¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cambiar los altavoces del coche: cómo conseguir el mejor sonido

    El sistema de sonido de un vehículo puede mejorar mucho con algunos cambios.Pixabay

    Todos hemos disfrutado alguna vez de la conducción acompañados de nuestra música preferida. Y, con el trayecto adecuado, puede llegar a ser sumamente placentero, por lo que merece la pena saber cómo mejorar la calidad del sonido.

    Los sistemas de sonido de los vehículos actuales son, en líneas generales, de calidad media. No están mal, pero sin duda pueden mejorarse mucho y, si nos gusta conducir con música, notaremos la diferencia y lo agradeceremos.

    Y, aunque el aparato de sonido es sin duda importante a la hora de obtener calidad, seguramente la clave resida en los altavoces. Pero no es tan sencillo como ir a la tienda o buscar en internet un modelo caro y aparentemente bueno, lo ideal para invertir bien nuestro dinero es planificar previamente el cambio, así como la instalación.

    Es mejor comprar algo de mayor calidad, aunque sea únicamente para la parte delantera

    Lo primero que nos debemos plantear es de qué presupuesto disponemos y si vamos a cambiar el aparato de radio o sólo los elementos auxiliares. A la hora de decidir no es importante sólo el coste, sino que los vehículos actuales suelen llevar todos los dispositivos integrados y la estética se puede ver muy alterada.

    Si queremos ganar en calidad de manera ostensible, la respuesta clara es que nos conviene sustituirlo todo, aunque determinados modelos de alta gama cuentan de serie con aparatos de primeras marcas y buena calidad.

    ¿Cuántos altavoces cambio?

    Cada vehículo cuenta con un número determinado de altavoces, pero en muchos casos -y dependiendo del uso que le demos al coche, es decir, cuántas personas suelan viajar en él- nos puede valer con cambiar únicamente los delanteros.

    Especialmente si disponemos de un presupuesto ajustado o queremos la mayor calidad de sonido posible, lo mejor es comprar algo de mayor calidad, pero únicamente para la parte delantera. Si, por el contrario, sólo queremos ganar algo de potencia, podemos optar por cambiar los altavoces de todo el vehículo.

    Subwoofer, ¿sí o no?

    Esto ya depende de nuestros gustos, pues el subwoofer tiene dos misiones básicas: reproducir sin distorsión frecuencias a las que el resto de altavoces no son capaces de llegar y reproducir el sonido almacenado en las pistas de audio .1 de los formatos multicanal.

    No siempre es necesario instalar un subwoofer.

    Este tipo de audio, el .1, es el canal de efectos de bajas frecuencias o LFE y en él nos encontramos sonidos de subgraves (por debajo de unos 40 Hz) cuyo objetivo es hacer vibrar al usuario en determinados efectos, pero también recrear un ambiente realista al reproducir los sonidos de muy baja frecuencia.

    Para los amantes de la música dance, pop o similares, puede ser imprescindible, pero si no lo consideramos imprescindible, quizá sea recomendable estudiar una mejor insonorización de las puertas para que los altavoces delanteros suplan esa carencia y se produzca un aporte de precisión y profundidad de los sonidos graves.

    Cómo interpretar la potencia de unos altavoces

    La potencia suele expresarse en vatios (w) e indica lo fuertes que son los altavoces. Pero esa potencia se puede expresar de distintas formas que podemos interpretar para conocer mejor lo que estamos comprando.

    Potencia nominal o efectiva (RMS)

    RMS indica «Root Mean Square» e indica el nivel promedio de frecuencia. Dicho de otro modo, es la potencia admisible para el altavoz antes de distorsionar el sonido o dañarse al no poder disipar el calor producido por la corriente eléctrica que circula por la bobina. Esta es la medida más útil a la hora de valorar un equipo de sonido.

    Potencia musical

    En este caso hablamos de la potencia eléctrica que un altavoz es capaz de soportar con una señal de entrada de ruido rosa, es decir, ruido que simula un tema musical, sin sufrir daños permanentes. Se calcula sobre el valor nominal de impedancia y en condiciones ideales, por lo que no es información muy fiable.

    Potencia de pico (PMPO)

    La «Peak Music Power Output» determina la potencia musical máxima de salida, es decir, la máxima potencia que puede entregarse y disiparse a unos altavoces bajo condiciones perfectas. En realidad es un valor comercial de poca utilidad que los fabricantes utilizan como método de marketing.

    Cómo elegir los componentes

    En la actualidad, el mercado ofrece infinidad de opciones y marcas, pero las que suelen ofrecer una calidad contrastada son Clarion, Alpine, Kenwood, Pioneer, DLS o JBL, entre otras.

    Teniendo eso como premisa base, debemos fijarnos en elementos con gran calidad de sonido y que permitan opciones como ecualización, filtrado y alineación de tiempos, así como conectividad a USB, Bluetooth, etc, función de nuestras preferencias.

    No siempre es sencillo sustituir el aparato de sonido y debemos conformarnos con mejorar los altavoces.

    Además, debemos tener en cuenta las siguientes premisas para el amplificador:

    • Relación Sonido/Ruido alta, es decir, la relación entre el sonido que se produce y la potencia del ruido que lo corrompe.
    • Baja distorsión armónica.
    • Potencia RMS. Es el valor de potencia de rendimiento óptimo de un altavoz y no debe ser superior a la potencia nominal o este podría dañarse.

    En lo relativo a los altavoces, los recomendable es optar por unos de vías separadas para la parte delantera del vehículo. Además, nos fijaremos en lo siguiente:

    • Buena gráfica lineal de respuesta.
    • Woofer y tweeter de materiales blandos para sonido cómodo y detallado o muy duro para sonido contundente.
    • Subwoofer de 10 a 12 pulgadas en caja sellada y amplificador de entre 200 y 500 vatios RMS para jazz, música clásica, etc.
    • Subwoofer de 12 a 15 pulgadas en recinto acústico reflector de bajos y amplificador de entre 400 y 1000 vatios RMS para sonido más espectacular con predominancia de los graves.

    Consejos para el cableado y la insonorización

    Ya hemos elegido los componentes y nos queda instalarlos, para lo cual es importante tener en cuenta los siguientes detalles::

    • Cables RCA con apantallamiento para evitar interferencias.
    • Sección de cable para los altavoces superior a 1 mm2 para no perjudicar el amortiguamiento.
    • Cableado de alimentación eléctrica desde la batería a la masa con sección acorde a la potencia para evitar sobrecalentamiento.
    • Fusible situado a menos de 75 cm del polo positivo de la batería.
    • Insonorización de láminas de tela asfáltica para un resultado de alta calidad.

    Realizar este tipo e instalaciones no es sencillo, por lo que si no contamos con experiencia suficiente, lo más aconsejable es acudir a un profesional para que se encargue de que podamos aprovechar al máximo el potencial de nuestra inversión.

    Fotos: Pixabay

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto