Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Dodge desarrolló en secreto un Viper de motor central

Este proyecto de Chrysler ha estado enterrado más de 20 años. Hasta en dos ocasiones distintas en la década de los noventa, un equipo de ingenieros de Dodge desarrolló una variante de motor central del Viper, aunque en ambos casos los responsables de la marca desestimaron el proyecto.

Mula del Dodge Viper de motor central.

No hay nada más atractivo que descubrir un proyecto secreto que ha estado enterrado durante décadas, lo que suele ser habitual en los archivos de una gran corporación como las grandes firmas automovilísticas. Esta no es la primera vez que encontramos un proyecto tan llamativo y extraño como este, pues resulta muy similar al ‘Proyecto Espresso', el caso del pequeño roadster de motor central que Bugatti diseñó para Suzuki, precisamente poco tiempo antes de que fueran tomadas estas fotografías.

Este proyecto ha sido desenterrado por Hagerty con la colaboración de Chris Theodore, que en aquel momento era Manager General de la sección de ingeniería para plataformas de vehículos pequeños, o lo que en Estados Unidos se consideraba pequeño en aquel momento.

Según la historia de Hagerty, en torno a 1996 una serie de ingenieros de Dodge crearon un diseño CAD y dos modelos a escala para tratar de averiguar cuántos elementos de la primera generación del Dodge Viper podrían ser empleados en una nueva generación del modelo pero con una nueva configuración de motor central. De ahí que el modelo resultante fuese una especie de refrito de la primera generación del deportivo con unas proporciones bastante extrañas, precisamente debido al cambio de posición del motor.

Mula del Dodge Viper de motor central.

El motivo no era otro que tratar de realizar el proyecto con un impacto económico mínimo, de ahí que se emplearán todos los elementos posibles de la primera generación del modelo, incluido el mastodóntico V10 de 8.0 litros y 323 kilos. Según el informe de Hagerty, fueron ensambladas 2 mulas completas, que incluían chasis y paneles de carrocería, así como todos los elementos de bastidor y por supuesto la enorme mecánica atmosférica. No fue hasta entonces que el proyecto fue presentado a la cúpula directiva de Chrysler, ya que el desarrollo del proyecto se había llevado totalmente en secreto y sin el conocimiento ni la aprobación de la junta directiva.

De hecho, ni siquiera el jefe de diseño de la corporación estadounidense, que en aquel entonces era Tom Gale, estaba al corriente del proyecto. Y quizás por este motivo fue acogido tan fríamente por parte de los responsables de la compañía, quienes no apoyaron el proyecto en ningún momento.

A pesar del varapalo inicial, un par de años después estos ingenieros volvieron a intentarlo, pero el proyecto fue puesto en suspenso después de que Daimler y Chrysler se fusionarán en 1998. Varios de los integrantes del mismo, como el propio Chris Theodore, pasaron poco después a las filas de Ford, donde desarrollaron la idea de una nueva variante moderna del Ford GT40, lo que a la postre fue el germen del Ford GT 2005.

Shelby Lone Star, el sucesor de motor central del Cobra.

El proyecto original de Dodge acabó guardado en un cajón y no había trascendido hasta el día de hoy, aunque lo más curioso es que este desconocido capítulo de la historia del Viper guarda cierto paralelismo con la historia del Shelby Cobra original, el modelo que trató de suceder espiritualmente el Viper, ya que Shelby también trató de sustituir al Cobra con un modelo de motor central, el Shelby Lone Star, aunque Ford no dió luz verde al proyecto y terminó como un prototipo único.

Fotos: Hagerty

Fuente: Hagerty

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto