¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Cuánto deberían durar los neumáticos?

    Los neumáticos son un componente más de desgaste del coche, cuya vida útil viene definida por factores ambientales, patrón de uso, el tipo de compuesto, etc. Descubre las claves para maximizar la vida útil de tus neumáticos y duren más, tanto los de primera monta como los que equipes posteriormente de reemplazo.

    Cuando hablamos de vida útil de un neumático tenemos que fijarnos en dos variables: la profundidad del dibujo de las bandas de rodadura centrales y en la salud de la goma en sí. Legalmente hablando tenemos que tener una profundidad igual o superior a 1,6 milímetros.

    Las presiones se deben medir en frío (en menos de 10 km)

    En el caso de los neumáticos de invierno, se recomienda tener 4 mm o más de cara a ser eficaces en caso de haber nieve. Si sufrimos un desgaste más acusado en la banda de rodadura central, puede que estemos inflando los neumáticos de forma excesiva. No es recomendable exceder la presión recomendada en más de 0,3 bares.

    Igualmente importante es no dejar que los neumáticos pierdan mucha presión, debería preocuparnos darnos cuenta de que nos faltan 0,5 bares para la presión recomendada, tanto por consumo como por comportamiento. Depende del neumático, algunos apenas pierden presión en tres meses, otros requieren un vistazo al mes.

    Normalmente los neumáticos más caros ofrecen compuestos más duraderos a igualdad de gama, es decir, pueden ser más rentables

    En el caso de los neumáticos con compuestos más duros, podemos hablar de 50.000-70.000 kilómetros en el eje delantero con un uso donde haya mucha autopista y una conducción más suave que deportiva. En el eje trasero suelen durar más porque soportan menos peso, y pueden superar los 100.000 km.

    Pueden durar más si permutamos los ejes regularmente. Por ejemplo, cada 20.000 km, cambiar las ruedas traseras por las delanteras. Así lo que conseguiremos es que el desgaste de las cuatro ruedas sea más uniforme, durarán más, pero habrá que cambiar las cuatro a la vez.

    Si nos decantamos por neumáticos con compuesto blando, más enfocados a las prestaciones deportivas que a la duración kilométrica, pueden durar la mitad o menos. Y con usos muy intensos como circulación por pistas de tierra o tandas en circuito, durarán menos de lo que estamos pensando.

    En neumáticos de reemplazo, siempre hay que usar dimensiones compatibles, los índices de carga y velocidad deben ser iguales o superiores. En neumáticos de invierno se acepta el código de velocidad inmediatamente inferior

    De cara a aumentar la duración de los neumáticos, el coche debe gozar de una buena salud mecánica, pasando las revisiones de rigor. Por otro lado, hay que efectuar con regularidad un alineado o paralelo para evitar un desgaste anómalo. En los modelos con suspensión independiente trasera, también habrá que hacerlo en el eje trasero.

    Si vamos a circular muy cargados o nos vamos a atravesar Alemania a más de 180 km/h, hay que poner una presión adicional en los neumáticos, debemos consultar el manual de instrucciones o una pegatina que suele estar en los cantos interiores de las puertas, reverso de la tapa del depósito de combustible o la guantera.

    Los neumáticos de invierno se desgastan más con altas temperaturas que los de verano

    Cuando una pareja de neumáticos pida la jubilación (ver más información), es recomendable poner los nuevos en el eje trasero por razones de seguridad: el eje trasero SIEMPRE pierde adherencia frenando independientemente de dónde están las ruedas tractoras (tracción delantera, propulsión o 4x4).

    La vida útil de un neumático depende fundamentalmente de cómo conducimos, por dónde y con qué clima

    ¿El primer juego de neumáticos dura más que los siguientes?

    En principio no, siempre y cuando hablemos del mismo modelo de neumático y con las mismas características (dimensión, índice de carga, homologación concreta) y similares patrones de conducción (carga, velocidad, agresividad). Puede que en los primeros años conduzcamos con más cuidado, lo cual, evidentemente, influye.

    También tenemos que tener en cuenta la fecha de fabricación, de cuatro cifras que indican la semana y año de fabricación, por ejemplo 5209. Un neumático con más años tiende a durar más kilómetros porque la goma se ha ido endureciendo, a la vez que ha perdido parte de sus características originales.

    Los fabricantes recomiendan revisar anualmente los neumáticos a partir del sexto año desde el montaje por un especialista. Por ejemplo, en un clima muy caluroso y húmedo podríamos hablar de neumáticos "caducados" (coloquialmente se llaman corchos), pero en otro lugar aún podrían apurarse más.