¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

¿Cuáles son los planes de Porsche para los próximos años?

La marca alemana tiene por delante múltiples retos a medio plazo: vender más coches, mantener su exclusividad, cumplir con las normativas de emisiones, la conducción autónoma... ¿Cuál va a ser su reacción ante un futuro que está llamando a las puertas? Veámoslo.

Porsche Cayenne e-hybrid y Panamera e-hybrid, los modelos más austeros de la marca

Bernhard Maier es el responsable de ventas y márquetin de Porsche, y ha aclarado algunos planes para la marca alemana en una entrevista. Obviamente hay cosas que no nos cuenta, pero otras tantas son realmente interesantes. Solo faltan 3 años para 2018, y la estrategia para entonces se definió en 2011.

Entonces se definió la Strategy 2018, con unos objetivos de ventas de 200.000 unidades y un margen comercial del 15%. Prácticamente podemos considerar que esos dos objetivos van a cumplirse antes de lo previsto, dada la expansión de la marca tanto en producto como en mercados nuevos.

El mejor ejemplo de ese éxito es el Porsche Macan (antaño conocido como Cayenne Junior o Cajun), un SUV deportivo del segmento D que está vendiéndose tan bien, que la fábrica de Leipzig no da abasto. Todo lo que se fabrica, se vende, y no interesa sacar más variantes, como Macan e-hybrid, mientras se estén vendiendo los modelos caros sin ningún problema.

Porsche Macan, un exitoso SUV lanzado por debajo del Cayenne. Existe una versión de cuatro cilindros que solo se vende en China con volante a la izquierda, dada su demanda

Ahora mismo la marca cuenta con tres híbridos enchufables: Cayenne e-hybrid, Panamera e-hybrid y 918 Spyder. Atrás quedó la primera generación de híbridos, que reducía consumos pero no era tan eficaz en las distancias cortas. Próximamente os contaremos de qué son capaces Panamera y Cayenne, lo comprobamos el pasado viernes.

El siguiente modelo lógico en caer sería el Macan e-hybrid, tanto si se aprovechan las sinergias con el Audi Q5 Hybrid (2.0 Turbo 245 CV) como si desarrollan un sistema propio usando el mismo motor 3.0 V6 Turbo que se emplea en Cayenne y Panamera. Si se trata de lo segundo, desde luego no será nada económico, aunque el Q5 Hybrid prácticamente cuesta 62.000 euros y tampoco es barato.

Los valores que la marca defiende son deportividad y exclusividad. Lo primero está constatado si hablamos de modelos equivalentes a los que venden. Puede que el Porsche Cayenne no sea por concepto un auténtico deportivo, pero cuando lo comparamos con otros SUV del segmento E, entonces la cosa cambia.

Porsche Boxster Spyder, novedad para este año

En Porsche no creen que los SUV atenten contra su exclusividad

Aunque la mayoría de lo que vende Porsche son SUV, siguen vendiendo unos maravillosos deportivos y en una buena variedad de versiones. Baste citar que en su tamaño pequeño, Boxster y Cayman, hay versiones S, GT4, Roadster, etc. Del 911 hay muchas variantes, solo es una cuestión de dinero.

En los SUV no habrá versiones GT, lo más extremo será GTS, pero no GT2 ni GT-{cifra}. Los SUV son un mecanismo para vender más y lograr amplio margen comercial, pero tampoco pretenden que el Macan sea más rápido o exclusivo que el 911. Además, eso desafía las leyes de la física y en Porsche esas cosas se respetan.

Tampoco se perderá exclusividad fabricando fuera del continente europeo. Porsche produce todos sus coches en Alemania o en países contiguos. No habrá por tanto fábricas en China, ni Rusia, ni Brasil, ni EEUU. El que quiera un Porsche lo querrá con y sin aranceles aduaneros.

Downsizing e hibridación se pueden llevar bien, por eso existe el 918 Spyder

Maier también descarta amplias sinergias con el Grupo VAG. Preguntándole por si habrá un Porsche compacto basado en plataforma MQB, ha negado la mayor. Se adaptan los componentes que quedan bien en sus coches, como sistemas de infoentretenimiento, motores o plataformas SUV, pero otra cosa no.

¿Qué hay de la conducción autónoma? No pretenden ser pioneros en este sentido, se adaptarán tecnologías que vengan bien a Porsche y aumenten la seguridad, pero nada va a sustituir la sensación de conducir un coche de la marca por uno mismo. Eso implica que no habrá ningún Porsche 100% autónomo.

Porsche debe elegir con cuidado, no es un fabricante de gran volumen y no se le puede ir la cabeza montando fábricas y modelos de acceso a gama sin ton ni son. Posiblemente veamos un Panamera Junior (Pajun), es decir, una berlina de segmento E, para competir con Maserati Ghibli y similares. Es una de tantas ideas razonables que no confirma, pero tampoco niega.

Fuente: Autoblog

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto