¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El club de los 20 millones: los deportivos clásicos más caros de la historia

20

De los cientos de modelos subastados cada año, tan solo unos pocos ejemplares han logrado alcanzar un valor en subasta que superase la barrera de los 20 millones de dólares, convirtiéndose en los más caros de los más caros deportivos clásicos de la historia.

Ferrari 335 Sport de 1957, dotado del morro estándar junto al célebre frontal de los Testa Rossa.

Uno de los deportivos clásicos que más titulares ha protagonizado esta última semana no es otro que el ejemplar del Jaguar D-Type, número de bastidor XKD 501, que conseguía alcanzar una puja final de 21.78 millones de dólares en la subasta de RM Sotheby’s en Monterey. Lo que lo convertía inmediatamente en el automóvil británico por el que más se había llegado a pagar en una subasta.

En ese mismo evento, otro vehículo lograba alcanzar otro récord particular, el Alfa Romeo 8C 2900B Lungo Spider, convirtiéndose en el modelo de la marca italiana más caro de la historia, al alcanzar los 19.80 millones de dólares. Y al igual que el Jaguar, entraba a formar parte del exclusivo Top ten de modelos más caros vendidos en subasta, ocupando por el momento las séptima y octava posiciones respectivamente de dicha lista.

Sin embargo, el modelo italiano se quedaba a las puertas de una lista más reciente y exclusiva aún, el club formado por los modelos que han logrado superar los 20 millones de dólares en subasta. Lo cual sucedía por primera vez en la historia el 12 de julio de 2013, cuando el Mercedes-Benz W196 de Juan Manuel Fangio lograba alcanzar los 29,60 millones de dólares en un evento de Bonhams en el Reino Unido.

Ferrari 250 GTO, foto de época.

Desde entonces y hasta ahora tan solo un puñado de ejemplares han logrado superar esa barrera numérica, lo que los convierte en los más caros de todos, los siete que coronan la lista oficial de modelos más caros de la historia.

Es conveniente reseñar que hablamos de modelos vendidos única y exclusivamente en subasta pública, ya que es imposible realizar un registro de todos los modelos que se venden de manera privada. Por lo que es seguro y de hecho hay informes que así lo avalan, que ha habido ejemplares que han sido vendidos por cifras más altas que las que aquí mencionamos.

Sin embargo, y como ya hemos dicho, al no existir pruebas documentales todo aquel vehículo que haya sido objeto de transacción privada no puede entrar en esta lista, como el rumoreado Ferrari 250 GTO que fue vendido hace unos años supuestamente por 52 millones de euros.

El primer modelo que rompió la barrera de los 300 km/h en Le Mans.

Aston Martin DP215 #DP215 de 1963

El Aston Martin DP215 es un ejemplar único que fue fabricado con un solo propósito, vencer en Le Mans. De ahí que cuente con una estilizada carrocería que no solo le permitía alcanzar velocidades más altas, sino que podía hacerlo de manera estable. De hecho, este fue el primer vehículo que logró superar los 300 km/h en las rectas del circuito de La Sarthe, por lo que forma parte de la historia de las 24 Horas.

Este ejemplar fue subastado durante los eventos de Monterey 2018 junto al Ferrari 250 GTO #3413GT, que en ese mismo evento se convirtió en el modelo más caro de la historia con una puja de 48.40 millones de dólares. Que ambos modelos se encontrarán a la venta en el mismo evento fue todo un capricho del destino, ya que ambos fueron rivales en el circuito, aunque el DP215 no llegó a vencer en la prueba francesa.

Finalmente, el Aston Martin DP215 logró una puja de 21.45 millones de dólares en el evento de RM Sotheby's en Monterey, convirtiéndose en el tercer modelo británico más caro de la historia en ese momento.

Vencedor absoluto de las 24 Horas de Le Mans de 1955

Jaguar D-Type #XKD 501 de 1955

Este Jaguar D-Type fue subastado en Monterey 2016, y gracias a su condición de vehículo de competición, así como su palmarés y su rareza fueron argumentos más que suficientes para otorgarle semejante valor.

Jaguar creó originalmente 25 bastidores del D-Type, fuertemente basado en el C-Type, pero la escasa demanda provocó que hasta 16 de estos chasis fueran reconvertidos al espectacular XKSS de calle, por lo que solo 9 ejemplares quedaron en su configuración original.

De estos, el chasis XKD 501 es uno de las más insignes, ya que fue el vencedor absoluto de las 24 Horas de Le Mans de 1955 bajo la enseña del mítico equipo Ecurie Ecosse, con Mike Hawthorn e Ivor Bueb al volante. Este ejemplar es sin duda alguna uno de los deportivos de la marca de mayor valor histórico.

Perteneciente a Gary Cooper.

Duesenberg SSJ #J-563 de 1935

Este es uno de los solo dos ejemplares SSJ Roadster que llegó a fabricar Duesenberg, con una distancia entre ejes acortada a 3.175 mm. Mientras el otro ejemplar perteneció originalmente a Clark Gable, este tuvo como primer propietario a Gary Cooper. Tras el cual, pasó por algunas de las colecciones más importantes de los Estados Unidos, incluyendo a Briggs Cunningham, ya que fue una de las piezas centrales de la muestra permanente de su museo en Costa Mesa, California.

Dotado de un mastodóntico motor de 8 cilindros en línea sobrealimentado de 400 caballos, este es uno de los modelos más raros que podemos encontrar de la desaparecida marca estadounidense.

Subastado por Gooding and Company en Monterey 2018, logró alcanzar un valor de 22 millones de dólares, lo que le convierte en el modelo americano más caro hasta la fecha con diferencia y el primero en ingresar en el selecto club de los 20 millones, además de ser el modelo anterior a la Segunda Guerra Mundial más caro de la historia.

El último de los 4 Ferrari 290 MM fabricados.

Ferrari 290 MM #0628 de 1956

El Ferrari 290 MM bastidor #0628 de 1956 fue la estrella indiscutible de la subasta de RM Sotheby's celebrada en el Petersen Museum en diciembre de 2018, pocos días después de la celebración del Salón del Automóvil de Los Ángeles 2018.

Este ejemplar fue el último de los 4 Ferrari 290 MM que fueron fabricados, aunque este nació realmente como un Ferrari 860 Monza, equipado con un motor de 4 cilindros. Tras su debut en competición, que fue precisamente en las Mille Miglia de 1956 (donde quedó segundo) la firma italiana decidió transformarlo a las nuevas especificaciones 290 MM, para lo cual incluyó un nuevo V12 tipo F130 de 3.5 litros y una carrocería tipo 315/335 S de Scaglietti.

Al igual que el bastidor #0626 del 290 MM (que podemos ver algo más abajo en este mismo artículo), este también estuvo relacionado con Juan Manuel Fangio, además de muchos otros pilotos de talla mundial, como Olivier Gendebien o el español Alfonso de Portago. Su precio final fue de 22.005.000 dólares, lo que supuso multiplicar por 10 el valor del segundo modelo más caro vendido en la misma subasta.

El modelo británico más caro de la historia.

Aston Martin DBR1 #DBR1/1 de 1956

Subastado durante los eventos de Monterey en 2017, esta rara unidad del Aston Martin DBR1 alcanzó una puja de 22.55 millones de dólares, que le valieron para convertirse, por un pequeño margen, en el modelo británico más caro de la historia.

Este ejemplar cuenta con el número de bastidor DBR1/1, por lo que es precisamente el primer bastidor fabricado de este modelo de competición. Por ei esta peculiaridad no fuera suficiente, el modelo cuenta con un palmarés deportivo impresionante. Aston Martin logró con este DBR1 victorias tan señaladas como la de los 1.000 Kms de Nürburgring de 1959 y fue una de las piezas claves para que la firma británica se coronara con la victoria en el Campeonato de Constructores esa temporada.

