¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los DTM turbo 'Class 1' superaron por primera vez los 300 km/h en Spa

    Fabian Scherer fue el primer piloto en alcanzar los 300 km/h con su Audi RS 5 DTM.

    Fabian Scherer, Jonathan Aberdein y Philipp Eng superaron la barrera de los 300 km/h con sus DTM en Spa.

    Los turismos del certamen alemán alcanzaron así velocidades en el trazado belga asociadas de manera histórica a los monoplazas.

    El inicio de la temporada 2020 del DTM en Spa dejó distintas imágenes y conclusiones. Mas allá del dominio casi insultante de Audi respecto a BMW con la consecución de la dos poles, las dos victorias y los seis podios en juego, la única constante entre la actuación de Audi y BMW en la pista belga fue que los coches de ambas marcas rodaron a velocidades de récord. No obstante, los DTM turbo amparados bajo normativa 'Class 1' rompieron la barrera de los 300 km/h por primera vez en Spa, marcando un hito en la historia de la serie al alcanzar velocidades más propias de monoplazas.

    El 'rookie' Fabio Scherer fue el primero en alcanzar los 300 km/h en la segunda manga de Spa a los mandos del Audi RS 5 DTM del Team WRT. Un hito que se alcanzó en la vuelta 22 de 26 y que sirvió como anticipo del récord final. No obstante, el propio Scherer, Jonathan Aberdein y Philipp Eng alcanzaron los 302 km/h en los últimos giros de la carrera, con Eng alcanzando esta velocidad máxima hasta en tres vueltas con el BMW M4 DTM. Un registro que refleja que el coche de Múnich puede igualar al Audi RS 5 DTM en velocidad punta, no así en el rendimiento general a tenor de lo visto en Spa.

    Si bien los dos coches que están implicados en la serie alcanzaron esta cifra, cabe destacar que en las vueltas en las que se superaron los 300 km/h se usó el DRS y el 'push-to-pass'. Sea como fuere, alcanzar los 302 km/h es una experiencia más propia de monoplazas o prototipos de resistencia, tal y como ha reconocido el propio Philipp Eng: «La última vez que piloté a más de 300 km/h en un coche de carreras fue cuando tuve mi test con el Fórmula 1 de BMW en 2008. Fue genial alcanzar esta velocidad. Tenía bastante rebufo y eso me permitió alcanzar los 300 km/h. Fue un momento genial y una prueba de lo increíbles que son los DTM».

    Fotos: DTM

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto