¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Conducir coches eléctricos en verano: consejos sobre sus baterías

    Consejos para recargar correctamente la batería de un coche eléctrico en verano

    Casi a finales del verano, todavía son muchos los que tomarán unos días de vacaciones en septiembre. Las temperaturas todavía serán elevadas en algunos sitios, por lo que conviene tener en cuenta algunos consejos si vas a viajar con un coche eléctrico.

    Hace unos meses te contábamos cómo las baterías de los coches eléctricos reaccionan ante las diferentes temperaturas, siendo las frías del invierno las que más mella hacen en la autonomía. Así, este práctico te ayudará a entender cómo evitar que las temperaturas altas del verano influyan seriamente.

    Es necesario tener en cuenta una serie de consejos a la hora de viajar con un coche eléctrico. Las marcas advierten que una temperatura óptima de funcionamiento es la que se encuentra entre los 15º y 35º. Superiores a este máximo, puede suponer algunos problemas, desde rebajar la vida útil hasta disminuir la potencia de carga, aumentando el tiempo.

    Las baterías cuentan con un modo de protección si la temperatura es muy alta

    Aún así, la batería debe funcionar correctamente con las temperaturas máximas que tenemos en nuestro país. Nunca se alcanzarán los 120º, en los que el riesgo es crítico y se pueden generar reacciones químicas adversas. Por esta razón, cada vez son más las marcas que instalan sistemas de refrigeración líquida y de gestión térmica, apagando la batería con un modo de seguridad para evitar daños mayores.

    En un viaje largo, conviene estructurar bien la ruta a nuestro destino, especialmente teniendo en cuenta los puntos de carga en el trayecto. Expertos consideran que no se debe de recargar una batería por completo, como si llenáramos un depósito de combustible hasta el tope. Lo ideal es que la batería alcance un máximo del 90%, y nunca se apure por debajo del 15%. Menos y más suponen un envejecimiento prematuro del dispositivo de carga.

    Incluso para el día a día, que se realizan trayectos cortos, se aconseja que la carga máxima se encuentre entre el 40 y el 80 por ciento, un porcentaje máximo que mantiene la vida útil. Y es que se ha demostrado que la descarga de la batería y la carga posterior actúan con menos agresividad a este nivel, por lo que también tiene un efecto positivo en la vida útil.