En el historial del bastidor DBR1/1 encontramos grandes nombres como Jack Brabham, Carroll Shelby, Tony Brooks, Roy Salvadori o el propio Stirling Moss. Después de competir con el equipo oficial de Aston, pasó a manos privadas y continuó compitiendo hasta la década de los sesenta.

Uno de tres bastidores ligeros de competición carrozados en aluminio por Scaglietti.

Ferrari 275 GTB/C Speciale by Scaglietti #06701 de 1964

El siguiente modelo es uno de los cinco Ferrari que podemos encontrar en esta lista, y al igual que el Jaguar también fue puesto a la venta en los eventos de la Monterey Car Week, en agosto de 2014, donde obtuvo una puja máxima de 26.40 millones de dólares. Para lo cual motivos no le faltaban, ya que fue el primero de solo tres bastidores realizados por la marca para competir oficialmente, lo que lo convierte en un modelo muy raro dentro del catálogo de clásicos de la marca de Maranello.

Carrozado por Scaglietti totalmente en aluminio en 1965, esta Berlinetta Competizione es uno de los solo 3 creados por Ferrari con un bastidor especial más ligero que los convencionales, a base de tubos de sección más delgada, y contaba con una evolución de motor que le otorgaba 70 caballos más que la versión de calle.

Su cometido era tan simple de explicar como difícil de conseguir, tenía que suceder al exitoso 250 GTO en competiciones a partir de 1965, de ahí que contara con elementos más propios de los 250 GTO y 250 LM. Con este último compitiendo en la clase de prototipos, el nuevo 275 GTB/C se debía estrenar en Le Mans 1965 en la categoría GT, pero problemas de homologación con la FIA evitaron que solo uno de los 3 bastidores creados pudiera competir ese año, el número 06855 a nombre de la Ecurie Francorchamps. Este terminaba tercero de la general, el mejor resultado de la historia para un modelo de motor delantero desde que compiten los deportivos de motor central en Le Mans.

Edición limitada de solo 10 unidades fabricadas a petición de Luigi Chinetti.

Ferrari 275GTB/4 S NART Spider #10709 de 1967

Al igual que los anteriores, este modelo fue creado en una corta serie y fue vendido en Monterey, en 2013 por 27.50 millones de dólares. Creados a petición del ex piloto Luigi Chinetti, distribuidor en Estados Unidos de la marca y amigo personal de Enzo Ferrari, los 275 GTB/4 S NART Spyder fueron una corta edición limitada de solo diez ejemplares que estaba basada en la serie 275, de los cuales se fabricaron alrededor de 300 unidades.

Este ejemplar fue comprado al mismo Chinetti por Eddie Smith, su primer y único propietario hasta que fue subastado en 2013, cerca de 50 años después de haber sido adquirido, lo que es extremadamente difícil de ver en este mundillo, sobre todo cuando se trata de piezas tan raras y escasas como esta.

De hecho, Eddie Smith fue uno a los que Chinetti ofreció un ejemplar de los 9 NART Spyder que llegaron a los Estados Unidos, el décimo ejemplar se quedó en España y se trasladó al Norte de África, a las colonias españolas, para años más tarde volver a la península ibérica y poco después a Reino Unido.

Creado para Fangio, este quedó cuarto en la Mille Miglia de 1956 con el.

Ferrari 290 MM #0626 de 1956

Este Ferrari de competición vendido en 2015 por 28.05 millones de dólares es el segundo vehículo relacionado con Fangio de esta selección. Con este bastidor, el argentino compitió en la Mille Miglia de 1956, donde terminó cuarto, además de otros grandes insignes pilotos de la época en diferentes competiciones, como el español Alfonso de Portago.

Este extraordinario ejemplar tiene la particularidad de no haber sufrido nunca ningún accidente de importancia, lo cual es bastante extraño en modelos que competían en estas categorías, fuera de circuito.

Además de Fangio, este Ferrari ganaba los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires en 1957 con Eugenio Castelloti a sus mandos. Aunque en su día, el ejemplar fue construido específicamente para Fangio, estando el propio Enzo Ferrari involucrado en el proyecto.

Una de las flechas de plata de Fangio.

Mercedes-Benz W196 #196 010 00006/54 de 1954

Este es el modelo más antiguo de esta selección pero a buen seguro es uno de los más reconocibles, gracias a la leyenda de las flechas de plata alemanas. De hecho, esta unidad es de las más exitosas de los ejemplares supervivientes actualmente de los W196, además de ser la única que no pertenece a ningún museo o a la propia Mercedes.

Entre su palmarés, este monoplaza que costaba a su actual propietario 29.60 millones de dólares en 2013, cuenta con haber vencido en los Grandes Premios de Alemania y Suiza con el gran Fangio al volante en 1954.

En el momento de su venta, este monoplaza plateado se convirtió en el modelo más caro de la historia, aunque su corona le duró poco más de un año.

Una de las piezas más insignes durante años de la colección Bardinon.

Ferrari 335 Sport #0674 de 1957

Este modelo tuvo la poca fortuna de haber sido vendido en Francia en un momento que el cambio de divisas le era desfavorable, por lo que a pesar de superar incluso sus estimaciones más altas, en dólares se convertía en el segundo modelo más caro de la historia, aunque los precios traducidos a Libras situaban a este como el modelo más caro subastado.

Subastado por Artcurial en Retromobile 2016, este Ferrari de competición contó con algunos de los nombres más grandes de la historia del deporte del motor, como Sir Stirling Moss, Wolfgang von Trips, Mike Hawthorn, Luigi Musso o Piero Taruffi.

Antes de este año, esta era una de las piezas más llamativas de la insigne colección de Pierre Bardinon, una de las más reputadas y mejor cuidadas de la marca italiana, no en vano el propio Enzo Ferrari aludía a Bardinon cuando era recriminado por no haber puesto suficiente empeño en conservar el legado de su marca, respondiendo que Bardinon ya lo había hecho por el.

Uno de los pocos ejemplares del 250 GTO mejor conservados.

Ferrari 250 GTO #3851GT de 1962

El decimonoveno ejemplar de los 250 GTO, el Ferrari más legendario de todos los tiempos, fue vendido por Bonhams en Monterey 2014 por la impresionante cifra de 38.115 millones de dólares, lo que lo convirtieron en el modelo más caro de la historia.

El caso de esta unidad es bastante curioso, ya que es la unidad del GTO que ha permanecido más tiempo con su propietario, el fundador de la Maranello Rosso Colezzione de San Marino, durante nada menos que 49 años.

Empleado por Jo Schlesser en competición, en sus primeros años tuvo hasta 4 propietarios que compitieron regularmente con el, para poco después pasar a formar parte de la colección de un empresario italiano, el fundador de la mencionada colección, la mejor considerada de Ferrari yAbarth del mundo durante años.

El primero que logró superar la barrera de los 40 millones.

Ferrari 250 GTO #3413GT de 1962

El ejemplar #3413GT del Ferrari 250 GTO que lograba vencer dos ediciones de la Targa Florio (1963 y 1964) fue subastado por RM Sotheby’s en Monterey 2018 por 48.405.000 dólares (41.632.765 euros al cambio en ese momento). Lo que supuso la primera ocasión de la historia que se superaba la barrera psicológica de los 40 millones de dólares.

Este fue el tercer ejemplar fabricado del modelo y la propia Scuderia lo empleó para sus tests, siendo luego pilotado por nombres tan grandes como Phil Hill, campeón de F1. Además de sus dos victorias de clase en las ediciones de 1963 y 1964 de la Targa Florio, logró la victoria en el Campeonato Italiano de GT y tras pasar a manos privadas logró numerosas victorias. Aunque curiosamente nunca sufrió un accidente, por lo que tanto su bastidor como su conjunto motor y transmisión originales están intactos.

Tras pasar por varias manos y recibir alguna modificación menor, este ejemplar es hoy uno de los mejor conservados del modelo, a lo que se suma su historial y palmarés deportivo.

Noticias relacionadas

El club de los 20 millones: los deportivos clásicos más caros de la historia
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto