¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coches RarunosBedford SB3 Mobile Cinema, cine para expandir la tecnología

    13
    Los Bedford se usaron para promover el cambio científico y técnico a toda la industria británica

    En 1967 el Gobierno del Reino Unido construyó siete cines móviles que debían recorrer el país. Estos fascinantes autobuses de cine no tenían como objetivo entretener el público sino que su función era trasladar el progreso tecnológico a la industria británica.

    Los Bedford SB3 Mobile Cinema fueron unos curiosos cines móviles construidos para el Gobierno de Reino Unido. Los vamos a conocer hoy en Coches Rarunos pero para entender el origen de esos cines sobre ruedas hay que entender el contexto político y económico de Reino Unido en los años 60. Por aquel entonces el Partido Laborista Británico ganaba las elecciones generales de 1964 y Harold Wilson se convertía en el Primer Ministro.

    Mientras los Mini invadían las calles, la sociedad británica tuvo que enfrentarse a diferentes asuntos internacionales como la descolonización de los territorios africanos, la reapertura del debate de la participación británica en la Guerra de Vietnam o la entrada a la Comunidad Económica Europea. También llegaron reformas sociales sobre el servicio militar, la educación, el divorcio, la homosexualidad, el aborto o la vivienda.

    Sin duda, uno de los grandes caballos de batalla fue la superación de los grandes problemas económicos por los que atravesaba el país. Wilson estaba decidido a modernizar la industria británica, que se había quedado atrás respecto a otros países líderes. Creó el Ministerio de Tecnología para ser la guía y el estímulo para la innovación que tanto se necesitaba.

    Se construyeron siete unidades idénticas para recorrer las empresas y fábricas del país

    Este nuevo Ministerio ayudaría a la industria a desarrollar una estrategia industrial más sofisticada. Pero la dificultad estribaba en cómo comunicar esas novedades en ingeniería y organización a todo el tejido industrial del país. Promover ese cambio científico y técnico mediante una reunión centralizada donde asistieran todas las compañías era inviable.

    Buscando una solución este órgano del Gobierno colaboró con la agencia PERA (Production Engineering Research Association, Asociación de Investigación de Ingeniería de Producción) que tenía la respuesta. Habían creado un prototipo de autobús con las características necesarias para visitar las compañías y, a través de conferencias y películas, informar a los responsables de producción los nuevos procesos y técnicas industriales.

    Así que en 1967 el Ministerio de Tecnología ordenó siete camiones de promoción, con sus respectivos remolques, para promover el cambio científico y técnico en toda la nación y PERA se encargó de la gira y las formaciones. La base de su construcción serían los autobuses de Bedford, una compañía de General Motors muy popular en las islas.

    ¡Todos a clase!

    Por tanto, los cines móviles emplearon el chasis de Bedford SB3 y el mismo esquema mecánico que se asentaba sobre el eje delantero. Estaba compuesto de un motor de gasolina Bedford 300 de 4,9 litros de capacidad que desarrollaba 115 CV y asociado a este propulsor estaba una caja de cambios Turner de cuatro velocidades.

    La cabina fue obra del carrocero Plaxton y el habitáculo era bastante convencional. No ocurría lo mismo en la parte superior: sobre la cabina había una espectacular cúpula acristalada donde se albergaba el equipo de proyección. Sin duda era el elemento de diseño más llamativo y trasladaba esa imagen de modernidad e innovación que se trataba de transmitir.

    El proyector bajo la cúpula

    El trabajo de diseñar la parte trasera del vehículo y el remolque recayó en Coventry Steel Caravans. Una de las curiosidades de esta empresa es que fue creada y dirigida por William Walmsley, uno de los fundadores de Jaguar. Utilizó paneles de aluminio y, por si no fuera suficientemente inconfundible, en los laterales y con letras grandes se dejaba bien claro que era uno de los autobuses del Ministerio de Tecnología.

    La zona posterior era un elemento clave en las funciones del vehículo porque se diseñó como una diminuta sala de cine con 24 butacas. La disposición óptima llevó a colocar dos columnas con dos asientos en cada columna y un pasillo central. La pantalla se colocaba sobre las puertas traseras y el proyector Bell & Howell de 16 mm iba en la cúpula de acero y metacrilato.

    El remolque cumplía con la función de espacio para conferencias sobre nuevos procesos, técnicas y procedimientos para diseñar, fabricar o transformar cualquier tipo de producto. Contaba con una mesa y paneles expositivos y, para proporcionar iluminación natural al interior, parte del techo estaba acristalado siguiendo un estilo similar a la cúpula.

    A la izquierda, formación en la parte trasera del vehículo, donde también se proyectaban películas. A la derecha, divulgación en el remolque

    La flota entró en servicio en 1967 y estuvo en funcionamiento hasta 1974, cuando los vehículos fueron vendidos a diferentes empresas que los utilizaron para promocionar sus productos. Curiosamente su operativa duró más que el propio Ministerio de Tecnología, que fue eliminado en 1970. Ese año Wilson perdió las elecciones y el conservador Edward Heath se convirtió en Primer Ministro y fusionó ese ministerio con la Cámara de Comercio creando el nuevo Ministerio de Industria y Comercio.

    Hoy en día sólo queda una única unidad superviviente de los siete cines móviles construidos para el Ministerio de Tecnología. Contribuyó al rápido progreso tecnológico de Reino Unido mostrando en empresas y fábricas las nuevas técnicas de producción, alternativas y ahorros de costos durante el proceso de producción y sigue siendo fascinante tanto por estilo como por funcionalidad.

    Fuente: vintagemobilecinema.co.uk, curbsideclassic.com, gracesguide.co.uk

    Bedford SB3 Mobile Cinema, cine para expandir la tecnología