¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Bugatti Royale vuelve a convertirse en el modelo de su época más caro del mundo

    Bugatti Type 41 Royale 'Berline de Voyage'Wikipedia

    Uno de los pocos ejemplares fabricados del mastodóntico y excelso Bugatti Royale ha cambiado de manos recientemente. Todo un acontecimiento en el mundillo de los clásicos, pues no solo se trata de un modelo muy célebre, raro y valioso, sino que además todo apunta a que ha recuperado el récord al modelo del período de entreguerras más caro del mundo.

    Uno de los Bugatti Type 41 Royale ha cambiado de manos recientemente por una cantidad desconocida de dinero pero que según algunas fuentes es el nuevo récord para un vehículo anterior a la Segunda Guerra Mundial, por lo que se cree que deben ser más de 22 millones de dólares. Hasta ahora no ha trascendido la identidad del comprador.

    El ejemplar en cuestión es el Bugatti Type 41 chasis #41150, que como toda la serie de este lujoso modelo contaba con una carrocería única. Este además es fácilmente reconocible por ser el único que con elementos de la carrocería en color amarillo y hasta ahora formaba parte del museo de la Blackhawk Collection.

    Del Bugatti Royale solo fueron fabricados 7 ejemplares entre 1929 y 1933, salvo uno, todos ellos han sobrevivido hasta nuestros días y están debidamente localizados y catalogados. Esta debía ser la obra maestra de Ettore Bugatti, quien pretendía crear el modelo técnicamente más avanzado y lujoso del mundo y su público objetivo no era otro que la realeza europea, sin embargo, Bugatti tuvo el infortunio de crearlo en la época de la Gran Depresión, por lo que no pudo fabricar todos los ejemplares que tenía planeados.

    Bugatti Royale Kellner Coupé, el coche más caro del mundo durante años.

    El Bugatti Type 41, que es como fue denominado realmente, en principio debía ser una edición limitada de 25 unidades. Sin embargo, Ettore Bugatti solo fue capaz de construir 7 ejemplares, de los que el primer prototipo fue destruido en un accidente y solo 3 llegaron a ser realmente vendidos. El primero de ellos debía ser entregado al Rey Alfonso XIII de España, pero lo cierto es que este fue depuesto antes de recibir el ejemplar, por lo que la primera entrega a un cliente no tuvo lugar hasta 1932.

    Este es uno de los pocos modelos de la primera mitad del siglo XX que sigue manteniendo cierta fama actualmente, pues fue el modelo más caro del mundo durante décadas. Por lo que la venta de cualquiera de estos ejemplares sigue siendo todo un acontecimiento y noticia de portada. Aunque por norma general, estos vehículos tienen tanta demanda que raramente suelen llegar a una de las grandes subastas del año, como en este caso, donde nos encontramos con una venta privada, aunque algunos de sus datos han trascendido gracias a un informe de una fuente cercana.

    La fuente es el especialista Rick Cole, quien precisamente participó en el acuerdo y quien también ha confirmado que el comprador es un coleccionista europeo, cuyaidentidad no ha trascendido. Esta fuente también ha asegurado que la suma pagada por el modelo se convierte en el nuevo récord para un vehículo anterior a la Segunda Guerra Mundial.

    El ejemplar es el Bugatti Royale apodado la ‘Berline de Voyage’. El sexto de los siete Royale fabricados y que fue uno de los ejemplares de la edición que Ettore Bugatti no llegó a vender nunca, lo que supuso que este bastidor protagonizara una de las anécdotas más interesantes de este modelo, pues durante la Segunda Guerra Mundial este ejemplar fue escondido junto a los Royale Kellner Coupé (chasis #41141) y Royale Coupé Napoleon (chasis 41100) tras una pared en la residencia de la familia Bugatti en Ermenonville, para ponerlo a salvo de los nazis.

    Duesenberg SSJ Roadster 1935 ex Clark Gable.

    Estos ejemplares lograron sobrevivir a la Gran Guerra y dos de ellos fueron comprados por el piloto norteamericano Briggs Cunningham, quién pagó por los ejemplares #41141 y #41150 la suma de 571 $ y dos refrigeradores General Electric. Estos fueron restaurados en Francia y posteriormente llevados a Estados Unidos. El #41150 pasó por colecciones tan importantes como las de Cameron Peck, Bill Harrah e incluso de Tom Monaghan, fundador de Domino’s Pizza. Su último destino había sido la Blackhawk Collection de California.

    Nuevo récord

    Según estos informes, el Bugatti Royale #41150 habría sido vendido por una cifra superior a los 22 millones de dólares, pues ese era hasta ahora el récord absoluto para un modelo anterior a la Segunda Guerra Mundial. Hablamos de uno de los solo dos Duesenberg SSJ Roadster 1935 fabricados y que perteneció a Clark Gable, que fue subastado por Gooding & Company durante los eventos de la Monterey Car Week 2018.