ya ajados por el tiempo transcurrido, hasta las atractivas llantas de radios y neumáticos originales de la época. Salvo un par de elementos menores, como algunas ópticas, cuenta con todo lo necesario para poder iniciar un exhaustivo proceso de restauración completa.

La zona mejor conservada es el salpicadero, donde no solo nos encontramos los diales en buen estado, sino que el volante, de metal y aro de madera, también está en un estado aceptable.

Su valor estimado alcanza y supera el de una unidad en buen estado.

El DB4 nacía en 1956 cuando comenzaba el desarrollo del sucesor del DB mark III, del que era una evolución técnica que contaba con un diseño completamente nuevo en su carrocería. Cuenta con un bastidor tubular obra del carrocero italiano Touring, contando con su entonces novedoso y reputado sistema patentado Superleggera. La presentación del DB4 fue todo un éxito en 1958 y fue el primer modelo que estrenó la factoría de la marca en Newport Pagnell, donde ahora precisamente serán fabricados los 25 nuevos DB4GT.

Contaba con un motor de seis cilindros en línea de 3.7 litros y doble árbol de levas en cabeza. Este bloque, obra del legendario ingeniero Tarek Marek, estaba fabricado por completo de aluminio y presumía de 243 CV (240 hp) a 4.500 rpm. Su bastidor era de lo mejor del mercado en aquel entonces, ya que contaba con 4 frenos de disco y suspensión delantera independiente. Su transmisión era manual de 4 velocidades.

Su velocidad máxima era de 225 km/h, nada mal para un vehículo nacido a finales de la década de los cincuenta.

Uno de los modelos míticos de la marca, más de cuatro décadas a la intemperie.

La cifra oficial de producción del DB4 es de 1.113 vehículos repartidos en cinco series, de las cuales el ejemplar de las imágenes pertenece a la segunda. Del DB4 nacieron versiones míticas, como los 75 DB4 GT o los solo 19 DB4 GT Zagato, versión más aerodinámica destinada a competición.

Fotos: Worldwide Auctioneers

Noticias relacionadas

Este Aston Martin DB4 1961 abandonado será una de las estrellas en Scottsdale
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto