¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    BMW M3 F80: con turbo y fibra de carbono

    15

    Llegamos a la última generación del BMW M3. Con código F80 el nuevo modelo recurre al turbo para homologar una potencia de 431 CV y un consumo medio de 8'3 litros gracias a su bajo peso fruto de emplear fibra de carbono en diversos elementos.

    El BMW M3 de nueva generación ha sido uno de los productos más esperado de BMW de los últimos años. La Serie 3 se renovaba en 2012 y atendiendo a la nueva filosofía de marca, ya no existe un BMW M3 Coupé, sino un BMW M4 (el coupé y el cabrio de la Serie 3, ahora se llaman BMW Serie 4; incluso se han atrevido a lanzar un coupé de cinco puertas bajo el nombre ‘Gran Coupé’). Por lo tanto, si ahora hablamos de BMW M3 exclusivamente lo estamos haciendo de la versión berlina.

    BMW M3 F80 (2014)

    La Historia del BMW M3 iba a recibir un ligero cambio debido a las nuevas demandas del mercado, que obligaron a introducir un nuevo cambio importante en la motorización del coche: se trata del primer BMW M3/M4 que usa motor BMW M TwinPower turbo. La sobrealimentación es un giro de filosofía, pero una modificación necesaria.

    Adiós atmosférico, este es el primer M3 con motor turbo

    El motor vuelve a ser de seis cilindros en línea y 3.0 litros de cilindrada biturbo que garantiza una entrega de potencia y par desde prácticamente el principio del tacómetro.

    En este BMW M3 se ha heredado, no solo lo aprendido de las anteriores generaciones, sino también de la nueva marca, BMW i, que nada tiene que ver con la filosofía de BMW M.

    En concreto la herencia ha sido el tratamiento intensivo de PRFC (plástico reforzado con fibra de carbono) en tantas partes del vehículo que en el mejor de los casos, el BMW M4 homologa un peso en vacío de 1.497 kilos.

    Precisamente, cualquier piloto de carreras te diría que no es mejor aumentar la potencia, sino dividir el peso, y por ello no se ha optado por una potencia cercana a los 500 CV como sí han hecho sus rivales, sino por unos modestos 431 CV, once CV más respecto al BMW M3 E90.

    El consumo de combustible se ha reducido en un 25%

    Este propulsor entrega su potencia máxima entre 5.500 y 7.300 rpm, mientras que el par máximo, de 550 Nm (+40% vs E90) está disponible desde un rango bajísimo de revoluciones y se mantiene por encima de las 5.000 rpm.

    Con todo ello se consigue una aceleración de 0-100 km/h en tan sólo 4,1 segundos y una velocidad limitada a 250 km/h o a 280 km/h con el paquete de competición. La turboalimentación y el nuevo paso a los seis cilindros han reducido en un 25% los consumos, homologando 8,3l/100km en ciclo mixto.

    El BMW M3 F80 mantiene sus cuatro salidas de escape

    El diseño del coche es totalmente radical con unas entradas de aire muy marcadas o una rejilla de varillas dobles para los riñones frontales. Las ópticas se unen por primera vez a los riñones y la luz de xenón puede sustituirse por primera vez por una moderna iluminación de LED.

    Los espejos son de doble articulación, como en las anteriores generaciones, así como el techo en PRFC que puede sustituirse por uno convencional al equipar techo solar... pero preferimos la opción de serie.

    Las llantas son de 18 pulgadas de serie, pero se pueden sustituir por una de 19 pulgadas y cinco brazos dobles con dos colores disponibles. No hay más oferta, pero son exclusivas, como algunas de sus pinturas exteriores: Austin Yellow o Yas Marina Blue; los colores de lanzamiento de BMW M4 y BMW M3 respectivamente.

    Detalle del paragolpes y de los frenos cerámicos del BMW M3 F80

    Los frenos que ya de por sí son potentes y efectivos si hablamos de los de serie, se pueden sustituir por unos carbocerámicos (se distinguen por ser de un tamaño mayor y tener una mordaza amarilla en vez de azul).

    El comportamiento de la caja de cambios DKG puede configurarse con tres parámetros

    A la hora de conducir el BMW M3/M4, uno puede escoger sin coste adicional entre una caja manual de seis velocidades o la caja de cambios M DKG de segunda generación. La manual pesa 12 kilos menos que la anterior y es más compacta.

    Además, incorpora un sistema que adapta las revoluciones de la marcha inferior que se quiere engranar. Para la transmisión automática DKG, hay tres posiciones que cambian los parámetros de la caja de cambios, siendo uno especialmente dedicado para las mayores exigencias de un circuito (es algo brusco en carretera, donde es mejor adoptar la posición intermedia, muy suave y rápida de funcionamiento).

    Precisamente por el mismo precio no se hace raro pensar en que veremos pocos BMW M3/M4 con caja manual en nuestro país, pero es que aun con sobreprecio compensa optar por esta transmisión por lo buena y eficaz que es.

    La dirección y suspensión también pueden configurarse

    Y además, gracias a ella, tenemos disponible la función ‘Launch Control’ y como primicia, la función ‘Smokey Burnout’ para aprovechar la salida al máximo dejando deslizar levemente las ruedas traseras para exhibir mejor las potentes cualidades del coche.

    La dirección es electromecánica pero no pierde sensación de ser directa, y permite configurarla en tres posiciones: COMFORT, SPORT Y SPORT +. La suspensión adaptativa, también permite estos reglajes, y el motor puede configurarse con estos tres modos para que atienda las necesidades puntuales del conductor y pueda comportarse de forma adecuada en función del momento.

    Con estos botones podemos configurar la respuesta del motor, suspensión y dirección

    El BMW M3 F80 cuenta con tecnología iDrive (ruleta que maneja la pantalla central) y con una pantalla de alta resolución con BMW ConnectedDrive que son una serie de servicios telemáticos que entre otros cuentan con un asistente personal o información de tráfico a tiempo real. Esta tecnología permite incluir aplicaciones para medir los tiempos en circuito e incluso interactuar con cámaras de acción GoPro.

    Los asientos son tipo baquet con el anagrama incrustado en el centro e iluminado, y por supuesto el uso de materiales recibe el tratamiento más cuidado de BMW para la última generación del BMW M3/M4.

    El BMW M3, en 2015 ha recibido un pequeño lavado de cara alineado con el BMW Serie 3, pero los cambios más relevantes que se le ha hecho ha sido la inclusión de redes LTE y nuevos pilotos traseros.

    El anagrama de los asientos se ilumina

    Por supuesto, no podíamos despedir un especial de BMW M3 sin hablar de la versión radical que se estrena en 2016 bajo el apellido GTS que esta disponible con cuatro puertas y que por ello se llama BMW M4 GTS.

    Sin asientos traseros, con jaula trasera, asientos baquet, cinturones de seis puntos e inyección de agua que permite técnicamente disponer de más potencia, este coche que solo estará disponible en una tirada de 700 unidades se puede configurar en cuatro colores.

    Todavía no hay precios para España, hace un tiempo de 7:28 en Nürburgring y es, posiblemente, el BMW M más esperado de los últimos años. ¿Su potencia? 500 CV. ¿Su estética? Simplemente impresionante con el alerón posterior, el labio extraíble delantero y los matices en color Acid Orange.

    Por ahora aquí acaba la Historia del BMW M3 y sus cinco generaciones que hemos repasado en los anteriores artículos. ¿Con cuál te quedas?

    BMW M3 F80: con turbo y fibra de carbono