¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cuánto vale mi coche para Hacienda? Así se puede calcular

    El ITP va del 4% al 8% en función de cada Comunidad Autónoma.

    Pagues lo que pagues por él, lo que vale tu coche para Hacienda depende de sus tablas de precios y sus porcentajes de depreciación. Y este cálculo es fundamental para saber cuánto hay que pagar por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en la compraventa de coches usados.

    En la compraventa de vehículos usados, Hacienda establece el precio mínimo al que se debe comprar, o vender, de tal modo que se garantice la recaudación de impuestos. En estas operaciones hay que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) a Hacienda, y esto se hace rellenando el modelo 620.

    La operación de compraventa, de cara a Hacienda, no es tan fácil como señalar la cantidad que queramos, sino que se fija un precio mínimo en las conocidas como 'tablas para tasar coches', y en base a estos importes mínimos se hace el cálculo del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Que puede ser de un 4% respecto al valor del coche, pero puede llegar hasta el 8% según la Comunidad Autónoma.

    Necesitas saber cuánto vale tu coche para Hacienda para pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

    Cómo calcular cuánto vale tu coche para Hacienda

    Para este cálculo se utiliza la tabla a la que hacíamos referencia antes, que incluye la valoración de coches nuevos. Pero se utiliza también otra, no actualizada, que es la tabla de depreciación del vehículo a lo largo del tiempo. Y este cálculo, que nos va a decir cuánto vale nuestro coche para Hacienda, se lleva a cabo multiplicando el precio de valoración -en la primera tabla- por el porcentaje -en la segunda tabla-.

    En la primera tabla encontraremos el precio del coche nuevo, que podría ser de 15.000 euros -por ejemplo-, y en la segunda tabla encontraremos el porcentaje de depreciación. En función del tiempo que haya pasado desde la matriculación del vehículo, el valor será menor y, como avanzábamos, lo calcularemos en base al porcentaje que nos señala la segunda 'tabla de Hacienda'.

    El valor resultante, siempre en euros, será el mínimo a declarar ante Hacienda con el ya mencionado Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o ITP. Solo en casos excepcionales se declarará un valor de compra inferior como, por ejemplo, en caso de vehículos accidentados y cuestiones similares, pero es muy probable que se lleve a cabo un proceso de comprobación, en el cual se pretenderá que se abone la diferencia por el ITP.

    Aunque se hubiera pagado más por el vehículo, algo que no suele ocurrir, pero podría, por ejemplo por equipamiento opcional y otros, se suele declarar el mínimo especificado por Hacienda según este mismo cálculo. A fin de cuentas, lo que se establece es lo que vale el coche para Hacienda, pero sencillamente para el cálculo del ITP.