¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dacia estudia eliminar la versión más barata del Sandero

    El nivel de acabado Access del Dacia Sandero, la versión más básica, corre peligro

    Dacia está estudiando llevar a cabo un importante ajuste en la gama de su exitoso utilitario. La versión más barata del Dacia Sandero corre peligro. La marca rumana analiza retirar del mercado el nivel de acabado Access que permite a este coche fijar un precio de salida por debajo de los 9.000 €.

    En estos momentos la gama del nuevo Dacia Sandero se compone de tres niveles de acabado. Se trata de las terminaciones Access, Essential y Comfort. Sin embargo, esto puede cambiar muy pronto. ¿El motivo? Dacia está analizando los pros y contras de retirar del mercado la versión de acceso. Es decir, dejar de comercializar el acabado Access que permite al Sandero fijar su precio de partida más barato.

    El precio de configurador del Sandero Access es de 8.756 €. En los tiempos que corren, anunciar un coche nuevo por menos de 9.000 € es un gran gancho publicitario. Es cierto que, como veremos más adelante, esta terminación no aglutina, ni de lejos, el grueso de las ventas del Sandero, sin embargo, desde hace años nos ha estado acompañando en los concesionarios.

    Dacia Sandero Access - frontal
    El frontal del Dacia Sandero configurado con el nivel de acabado Access

    Dacia quiere retirar el acabado Access de la gama Sandero

    ¿Qué motivo está impulsando a Dacia a estudiar esta posibilidad? Ni más ni menos que el hecho de que el nuevo Sandero Access no se está vendiendo. Es una versión, que, en la actualidad, solo tiene la finalidad de ser un gancho comercial como bien hemos señalado previamente.

    Un medio especializado francés asegura que Dacia quiere dejar la gama Sandero compuesta por el mismo número de acabados que la del nuevo Dacia Sandero Stepway, solo dos acabados.

    De materializarse esta propuesta, si nos adentramos en el configurador del Sandero nos encontraremos solo con dos acabados: Essential y Comfort. Además, esto dejaría al modelo rumano con un precio de salida de configurador de 9.864 €. Todavía por debajo de la barrera de los 10.000 €, lo que sigue siendo una cifra igualmente interesante.

    Comparativa en vídeo del nuevo Dacia Sandero Stepway con el Dacia Duster, dos verdaderos superventas

    El equipamiento del Dacia Sandero Access

    ¿Está bien equipado el Sandero Access? Lo cierto es que analizando la dotación nos encontraremos con unos equipamientos un tanto justos en diversos aspectos. Por ejemplo, carece de aire acondicionado, algo totalmente imprescindible en España. Listamos a continuación el equipamiento de serie más destacado:

    • Múltiples airbags (frontales, laterales y de cortina)
    • Llamada de emergencia e-Call
    • Frenada de emergencia asistida
    • Ayuda al arranque en pendiente
    • Limitador de velocidad
    • Elevalunas eléctricos delanteros
    • Llantas de acero de 15 pulgadas
    • Volante regulable en altura
    • Encendido automático de luces
    • Luces LED para la conducción diurna
    • Tapicería Access
    • Asiento del conductor regulable en altura
    • Espejo retrovisor interior con función Día/Noche
    • Espejos retrovisores exteriores ajustables manualmente

    Los motores del Dacia Sandero Access

    En lo que respecta al apartado mecánico, no hay opciones. Todo pasa por un motor de gasolina SCe de 65 CV y 95 Nm de par máximo asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y un sistema de tracción delantera. Si queremos optar por cualquier otra de las mecánicas que hay en la gama Sandero deberemos acudir a un acabado superior.

    Dacia Sandero Access - posterior
    Dacia estudia retirar de la gama Sandero el nivel de acabado Access

    La llegada de la tercera generación del Sandero ha permitido al modelo de Dacia ratificarse como uno de los mejores coches baratos. Y es que ha dado un impresionante salto en términos de calidad, seguridad y dinamismo.

    Fuente: L'argus