¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El primer y único ejemplar fabricado del Dodge Viper GTS CS a la venta por primera vez

    Dodge Viper GTS CSMecum Auctions

    Esta va a ser toda una oportunidad para los coleccionistas estadounidenses, pues será la primera vez que está disponible esta pieza única, el primer y último ejemplar fabricado del Dodge Viper GTS CS. Una radical edición limitada que no pudo ser fabricada debido al estado de salud de Carroll Shelby.

    A finales de la década de los noventa, el Dodge Viper ya era un modelo muy destacado del mercado estadounidense y del mundo de la competición, gracias a la versión Viper GTS-R que corría con gran éxito en distintos campeonatos GT. El Viper no solo era un homenaje al Cobra de Carroll Shelby, sino que, al menos en parte, también era fruto del trabajo del popular tejano.

    Por este motivo, Carroll Shelby y Fitzgerald Motorsports se unieron en la segunda mitad de esa década para lanzar una exclusiva y radical edición limitada del Viper que pretendía celebrar precisamente la relación de Shelby con el brutal deportivo de 10 cilindros de Chrysler. El resultado fue el Dodge Viper GTS CS, la que debía ser la versión más potente del modelo.

    Con 487 CV (480 hp), esta debía ser la versión más potente.

    De esta edición limitada solo iban a ser fabricadas 50 unidades, 25 del Viper Roadster convencional y otras 25 del Viper GTS, la variante coupé cerrada. El primer ejemplar de esta serie, el mismo que protagoniza estas imágenes, fue creado sobre el modelo cerrado, de ahí que porte las siglas GTS. Lamentablemente, tras esta primera unidad no fue fabricada ni una sola más, de ninguna de las variantes previstas, por lo que ha llegado hasta nuestros días como una pieza única y que además, hasta ahora, nunca había estado disponible a la venta.

    Esta rara y destacable pieza relacionada con Carroll Shelby va a ser subastada en el próximo evento de Mecum Auctions en Kissimmee, Florida, donde parte como una de las estrellas más destacadas del evento. El ejemplar no solo se encuentra en un estado impecable, digno de un museo, sino que además realmente nunca ha sido estrenado, pues como es de esperar en un modelo de este tipo, nunca ha sido matriculado.

    Esta versión contaba con un esquema estético diferenciado, con un morro que trataba de imitar al Cobra original con una nueva parrilla de mayor tamaño totalmente vacía, nuevas salidas de aire laterales con rejillas horizontales y lo que en aquel entonces eran unas enormes llantas multiradio de 18 pulgadas, que además eran de color dorado, como muchos de los adornos del modelo.

    Su frontal ligeramente modificado era un homenaje al Cobra y a Shelby.

    Versión potenciada

    Esta no era una simple versión redecorada del Viper, pues su mecánica de 10 cilindros y 8.0 litros debía estrenar un sistema de admisión de aire, nuevo sistema de escape de alto rendimiento y una transmisión modificada con nuevos desarrollos. Estos cambios mecánicos debían elevar la potencia hasta los 487 CV (480 hp), lo que suponían 31 CV más que el Viper GTS. Sin embargo, la casa de subastas anuncia la potencia estándar de la versión GTS, 456 CV (450 hp), por lo que es probable que esta unidad nunca llegara a recibir dichas mejoras.

    Lamentablemente, esta edición limitada nunca llegó a ser fabricada debido al mal estado de salud de Carroll Shelby en aquel momento. El mismo motivo que impidió a Shelby participar más activamente en el propio desarrollo del Dodge Viper RT/10 original. Por lo que esta unidad ha quedado para la posteridad como una pieza única.