¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El coronavirus acaba con el último sedán de Chevrolet, el Chevy Malibu

    El coronavirus acaba con el último sedán de Chevrolet, el Chevy Malibu
    Chevrolet Malibu 2016Chevrolet
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera3 min. lectura

    Un reciente informe asegura que el Chevrolet Malibu va a durar en el mercado menos de lo esperado. El último sedán que parecía estar a salvo en el catálogo de Chevrolet desaparecerá varios años antes de lo previsto y el motivo no es otro que la reciente crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

    Otro modelo de tipo sedán muerde el polvo en el mercado norteamericano. A pesar de ser el único de su género que parecía estar a salvo en el catálogo de Chevrolet, un reciente informe asegura que el modelo desaparecerá antes de lo previsto y el motivo no es otro que el coronavirus.

    La generación actual del Chevrolet Malibu llegó en 2015 y cuando General Motors decidió eliminar la mayoría de sus modelos de tipo hatchback y sedán, los chicos de Chevy ya tenían bastante avanzado el desarrollo del Malibu 2019. Por lo que teniendo casi lista dicha actualización de medio de ciclo de vida del modelo decidieron que este continuara su vida comercial planificada originalmente. Por lo que en principio se esperaba que el sedán estuviera disponible al menos hasta el modelo 2024 o 2025, para ser luego reemplazado por un eléctrico.

    ¿Adiós al Chevy Malibu tras 9 generaciones?

    Sin embargo, la catastrófica caída de ventas que ha supuesto la pandemia del coronavirus estos meses ha dado al traste con las planificaciones y los resultados de las mayorías de los fabricantes, incluyendo a las marcas de General Motors. De ahí que este informe asegure que el modelo no se va a mantener artificialmente en el mercado y que será eliminado mucho antes de lo previsto.

    El Chevrolet Malibu actual logró vender 131.917 unidades en 2019 frente a las 227.881 que fueron matriculadas en 2016. Esas cifras son incluso menores que las de uno de sus mayores rivales, el Ford Fusion, que está a solo unos días o semanas de desaparecer de los concesionarios norteamericanos. Según este informe, el Chevrolet Malibu podría desaparecer durante el modelo 2023, lo que significa que dejaría de ser producido realmente entre 2022 y 2023. Esto supone 2 años menos de producción de lo planificado inicialmente.

    La desaparición del Chevrolet Malibu sería otro espaldarazo para los sedanes que dominan el maltrecho segmento de tamaño medio estadounidense, los modelos japoneses, con el Toyota Camry y el Honda Accord a la cabeza, seguidos de lejos por el Nissan Altima, que precisamente acaba de estrenar nueva generación.