¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Repasamos los Safety Car más destacados de BMW en MotoGP, Le Mans y la Fórmula E

    44
    Los Safety Car más representativos de BMW en MotoGP y Fórmula EBMW

    La división deportiva de BMW M no solo es una referencia en el mercado de los deportivos de altas prestaciones y en la máxima competición. También destaca por ser la referencia en los coches de seguridad de las carreras del Campeonato Mundial de MotoGP desde hace 20 años. Repasamos los "Safety Cars" más destacados de los de Múnich.

    Los modelos más deportivos y de extremas prestaciones de BMW no solo demuestran su capacidad y cifras de potencia en la calle, junto a un diseño mucho más especial que transmite auténticas sensaciones. Todos los modelos de BMW M en sus diferentes generaciones se han dejado ver en competición, el que transmite la categoría máxima del motociclismo.

    Al igual que Mercedes-AMG pone los Safety Car de Fórmula 1, los de la marca de Múnich también lo hacen en el Campeonato Mundial de MotoGP desde hace 20 años, haciendo acto de aparición también en otros eventos de prestigio como el DTM, el Campeonato Alemán de Turismos, la Fórmula E o las 24 Horas de Le Mans.

    El BMW Z3 M Coupé (E36/8) fue el primero coche de seguridad en MotoGP en la temporada 1999 / 2000

    Sobre estas líneas, el BMW Z3 M Coupé fue el primer modelo de la firma de Garching que debutó en el mayor evento de motociclismo firmado con Dorna Sport, en 1999 y ocupando también algunas carreras del año 2000. Uno de los coupés con mayor estilo y personalidad del conocido como E36/8 por los fans. Con solo dos plazas, en el modelo de producción, y en el Safety Car dirigía la comitiva con su potente motor de seis cilindros en línea y 3,2 litros de 321 y 325 CV.

    Entre 2001 y 2003, el Z8 de James Bond también tuvo su réplica especialmente equipada para adentrarse en las pistas, compartiendo protagonismo con los BMW M3 Coupé (E46) y M5 (E39). El roadster de lujo supuso un punto de inflexión en la marca alemana, que entonces no contaba con ningún representante deportivo de tan alta categoría, una interpretación más moderna del BMW 507.

    El roadster se ofreció con una configuración motriz insólita hoy, combinando el motor de ocho cilindros en V de 4.9 litros y una potencia máxima de 400 CV, con una caja de cambios manual de seis velocidades, capaz de llegar a los 100 km/h en 4,4 segundos

    Entre 2001 y 2003, el exclusivo BMW Z8 también se vistió con los colores de coche de seguridad en MotoGP

    Entre 2004 y 2006, otros tres modelos representaron a la marca. Uno de los más destacados fue el BMW M3 CSL (E46). La referencia de la época llevó al límite al M3 con una versión aligerada y potenciada del motor de seis cilindros en línea de 3.2 litros, llegando a los 343 CV a 7.900 revoluciones. De 0 a 100 km/h en 5,2 segundos, pero la versión CSL lo rebajó hasta los 4,6 segundos, subiendo la potencia a 360 CV. El BMW M3 CSL subió la potencia específica a 111 CV/l, cifras inéditas en la época.

    Los M5 E60 y M6 E63 también prestaron servicio en algunas carreras del calendario en estos años. Ambos con uno de los grandes motores de la marca deportiva, el exclusivo V10 de 5.0 litros que, sin necesidad de sobrealimentación, alcanzaba una potencia máxima de 507 CV. El famoso motor que disponía limitaba la potencia máxima a 400 CV pero que al pulsar el "botón MDrive" desataba los 107 CV restantes.

    2007 se compartió entre la berlina y el coupé y el nuevo Z4 M Coupé (E85). La firma alemana recuperaba la herencia del antiguo Z3 Roadster y sucumbió ante los fans también con una versión de techo cerrado que llevó a la cuna del motociclismo, montando el mismo bloque propulsor del M3 E46 con 343 CV.

    2005 fue el año del BMW M3 CSL. La generación E46 explotó con un aligerado coupé y sus 360 CV de potencia

    El período de 2008 a 2010 fue uno de los más importantes, los SUVs deportivos debutaban. Una nueva generación del BMW M3, el E92, se estrenaba con un motor de ocho cilindros en V de 4.0 litros, sin necesidad de turbocompresor y con el que alcanzaba una potencia máxima de 420 CV. En otras carreras, los X5 M y X6 M se estrenaron. La firma alemana también dispuso de un M3 Berlina, un 330i Touring para los médicos y un M5 Touring para el director de Carrera.

    En 2011, el BMW Serie 1 M Coupé (E82) se presenta en MotoGP. El coupé deportivo compacto sorprendió con un alto nivel de prestaciones, obtenidas de un motor seis cilindros en línea biturbo con 340 CV y cambio manual. Para la ocasión, perdió peso con un sistema de escape deportivo fabricado en titanio, especialmente para este modelo y los cristales de las ventanillas dieron paso al policarbonato.

    El coupé deportivo de la extinta Serie 1 también tuvo el soporte adicional de los X6 M, X5 M, 535i Touring y el X6 ActiveHybrid, extendiendo sus apariciones hasta 2012. En ese año, volvían las nuevas generaciones de los M5 (F10) y M6 (F13). Nuevamente, berlina y coupé se turnaban con el motor que hoy todavía es una referencia mecánica en todas las versiones M del Serie 5 en adelante: el V8 biturbo de 4.4 litros, con una potencia máxima de 560 CV, un par motor máximo de 680 Nm desde 1.500 rpm y capaz de llegar a los 100 km/h en 4,2 segundos.

    El BMW Serie 1 M Coupé, una auténtica referencia todavía, se convirtió en una estrella de los Safety car en 2011

    Un solo año más tarde, el Safety Car se convertía en una berlina, el M6 Gran Coupé. Conservó las mismas prestaciones y especificaciones técnicas que el anterior, pero modificaron el sistema de escape, montaron llantas de 20 pulgadas y sustituyeron lso frenos de serie por unos carbono-cerámicos, además de contar con asientos Recaro con arneses e indicadores luminosos en el exterior.

    La temporada 2014 / 2015 fue firmada con el apoyo del todavía actual M4 Coupé, siendo también las referencias en el Campeonato Alemán de Turismos. El F32, un modelo que se convirtió en uno de los principales representantes de los coches de seguridad de la firma. Especialmente, el M4 GTS, cuyos prototipos probaron en las diferentes pistas del Campeonato el sistema de inyección de agua.

    Esta versión cuenta con el mismo motor de seis cilindros en línea y 3.0 litros biturbo, con un sistema inédito, una inyección de agua que permite aumentar la potencia máxima en 69 CV, llegando a los 500 CV. Unas cifras que se traducen en unas prestaciones espectaculares porque el coupé acelera hasta 100 km/h en 3,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 305 km/h.

    El exclusivo BMW M4 GTS, con su inyección de agua, fue coche de seguridad en MotoGP y el DTM alemán

    El sustituto de éste llegó solo un año más tarde, descendiendo una categoría pero no menos especial. El BMW M2 también se estrenaba en la máxima categoría de motos. El compacto más deportivo ofrecía una potencia máxima de 370 CV y una imagen mucho más radical por fuera, con llantas de 20 pulgadas, bácquets de competición y jaula de seguridad, entre otros elementos.

    En 2018, se estrenó el M5 (F90). Una tercera generación de la berlina deportiva que llegaba a MotoGP con la edición especial del M5 Competition y sus 625 CV de potencia, aunque con importantes cambios por dentro, ya que el puesto de mandos contaba con los asientos del M4 GTS y un revisado túnel de transmisión y consola central adaptada para los sistemas de iluminación exteriores.

    La pasada temporada y la actual han corrido a cargo del M8 Competition. El deportivo de dos puertas que pone la guinda a la gama de modelos de BMW monta el mismo motor del anterior, un potente V8 de 4.4 litros biturbo con una potencia máxima de 625 CV, cambio automático "M Steptronic" de 8 velocidades y tracción total M xDrive: el resultado, que acelera hasta 100 km/h en solo 3,2 segundos.

    El último de esta especial saga, el BMW M8 Competition, el Safety Car de 2019 y 2020

    Los BMW i también presentes en la Fórmula E

    Los híbridos enchufables de BMW i también han reflejado su carácter más prestaciones y eficiente en la máxima competición, aunque por su concepción lo han hecho en un evento acorde, la Fórmula E. Una pieza fundamental también, como el de MotoGP o el DTM, para seguir profundizando en las características dinámicas y luego trasladarlas a los modelos de producción en serie.

    El i8 ha sido el gran protagonista, tanto en su versión Coupé como en el exclusivo i8 Roadster. De hecho, éste último ha sido el primer coche de seguridad con techo escamoteable en la historia de la competición, aunque con algunas modificaciones de importancia y muy destacadas: el más claro, el nuevo parabrisas acortado. Pero también, la rebaja de la altura de la suspensión, los discos de freno de carbono, o las barras antivuelco.

    El equipo de seguridad de la Fórmula E también cuenta con una flota de unidades de movilidad sostenible pura y dura, con la versión híbrida enchufable de la última generación del BMW X5 xDrive45e Rescue Car, un BMW i3s para el director de carrera, y otros híbrido enchufable aunque en esta ocasión una berlina, el BMW 530e como Coche médico.

    Repasamos los Safety Car más destacados de BMW en MotoGP, Le Mans y la Fórmula E