¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    BMW tendrá modelos de pila de combustible de hidrógeno en dos años, y para el público en 2025

    Cadena cinemática del BMW i Hydrogen NEXT

    Pese al impacto de la pandemia de coronavirus BMW sigue adelante con sus plantes de diversificación de plantas motrices para cubrir todas las necesidades de sus clientes. Mientras otros fabricantes se lo apuestan todo al mismo palo, BMW prefiere jugar con la baraja entera.

    BMW lleva años detrás de la tecnología del hidrógeno, aunque sus pasos están más definidos desde que se aliase con Toyota, allá por el 2013, para el desarrollo conjunto de pilas de combustible. Es una tecnología que BMW cree que a largo plazo tendrá su hueco en el mercado.

    Para este y otros desarrollos BMW se gastará 30.000 millones de euros a la altura de 2025, es una apuesta fuerte. De momento su estrategia de motorizaciones se basa en cuatro pilares: gasolina y diésel, híbridos enchufables, eléctricos puros y pilas de combustible de hidrógeno.

    BMW ha estado probando unos BMW Serie 5 GT con pilas de combustible de origen Toyota desde 2015. En 2016 la alianza quedó reforzada, en 2017 se unieron a la iniciativa global Hydrogen Council (el Consejo del Hidrógeno) y en 2019 BMW mostró en el Salón de Frankfurt el prototipo i Hydrogen NEXT basado en el X5.

    BMW i Hydrogen NEXT

    Para 2022 habrá una pequeña serie de coches basados en el BMW X5 con pila de combustible de hidrógeno, adelantado estéticamente por el mencionado prototipo. No será un modelo para el público general, estarán en flotas de pruebas, las ventas convencionales serán a partir del año 2025.

    La elección del modelo es más que obvia, dado que el espacio que permite la plataforma del X5 siendo un todocamino facilita la instalación de tanques de hidrógeno a muy alta presión, la propia pila de combustible, y demás elementos de la cadena cinemática totalmente eléctrica. Será de propulsión trasera únicamente.

    Por lo menos aquel prototipo contaba con una pila de combustible que genera 125 kW de potencia y alimenta una batería eléctrica capaz de entregar 275 kW/374 CV para el motor eléctrico. La recarga de los dos tanques de hidrógeno, de 700 bares de presión, lleva unos 4 minutos para 6 kg de hidrógeno. La autonomía rondará los 600 kilómetros.

    BMW i Hydrogen NEXT

    Recordemos que una pila de combustible hace reaccionar el hidrógeno almacenado a alta presión con oxígeno que toma del aire común. La reacción química produce electricidad y vapor de agua, siendo este expulsado por el tubo de escape. Mercedes-Benz tenía un modelo similar basado en el GLC, pero se abandonó su desarrollo en favor de la rama de camiones.

    Alemania, cuna de BMW, ha lanzado un plan de estímulo para que despierte la industria del hidrógeno, con 7.000 millones de euros. La idea es alcanzar una producción de hidrógeno verde (de origen renovable) de 5 gigavatios en 2030, y que ya en 2035 el volumen alcance los 10 gigavatios.

    Si todos los planes se cumpliesen, para el 2030 los clientes de BMW -al menos en Alemania- tendrían cierta facilidad para repostar hidrógeno, a un precio competitivo con respecto a otros combustibles (fósiles o sintéticos) y de forma medioambientalmente sostenible. Todo eso si no abandonan la tecnología, claro.

    Detalle del motor eléctrico para las ruedas traseras del BMW i Hydrogen NEXT

    El aumento de la demanda de vehículos de pila de combustible -actualmente es residual- hará que las economías de escala funcionen, y las pilas dejen de fabricarse prácticamente de forma artesanal y con unos precios de escándalo. De no ser por el esfuerzo de los fabricantes, el hidrógeno se habría consolidado como un fracaso total.

    Para 2023 la oferta de vehículos electrificados de BMW habrá crecido hasta 25 modelos, de los cuales 12 serán completamente eléctricos. BMW no cree que haya una tecnología que se vaya a imponer a las demás, y apoyará las que tengan viabilidad comercial hasta que haya una imposición clara por parte de los consumidores, sabiendo que a largo plazo el motor de combustión interna está acabado.

    A finales de este año BMW tendrá varios modelos electrificados: BMW i3 (Leipzig), MINI Cooper SE (Oxford), BMW iX3 (Shenyang), BMW iNEXT (Dingolfing) y BMW i4 (Munich). Más adelante aparecerá la Serie 7 de BMW con opciones de motorización gasolina, diésel, híbrido enchufable y eléctrico puro, ya con la quinta generación del sistema eDrive.