¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El estado de las baterías, un factor muy importante en los eléctricos de segunda mano

    Coches eléctricos en la exposición del nuevo concesionario multimarca de ChargemasterFaconauto

    La batería es el componente más caro en los coches eléctricos, por lo que es necesario cuidarla para garantizar el máximo de su vida útil, porque envejecen y pierden capacidad de carga. Un mal trato influye muy negativamente en el valor residual de los coches eléctricos de segunda mano, el gran riesgo para los clientes en este mercado.

    En la jerga del automóvil, los concesionarios y los seguros, hay demasiadas expresiones que conviene conocer. Uno muy importante es el valor residual, ampliamente conocido pero que son pocos los que saben qué significa realmente, asociándolo con residuo o chatarra. En realidad, es el valor después de haber utilizado el coche durante un período de tiempo determinado.

    Un valor que será el precio de venta y en el que también juega un papel fundamental el kilometraje realizado en cada año que hemos tenido el coche, que suele ser de entre 15.000 y 20.000 por año. Este valor residual se está convirtiendo en un problema en los coches eléctricos, porque si bien es posible conocer el estado del motor de un coche, el de una batería es casi todo lo contrario.

    Detalle de la batería equipada a bordo de los Audi e-tron y e-tron Sportback

    Son el componente más caro de todo el coche, y por el que también el precio es más elevado. Las baterías envejecen, pierden capacidad de carga y eso es irrecuperable, y también acumulan kilómetros, además de que el trato al que se someten también es diferente según el propietario. En suma, es complicado saber si el trato ha sido correcto o no y cómo le ha afectado internamente, teniendo en cuenta que su vida útil suele estar entre los 8 y los 10 años.

    Un factor que afecta irremediablemente al valor residual de un vehículo y que puede caer muy significativamente, lo cual es un problema para aquel cliente que valora comprar un coche de segunda mano alimentado por batería. La empresa alemana Autovista dispone del software "TWAICE", capaz de determinar el estado de una batería y su capacidad en función del tratamiento aplicado. El objetivo es reflejar los resultados en la información del vehículo, y a disposición de concesionarios, clientes y administraciones públicas.

    Jonas Keil, ingeniero sénior de baterías de TWAICE explica que, en uno de los muchos ensayos realizados con baterías usadas, han determinado que una batería mal utilizada durante tres años y 45.000 kilómetros reduce un 5% la autonomía máxima, e irrecuperable. Sin embargo, conocer su estado garantizado y verificado en la batería de un compacto, puede aumentar el valor residual hasta 450 Euros más del precio de venta.

    Fuente: Autovista

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto