¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    BMW anuncia que no acudirá al Salón de Detroit 2019

    La marca bávara ha anunciado algo que se veía venir desde hace pocos meses. Ha confirmado que ni la marca de Múnich ni Mini harán acto de presencia en la próxima edición del Salón del Automóvil de Detroit, valorando otras alternativas y eventos para presentar sus novedades, uno más que se suma a una lista que va creciendo a medida que pasan los meses.

    El nuevo BMW i8 Roadster

    La lista va en aumento. Tras los anuncios de Mercedes, Porsche y Ferrari que hace poco tiempo apuntaron que no estarán en la que es la primera gran cita del año que se celebra en la primera quincena del mes de enero anualmente, ahora es el Grupo BMW el que también se suma a esta, por así llamarlo, iniciativa.

    Un anuncio por parte de los bávaros que se ha producido poco menos de un mes de hacerlo la marca de la estrella, y no es muy sorprendente teniendo en cuenta que los británicos de Jaguar y Land Rover, más suecos de Volvo y la nipona Mazda no han asistido a la edición celebrada este año.

    "Esta decisión de retirarnos se tomó porque el Grupo BMW está examinando constantemente nuestra presencia en ferias comerciales y otros compromisos, mientras que, al mismo tiempo, también exploramos plataformas y formatos alternativos", han señalado responsables añadiendo que "El objetivo general es comunicar nuestras ideas y planes con respecto al futuro de la movilidad de la mejor manera y lograr la mayor visibilidad posible para nuestros productos, tecnologías e innovaciones".

    El nuevo BMW X2 M Sport ha sido el último modelo que la firma de Múnich ha presentado en el Salón del Automóvil de Detroit 2018.

    Con unas declaraciones como estas -y las que también han hecho los otros fabricantes confirmando que faltarán a la próxima cita- es normal que los responsables del evento americano estén un poco más que preocupados, ya que otros fabricantes también podrían sumarse, por lo que los organizadores del evento, la Asociación de Distribuidores de Automóviles de Detroit (DADA), ha comenzado a estudiar otras opciones. Ahondando más en el tema, un responsable de una marca asiática que no ha querido que se conozca cuál, ha manifestado que "A muchos de nosotros nos gustaría evitar Detroit".

    En realidad, el Salón del Automóvil de Detroit tiene más quebraderos de cabeza para las marcas participantes que para el propio evento en sí. Mientras que los organizadores están orgullosos de que es el único evento celebrado en Norteamérica que congrega al mayor número de periodistas acreditados de todo el mundo, las marcas de coches no están todo lo contentas que debieran.

    Los grandes problemas del Salón de Detroit son la amenaza para los fabricantes

    Algunos apuntan que se celebra en uno de los meses más fríos del año -y razón no falta- pero la base de todo el problema se halla en los costes; demasiado elevados, especialmente para algunos fabricantes que aún asistiendo después no compensan con grandes ventas, sino más bien lo contrario. Y es conveniente recordar que la mayor feria de electrónica que se celebra en Las Vegas, también lo hace pocos días antes de la gran cita de Detroit y cada vez con una mayor presencia de los fabricantes.

    Los analistas del sector no desmienten ni los motivos de los fabricantes ni las que vienen del lado de los organizadores, pero sí señalan que NAIAS no es lo que era, especificando que la presentación de importantes novedades ha descendido considerablemente desde las setenta primicias de 1989 a poco más de dos docenas este año 2018, por lo que ven totalmente necesario que "Todas las exposiciones automotrices, incluso Detroit, tienen que demostrar que pueden atraer a los consumidores, lo que finalmente justificará los altos costos incurridos para poder participar", palabras de la analista Jessica Caldwell de Edmunds.

    Mini cooper S E Countryman, el primer híbrido enchufable de la marca británica también se vende en Norteamérica

    Viendo el panorama como se presenta para el año próximo, los organizadores valoran una opción que, si nada cambia, tiene muchos visos de hacerse realidad y es cambiar el mes de celebración del evento pasando de enero a octubre, "incluso un cambio de nombre podría estar en proceso", dice Rod Alberts, presidente de los organizadores de DADA, que van a pelear con garra por NAIAS.

    Otro portavoz de DADA ha señalado que "Una parte fundamental de ser un escenario global codiciado por y para las empresas es que continuamente evaluamos las oportunidades para asegurarnos de que nuestro programa cumple con las necesidades de las marcas participantes, y estamos explorando muchas oportunidades para el show, con octubre siendo una de ellas, llevando a cabo conversaciones con partes interesadas de todo el mundo".

    Al parecer, en una de esas conversaciones Mercedes podría ser una parte. Los organizadores señalan que la marca de la estrella ha dejado caer que reconsiderarán la decisión después de la edición de 2019, lo que ha sido entendido como una vuelta en 2020 al escenario americano, una situación que no es al primera que han vivido señalando a Nissan que regresó unos años después de una ausencia de tres años. O Rolls-Royce, aunque esta participó en la última edición pero no de cara al público corriente sino en un evento privado y específico -llamado Gallery- para su tipo de cliente especial y exclusivo.

    Rod Alberts apuesta por nuevas fórmulas para salvar al Salón del Automóvil de Detroit en la forma de eventos privados como el de la marca del Espíritu del Éxtasis o celebrar mini-ferias específicas dentro del evento enfocadas a la más avanzada tecnología, una competencia a menor escala que el CES. Y aunque son dignas de considerar, habría que ver el respaldo que los fabricantes darían a estas iniciativas, reconociendo que "Es hora de que los salones del automóvil hagan un ajuste".

    Fuente: Detroitbureau